ricciardo lideró los dos libres

El nuevo coche que 'da alas' a Red Bull en Hungría: "Podemos ganar esta carrera"

Ricciardo lideró toda la jornada del viernes y nunca antes se sintió tan bien con el coche. El secreto está en unas mejoras revulsivas, un circuito idóneo... y un coche que ya empieza a funcionar

Foto: Ricciardo, atacando los pianos en Hungaroring. (EFE)
Ricciardo, atacando los pianos en Hungaroring. (EFE)

“Hoy no me he quejado mucho por la radio, así que parece que hemos dado un paso hacia adelante”. Era una frase superficial, típica de alguien tan extrovertido como Daniel Ricciardo, pero que resume a la perfección el buen estado de forma de Red Bull en el Gran Premio de Hungría. Ya no sólo porque el australiano liderara ambas sesiones de entrenamientos libres, sino por cómo han metido el susto a Ferrari y Mercedes en un circuito donde esperaban cocinarse entre ellos dos las primeras posiciones. A juzgar por este viernes, pueden ser el tercer candidato en discordia a ganar esta carrera.

Que su compañero Max Vestappen tuviera un día más difícil y sin embargo hablara igual de eufórico hizo echar las campanas al vuelo. “Estamos en la lucha y hay opciones de ganarles”. Los dos se mostraron más optimistas que nunca, también porque en esta carrera se juntan dos factores idóneos para Red Bull: un nuevo paquete de mejoras que funciona hasta mejor de lo que esperaban, y unas curvas lentas que sacan todo el brillo al RB13. Así lo resumía Ricciardo. “Vamos muy bien desde el momento que salimos del box”. Y cuando un piloto utiliza esta frase, es que no hay trampa ni cartón.

¿Flor de un día o un "coche B"?

Christian Horner, jefe del equipo, no puso tanto el énfasis en las mejoras, sino en cómo un coche con tanto potencial mecánico y aerodinámico consigue sacar todo su brillo en cuanto pisa un trazado con zonas reviradas. En Hungaroring ya ganaron en 2014, hicieron doble podio en 2015, y ha bastado con la pequeña ‘llama’ de estas nuevas piezas para encender la mecha que puede ponerles de nuevo arriba. Hasta qué punto sea flor de un día o la ‘vuelta’ de Red Bull a las victorias es la incógnita que empezará a despejarse este sábado, pero hay señales que apuntan más bien a lo segundo.

El optimismo no florece sólo porque Red Bull ya haya inquietado a Ferrari y Mercedes en las últimas carreras, sino por el discurso tan contundente de sus pilotos al bajarse del coche. “El coche va mejor que hace dos semanas, sin duda”, decía Verstappen. La clave está en cómo el RB13 no sólo se sigue comportando bien en tandas largas, sino que en Hungría pueden dar también un golpe de pecho a una vuelta, donde llevan sufriendo todo el año. Poco a poco van afianzando una consistencia en el rendimiento del coche que llevan buscando desde hace meses. Ricciardo, de hecho, llegó a decir que si confirman su potencial este sábado, “podríamos estar hablando de que éste es ya un coche B”. Que Sebastian Vettel les pusiera como candidatos a la pole era revelador, aunque estar ahí será ya otra historia.

Hamilton favorito... "pero todo puede pasar"

De algún modo, Verstappen salió a disminuir la euforia contenida que arrojaba la tabla de tiempos, donde su compañero Ricciardo había batido a rivales que hasta hace dos meses le doblaban en la carrera. “Es la primera vez que estamos tan cerca y todo puede pasar, pero en la clasificación es probable que Hamilton se lleva la pole”. Nadie lo pensaría viéndole quinto en los Libres 2, pero lo cierto es que el inglés –favorito este fin de semana– no tuvo ninguna vuelta limpia para medir su fuerza ante los Red Bull. Y si nada falla, el pronóstico de Verstappen debería cumplirse a rajatabla.

Verstappen, saliendo del box en los libres. (EFE)
Verstappen, saliendo del box en los libres. (EFE)

Pero su discurso también dejó esa clave del “todo puede pasar” al que se aferra ahora Red Bull, y con más motivos que nunca. Sin ir más lejos, el propio Hamilton avisaba que “cada décima será crucial con tres equipos en la pelea”, incluyendo ya a Ricciardo y Verstappen. A su favor juegan indudablemente los dos últimos sectores del circuito, con sucesiones de curvas lentas y rápidas que ponen a Mercedes contra las cuerdas. "Es en esa zona donde tenemos que sacarlo todo", apuntaba Horner. Y a Ricciardo, que es un gran clasificador y además siempre va bien en este circuito, le bastaría repetir las vueltas perfectas de este viernes para estar en la pelea.

Una remontada en dos meses

Y ya al margen de lo que ocurra en Hungaroring, parecen estar dándose ciertos factores que auguran una buena segunda mitad del año para Red Bull. En Bakú, hace un mes, sus pilotos se veían por delante de Ferrari y parecen estar cumpliéndolo en los trazados más revirados. Otros que vendrán próximamente como Spa, Singapur y Suzuka pueden ponerles otra vez a tiro de Mercedes, quizá de ahí que Ricciardo hablara tan ilusionado sobre este "coche B" tan prometedor para las nueve carreras que quedan.

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

"Nos ha costado centrarnos en el puro rendimiento, sólo pudimos cambiar la dirección de trabajo a partir de Barcelona. Y en las últimas carreras, sin ir más lejos, sólo hemos perdido dos puntos con Ferrari", explicaba Horner, haciendo énfasis en un rival a quien ya ganaron en 2016 con una apaleante 'remontada' en su rendimiento. Y en verdad, no sería consuelo menor quedar segundo en el Mundial de Constructores para un equipo que empezó el año 'en medio de la nada'. La reacción, aunque tardía y aún incierta, ya empieza a levantar las cejas a los dos equipos grandes.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios