HAMILTON Y EL ALEMÁN ZANJAN LA POLÉMICA

Vettel, acorralado: "No tengo tu teléfono, ni necesidad de hablar más con vosotros"

La tensión se ha palpado en la rueda de prensa de este jueves. Sebastian Vettel ha reconocido que cometió un error y ha asumido la situación generada

Foto: Sebastian Vettel en la rueda de prensa de este jueves. (EFE)
Sebastian Vettel en la rueda de prensa de este jueves. (EFE)

"No veo necesario meternos más en la polémica y hay que pasar página". Doce días después de enzarzarse en la pista, Lewis Hamilton y Sebastian Vettel han vuelto a verse las caras en una misma habitación y apenas tres metros de distancia. El mensaje es que el británico aceptó las disculpas del alemán. Pero la rueda de prensa se presumía tensa y así fue. Los periodistas acosaron a Vettel por todos los flancos, y hubo momentos incómodos. La FIA situó entre ellos a Kevin Magnussen en la rueda de prensa del Gran Premio de Austria, haciendo de 'árbitro' en lo que los dos protagonistas.

Pasar página, sí, pero para Hamilton algunas cosas no han cambiado a pesar de las disculpas. "Con todo el respeto debido, Jean (Todt) debería estar sentado junto a nosotros para responder algunas cuestiones, porque creo que no han cambiado nada el lunes. Así que el mensaje que se envió fue el mismo", en velada alusión a la decisión final sobre Vettel en París, que no ampliaba la recibida durante la carrera.

"Quise dejarle claro a Sebastian que no le frené a propósito, porque había mucha gente viendo la carrera que creía que fue así. La telemetría lo negaba todo" se reafirmaba Lewis Hamilton. "¿Dijiste que lo de Vettel fue feo para el deporte, te arrepientes de ello?", le preguntaron. "No me arrepiento de nada de lo que dije; sigo teniendo la misma opinión que aquel día".

"Esto es todo lo que queréis oír..."

"Es verdad que, aquel día, dentro del coche, tenía una visión diferente a lo que luego ví desde fuera", reconocía Sebastian Vettel respecto a lo ocurrido en Bakú. "Saqué una nota de prensa y tuve la oportunidad de hablar con Hamilton rápidamente después de la carrera, pero no quiero darle más bombo a esto". Hamilton coincidía. "Para mí, el asunto está cerrado. Dije todo lo que tenía que decir en Bakú y ahí lo dejé, ahora tenemos que mirar hacia adelante". Hamilton parecía más tranquilo que Vettel. Si uno contaba la misma versión que en Bakú, al otro se veía obligado a defender una postura radicalmente distinta a la exhibida tras el incidente.

"Lo que hice es incorrecto, y esto es evidentemente lo que todos queréis escuchar, pero no hay más que decir". Un periodista cuestionó al alemán por qué no quiso disculparse a tiempo. Fue uno de los momentos en los que, sin perder las formas, Vettel exteriorizaba la tensión que llevaba por dentro ante el interrogatorio al que estaba siendo sometido desde diferentes ángulos. "Si has admitido que cometiste un error, ¿por que te ha llevado tanto tiempo perdir perdón y esperar a la investigación de la FIA? le preguntaba un veterano deportista. " No tengo tu numero, no lo quiero eh, no tengo la necesidad de tener que hablar con todos vosotros mucho más de lo que ya tengo que hacerlo, así que la única persona con la que tenía que hablar era Lewis", respondía el alemán, "el lunes fui a Paris a la FIA, me preguntaron mi opinión sobre los incidentes y contesté. Y como he dicho, no tenía la necesidad de hablar con vosotros, no sois las personas más importantes, la persona más importante para mí es la persona contra la que compito, por eso decidí llamar". De los aficionados y opinión pública, ni palabra.

Preguntado por qué se había tomado con tanta ligereza una acción unánimemente cuestionada, Vettel respondia que "es simplemente una sanción, podría haber ganado esa carrera, y ya le dije a Lewis que no quería hacerle daño, fue el calentón del momento. Mirando atrás, es cierto que no tendría que haberlo hecho". Un discurso que repetía en cada una de sus respuestas.

"Seguimos teniendo respeto, y aquí hay varias cosas importantes. 'Seb' reconoció que no le frené a propósito y luego se disculpó. Hay mucha gente que me escribió diciéndome que no hice lo correcto, pero la realidad es que no le frené", explicaba Hamilton, quien recordaba el ejemplo que suponía el incidente para las generaciones más jóvenes. "Mi opinión sigue siendo la misma", indicaba Lewis, Hamilton asentía cuando su rival recordaba las disculpas, pero su postura estaba clara. "Yo estoy tranquilo; lo que más me preocupa de aquel día son los puntos que perdí y cómo ahora puedo recuperarlos".

Este jueves en Austria, Magnussen entre Hamilton y Vettel. (EFE)
Este jueves en Austria, Magnussen entre Hamilton y Vettel. (EFE)

¿A dónde va la relación?

"No hay ninguna tensión entre nosotros", decía Hamilton "esta lucha tan intensa es buena para el deporte", zanjaba Hamilton, quizá a sabiendas de que tensar la cuerda de este mundial será imposible si empieza a ganar carreras a partir de ahora. Vettel, mientras, negaba la mayor.

"Es justo decir que Mercedes llevaba la voz cantante en Bakú, pero la diferencia es pequeña. Estamos trabajando al máximo para mejorar el coche, pero aquí en Austria deberíamos plantarles cara". Frente a él tendrá un paquete aerodinámico de Mercedes que infunda más miedo que otra cosa en el paddock. Zanjada la polémica, llega la hora de la pista.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios