llegada masiva de grandes fabricantes

La Fórmula E está más que enchufada: "Es la novia que todos quieren tener"

A punto de comenzar en octubre su cuarta temporada, la Fórmula E se ha consolidado con la llegada en tromba de los fabricantes de automóviles, especialmente los alemanes

Foto: La Fórmula E celebró un gran premio en Nueva York el pasado mes de julio. (Reuters)
La Fórmula E celebró un gran premio en Nueva York el pasado mes de julio. (Reuters)

Porsche y Mercedes entrarán en la temporada 2019-20. Audi y BMW lo harán antes. Renault, Jaguar, Mahindra ya están presentes en ella. El Grupo Fiat estudia que una de sus marcas también entre en el futuro. Jaguar anuncia carreras de coches eléctricos complementarias a las de monoplazas en cada cita. La cuarta temporada del campeonato comienza el próximo 2 de diciembre en Hong Kong, después de haber debutado en Nueva York hace pocos meses, además de competir en otras grandes capitales como París, Londres, Buenos Aires o Berlín. La Fórmula E está enchufada.

¿Por qué los principales fabricantes alemanes y otros grupos industriales se han lanzado a participar? Liberty Global ha invertido en el capital social del certamen. Con McLaren y Williams también presentes como suministradores técnicos, la Fórmula E se ha asentado, y parece esa discoteca de moda con aglomeraciones en la puerta a la que todo el mundo quiere entrar.

La Fórmula E ya ha celebrado carreras en París, Londres, Berlín o Nueva York. (Reuters)
La Fórmula E ya ha celebrado carreras en París, Londres, Berlín o Nueva York. (Reuters)

"La fuerza que tiene la idea"

La Fórmula E se ha convertido en la plataforma deportiva para la incipiente tecnología que pretende desarrollar. Si nos atenemos a la nómina actual y sala de espera, no cabe duda que que el certamen creado por Alejandro Agag es el sitio donde estar dentro del mundo de la competición. La entrada de nuevos accionistas ha dado oxígeno a sus responsables.

“El éxito ha sido la fuerza que tiene la idea, la idea de un deporte que se basa en la sostenibilidad, los problemas con el clima, la polución en las ciudades...”, explicaba el propio Agag a El Confidencial antes de la cita de Nueva York y del anuncio de la futura participación de Porsche y Mercedes en el campeonato. “Este deporte es un agente positivo para hacer la ciudad más limpia, es lo que ha unido a la gente: patrocinadores, pilotos, equipos, federaciones, ayuntamientos… Todos estos han formado un ecosistema muy fuerte”.

La Fórmula E se ha asentado y parece esa discoteca de moda con aglomeraciones en la puerta a la que todo el mundo quiere entrar

"Si lo cuidan hay mucho futuro"

¿Y cómo es la realidad del campeonato para quien lo vive desde dentro? Campos Racing, la sociedad española que compite en diferentes campeonatos (F2, GP3, Mundial de Turismos) también está presente en la Fórmula E poniendo en pista el proyecto deportivo de Mahindra. “En la Fórmula E saben que tienen algo importante entre manos, y si lo cuidan hay mucho futuro. Hay mucha gente interesada, socios interesados, gente que quiere formar parte, muchas marcas interesadas, algunas que han dejado otros campeonatos por este. Es la novia que todos quieren tener, y Alejandro Agag lo está haciendo muy bien”, explica Adrian Campos, responsable del equipo, a El Confidencial.

"Ha hecho un campeonato que ha generado interés. Entraron dos marcas y ahora quieren entrar todas, y eso es por algo, porque lo han hecho bien", continúa Campos. "Cuando una marca deja el WEC y Le Mans para entrar, o cuando una que está en la Fórmula 1 quiere estar ahí, es porque ven el potencial de desarrollo para el futuro, que pueden vender coches estando ahí. La Fórmula E es parte del futuro, del márketing de las marcas o del desarrollo para el coche de calle".

El brasileño Lucas di Grassi es el vigente campeón de la Fórmula E. (EFE)
El brasileño Lucas di Grassi es el vigente campeón de la Fórmula E. (EFE)

Como los antiguos teléfonos móviles

El próximo 2 de diciembre comienza la cuarta temporada de un ciclo de cinco años. En esta primera etapa, el objetivo por parte de la FIA y de Agag era combinar un cierto grado de desarrollo de la tecnología con una política de contención económica. “A partir de la quinta será cuando lleguen las grandes diferencias, cuando el campeonato va a evolucionar. Siempre pongo el mismo ejemplo: en los noventa cuando empezaron los teléfonos móviles eran maletines por la batería y no funcionaban bien porque no había línea. En este momento ya conocemos lo que son los teléfonos móviles. Y la será Fórmula E igual. Va a ser un cambio verdaderamente importante que de verdad va a servir para los coches de calle. La evolución de las baterías va a ser muy grande. Ahí estará la verdadera diferencia”.

De momento, la Fórmula E ha aportado alguna evolución tecnológica. “El primer año se usaba un cambio de marchas convencional y el mismo motor para todos. Ha cambiado la parte trasera de un coche, el motor y el cambio. Hay un marcas que usan un variador, una marcha, otras con dos, otras con cuatro... Por otro lado, los coches aún no corren mucho y se hacen circuitos pequeños, aunque en algunos se llegan a 240 km/h. Cuando los coches corran de verdad, lo único que va a faltar es ruido”, explica Campos.

Cada equipo cuenta con una o varias unidades de potencia. “Los motores son muy pequeñitos, caben en la palma de la mano”, apunta Campos. Pero las baterías pesan todavía casi 320 kg. Han sido modificadas para la tercera temporada (a cargo de Williams Advance Engineering). La regeneración de energía ha pasado de 100 kw la primera temporada a 150 en la actualidad.

Presupuestos que se van a disparar en el futuro

El futuro de la Fórmula E es el de un territorio desconocido y aún por explorar, según Campos. “Llegará un momento en que el coche pueda llevarse incluso con un 'joystick' y habrá cuatro motores en cada rueda. Pero esto es algo que imagino yo, porque todo esto va a ser distinto de lo que esperamos. El futuro es tan abierto que no puedes saber lo que va a ocurrir. No podemos saber lo que realmente va a funcionar en el mundo de las carreras eléctricas”.

Sin embargo, está exitosa evolución de la Fórmula E va a cambiar su actual paisaje económico con la llegada de más multinacionales del automóvil. “Hasta ahora todo ha sido muy contenido, porque la FIA ha controlado la evolución durante estos cinco primeros años. El presupuesto se ha movido en torno a los 15 o 20 millones. Empezaron por 7 y subieron a 14, este es más o menos el entorno. Renault ha gastado un poco más, Audi también. Pero en el momento en que todo sea libre y llegue la verdadera revolución, sin llegar nunca a los extremos de la F1, los presupuestos van a subir, y van a subir mucho”.

¿Cuál es el sitio de la Fórmula 1 entonces? ¿Puede terminar fagocitada por una Fórmula E, digamos, a diez años vista? "La F1 y la Fórmula E van en paralelo. No sé si algún día se juntarán, no sé cuál será el futuro del coche de calle, lo que sí sé es que el coche no puede contaminar. Si a nuestros abuelos les hablaran de la red de gasolineras y carreteras que hay hoy no se lo hubieran creído. Si nos dicen que nos subiremos a un coche y con cuatro botones nos lleva a donde queramos… No se sabe qué pasará con el coche de calle, ni tampoco con las carreras. No tengo la bola para ver el futuro, pero lo que sí tengo claro que hay un futuro, y la Fórmula E es parte de él".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios