EL RUSO INTENTÓ HASTA TRES REBUFOS AL ESPAÑOL

Carlos Sainz, bajo el tiroteo cruzado de Daniil Kvyat y el equipo Haas

El ruso contestó agresivamente a la denuncia de español sobre su comportamiento en los entrenamientos, mientras que Steiner le cuestionaba por su explicaciones por el accidente

Foto: Sainz mira atentamente a Kvyat. (EFE)
Sainz mira atentamente a Kvyat. (EFE)

El GP de Canadá ha supuesto para Carlos Sainz un tiroteo de fuego cruzado. Por su compañero de equipo, desde un flanco, y por el equipo Haas desde otro. El primero, a resultas de las críticas del piloto español durante los entrenamientos, cuando Daniil Kvyat intentó aprovechar su aspiración. El segundo, a manos de Gunther Steiner, responsable del equipo americano, por el accidente con Romain Grosjean.

"Sainz se comportó de manera incorrecta tras la clasificación. Yo no tuve ninguna ganancia con el rebufo". Daniil Kvyat reaccionaba a las declaraciones de Carlos Sainz donde denunciaba que Toro Rosso no le había tratado con justicia en la sesión clasificatoria. "Sainz ve fantasmas en cada esquina. Normalmente solemos rotar los rebufos: en una carrera le toca a él, y en otra me toca a mí. Ya no tengo claro que vaya a colaborar con él en Bakú", denunciaba Kvyat. También acusaba al madrileño de acudir a los medios. "Si tiene alguna pregunta, que venga y me lo diga, a ver si es lo suficientemente valiente. Si no, mandará mensajes ocultos a los medios todo el rato".

Carlos Sainz en el Gilles Villeneuve. (EFE)
Carlos Sainz en el Gilles Villeneuve. (EFE)

Kvyat desobedeció al equipo

Sin embargo, no existe en Toro Rosso ninguna norma establecida por la cual los pilotos han de rotarse en cada carrera para ayudarse mutuamente. Kvyat argumentaba que en Canadá le tocaba su turno. En realidad, el equipo alterna en cada fin de semana la salida a la pista, pero no para ayudarse mutuamente en las vueltas rápidas. De hecho, tras el primer rebufo del ruso al madrileño, Franz Tost intervino personalmente por la radio para indicar que no se volviera a repetir una maniobra semejante. Sin embargo, a pesar de las órdenes de Tost, Kvyat y su ingeniero hicieron oídos sordos y repitieron la maniobra dos veces más.

Horas después, el equipo se reunió para estudiar la situación, y tuvo conciencia de lo que pasó. "Eso queda dentro del equipo", explicaba Sainz, "dije lo que pensaba de una situación que era injusta para mí, especialmente en esta pista. Lo comenté, lo hablamos, y ya está resuelto". Sainz trató de desmarcarse de la polémica y afirmo que el equipo "había encontrado una solución", suficiente para "pasar página" y dejar que la pista hablara por cada uno.

Daniil Kvyat se mostró muy nervioso durante todo el fin de semana, lo que pudo apreciarse en varias ocasiones a través de la radio. Sus últimas carreras han estado repletas de incidentes, y su estado de ánimo lo reflejaba. En los entrenamientos, en la zona del pesaje se revolvió contra sus mecánicos por la radio con palabras gruesas. En carrera empezó a propinar insultos por un 'drive-through' que le impuso la FIA, a quien acusó de convertir la Fórmula 1 en un "p*** circo" con sus decisiones. Su ingeniero incluso llegó a pedirle a través de la radio que "cuidara su lenguaje".

"Sigues hasta que te das con la pared"

Pero Sainz también recibió las críticas de Gunther Steiner, el responsable de Haas, por el accidente que terminó con el español, Grosjean y Massa fuera de carrera en la primera vuelta. Steiner contestaba a las palabras con las que el español justificaba no haber visto al monoplaza del francés, al que tenía en su punto ciego.

“Todos sabemos lo que está pasando este año con los alerones traseros tan bajos. Los espejos retrovisores delante nuestro no nos dan una imagen clara de lo que pasa alrededor, y eso es lo que pasa”. Sainz se disculpó en Twitter con Grosjean, y por el mismo conducto el francés aceptó sus disculpas y alabó su actitud.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Sin embargo, Steiner lo ve de otra manera. “Si sabía de antemano que había un problema con los retrovisores, debería haber hecho algo para asegurarse para poder ver mejor lo que había en torno suyo”, explicaba, “si sabía que eran demasiado pequeños, debería haberlos cambiado. No es nuestro problema, si tiene retrovisores pequeños, es una excusa tonta. ¡No puedes quejarte de que son pequeños, pero sigues usándolos! Es como si te diéramos unas gafas y no puedes ver con ellas, pero sigues usándolas, no puedes ver, pero sigues corriendo hasta que te das contra la pared”. Consultado al respecto de las palabras de Kvyat primero y las de Steiner después, Sainz no quiso hacer comentarios sobre ninguna de ellas.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios