DUODÉCIMA PRUEBA DE LA TEMPORADA

Golpe de autoridad de Vettel y Hamilton se diluye; Alonso 8º y Sainz 10º entran a la Q3

Vettel y Raikkonen superan a los dos Mercedes en un día que sacó al Hamilton (4º) más nervioso. Alonso terminó octavo en Q3 y Sainz volvió a brillar con una vuelta estratosférica

Hay momentos en la Fórmula 1 que no resulta fácil entenderlos. Aquellos en los que la mecánica o la aerodinámica no importan tanto como la pasión, el ímpetu o las ganas de superación. Pero cuando ambas ecuaciones se juntan, surge algo mágico. Y Ferrari sabe muy bien de esto, no sólo por su extensa historia en este deporte, sino por seguir manteniendo vivo su sueño de ganar el título de 2017 a base de instantes para el orgullo colectivo. Llegaban a Hungría con el cuchillo entre los dientes y una navaja en el cuello. Era un todo o nada: o estacazo a Mercedes, o un práctico adiós a este Campeonato. Y a la hora de la verdad, la Scuderia no ha fallado.

Sebastian Vettel saldrá mañana en primera posición, pero es uno de los resultados que mayor significado tiene siquiera en su corto periplo junto a Ferrari. Quizá fuera por la presión máxima que atravesaban a este filo del campeonato, pero tanto él como Kimi Raikkonen –segundo– se han encargado de sacar a todos los mecánicos del box a celebrar su segundo doblete del año, prácticamente calcado al que firmaron en las calles de Montecarlo. Era otro circuito con curvas reviradas donde el SF70-H se movió como pez en el agua, y la tendencia sigue. Hoy es sólo la clasificación, pero el golpe de efecto puede trascender a todo lo que ocurra mañana.

Contener la euforia será clave para que Ferrari no se vea ganadora antes de que empiece el partido, pero la misma historia compete a Hamilton y su frustración por verse cuarto en la parrilla. De algún modo, se trata de una triple derrota: detrás de Ferrari, detrás de su compañero Valtteri Bottas (3º), y lo más reseñable, nervioso e incómodo en uno de los circuitos donde siempre ha brillado. Desde vibraciones con los neumáticos hasta salidas de pista, el británico se ha visto envuelto en un cúmulo de factores que le han dejado más lejos que nunca. Partirá justo delante de Max Verstappen y Daniel Ricciardo, inspirados con el 'nuevo' Red Bull pero sin armas para la pole, y el Renault de Nico Hülkenberg, una de las sorpresas positivas de la jornada.

Alonso y Sainz entran a la Q3

Fernando Alonso avisaba ya en Silverstone que la mejor oportunidad del año para McLaren vendría en esta carrera. Lo confirmó este viernes en los entrenamientos libres, y a la hora de la verdad la historia ha sido calcada. Su mejor vuelta en la Q3 le ha colocado octavo, justo delante de su compañero Stoffel Vandoorne en su segundo mejor resultado del año en una clasificación, detrás del 7º de Barcelona. Las opciones de puntuar se perfilan más realistas que nunca esta temporada, y Alonso no dejó de lanzar el mensaje en el día de su 36º cumpleaños. "Para 2018 ojalá luchemos por la pole, y no por el séptimo", contaba a 'Movistar'.

La jornada fue casi más satisfactoria para Carlos Sainz, que consiguió pasar el corte de la Q3 con varios factores en contra. Su estratosférica vuelta al final de la Q2 le ha otorgado otro resultado brillante cuando más lo necesitaba para su psicología tras dos carreras convulsas tanto dentro como fuera de la pista. En esta ocasión, Sainz ha sido dos décimas más rápido que Kvyat.

Y Hungría también ofrece sorpresas en otros frentes, como la lucha por la Q2. Force India era hasta ahora una de las revelaciones de la temporada, aunque por primera vez en los últimas cuatro carreras tanto Esteban Ocon (12º) como Sergio Pérez (14º) no han podido meterse entre los diez primeros. Tampoco lo ha conseguido ni Daniil Kvyat, 13º en otra actuación descafeinada, ni Jolyon Palmer, de nuevo undécimo a las puertas del Top-10.

Di Resta, aparición sorpresa en Hungría

La noticia saltaba apenas una hora antes del inicio de la sesión clasificatoria: Felipe Massa se encontraba indispuesto para correr por un virus que le ha irritado ambos oídos. Se trata de un agente patógeno que ha contagiado a una decena de personas en el paddock, aunque el brasileño ha visitado el centro médico y no parece tener más que unos dolores agudos. Williams ha tenido que mover ficha rápidamente y le ha sustituído por su piloto reserva Paul Di Resta, que compitió en F1 por última vez en 2013.

Di Resta no ha tenido tiempo ni siquiera de dar una vuelta lanzada antes de que se apagaran los semáforos, y aunque haya sufrido para adaptarse a un coche que nunca había pilotado anteriormente, finalmente ha terminado 19º, por delante del Sauber de Marcus Ericsson. Kevin Magnussen (16º), Lance Stroll (17º) y Pascal Wehrlein (18º) han completado la lista de eliminados.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios