YA HABLAN DE OTROS PLANES PARA 2018

"Es inaceptable. Estamos abiertos a todo": McLaren da margen a Honda hasta julio

La escudería se suma al ultimátum lanzado por Fernando Alonso este jueves: Honda tiene que darle un motor competitivo. De lo contrario, McLaren explorará otras opciones para 2018

Foto: Alonso, sentado este viernes junto a un comisario tras sufrir otro problema mecánico. (EFE)
Alonso, sentado este viernes junto a un comisario tras sufrir otro problema mecánico. (EFE)

Zak Brown sonreía antes de la conferencia de prensa... y justo cuando acababa. En medio, explicaciones, caras de frustración y un mensaje claro: "Es el peor inicio de nuestra historia, esto es inaceptable. Las cosas necesitan cambiar, y rápidamente. Ya nos han dicho en el Comité Ejecutivo que no podemos ser tan poco competitivos. Están todas las opciones en la mesa, y aunque hoy no haya que tomar una decisión, lo haremos con suficiente antelación. Será la que mejor beneficie los intereses de McLaren". Ahora sí, Brown ha alzado la voz y con fuerza contra Honda.

No se trata de que Honda no trabaje o esté a otros asuntos. Todo lo contrario: el problema estriba en que su metodología está dañando la reputación de McLaren y, según Brown, "no puede seguir haciéndolo en 2018". ¿Hay solución? "Tenemos un contrato con Honda... es todo lo que puedo decir". Pero tampoco esconde que ya están fijándose en otros motoristas para el próximo año. "Llevamos tiempo hablando de esto, diría que en los dos últimos meses". Las mejoras tan ansiadas que al final no han llegado en Canadá colman el vaso del tiempo... y de la paciencia.

"No hay una fecha concreta, pero diría que en el parón veraniego estaremos pensando ya en 2018. A partir de entonces habrá tiempo para tomar decisiones que lleven a McLaren a lo más alto, y tenemos un fuerte deseo de que sea con Honda". Pero esto no está funcionando ni parece que lo vaya a hacer en el futuro. "No hemos llegado a una fase de deliberación, pero McLaren siempre buscará su mejor interés de negocio". En pocas palabras, restan dos meses para que Honda introduzca una mejora en el motor que salve este proyecto. Las fugas están por todas partes, y McLaren no parece aguantar mucho más.

El vínculo con Honda parece insostenible

Entre McLaren y Honda no existe ningún tipo de fricción personal. De hecho, hasta Brown reconocía que a los japoneses les duele "lo mismo" esta situación que a los británicos. Pero el problema es estructural, envuelve dos culturas antagónicas y requiere un tiempo de reacción que McLaren no está dispuesta a soportar mientras se quiebran sus finanzas. Brown destacaba este viernes en este sentido que ha recibido llamadas de alerta de patrocinadores y otros proveedores sobre su mala situación en la Fórmula 1. Y no hay señales que apunten a que vaya a ir a mejor. "Esto no ha acabado aún... pero hemos ido hacia atrás este año".

En el circuito Gilles Villenueve hay quien se pregunta por qué Brown alzó tanto la voz contra Honda tras decir que sus caminos estaban cerca de "bifurcarse". Fuentes de la prensa japonesa que conocen bien a Honda comentaron a El Confidencial que, junto al ultimátum de Alonso, puede ser algo positivo para que los ingenieros sientan la presión y traigan mejoras lo antes posible. En esta línea venía el discurso de Brown. "Tengo buena relación con (Yusuke) Hasegawa... no nos gritamos nada. Y no creo que haya dicho cosas injustas o desafortunadas". El hartazgo parece venir de detrás, y ya se antoja inevitable transmitirlo en público.

"Tenemos muchas empresas que nos están haciendo preguntas, y creo que merecen algunas respuestas. Intentamos ser lo más sensatos posible para comunicar qué está pasando, y queremos ser respetuosos dentro de nuestra relación de negocio. Sentí que McLaren tenía que mostrar también su visión, porque todos nosotros estamos frustrados", dijo Brown. Reaccionó al instante elogiando a Honda por "no esconder los problemas" y tener "consistencia" en su discurso, pero McLaren también merece esa legitimidad. Salvo que llegue una fuerte reacción, pocos niegan que la escudería británica puede estar ya moviéndose hacia otro camino en 2018.

¿Ferrari, Mercedes o Renault?

"¿Y qué motor vais a montar el año que viene si no estáis con Honda?", le inquiría un reconocido periodista del 'paddock'. "No quiero comentar ninguna opción que estamos considerando", apuntó en primera instancia. "¿Sería un problema unirse a Mercedes y Ferrari, sabiendo que competís contra ellos en otras categorías?", insistió. Aquí Brown abrió la veda. "Toda esta situación es muy compleja, y hay muchos retos en el camino que tenemos que averiguar, desde los comerciales hasta los técnicos. No será algo sencillo de manejar". Pero ese esfuerzo puede merecer la pena.

Zak Brown, jefe de McLaren, este viernes en el Circuito Gilles Villeneuve de Montreal (Canadá). (AFP)
Zak Brown, jefe de McLaren, este viernes en el Circuito Gilles Villeneuve de Montreal (Canadá). (AFP)

Brown llegó incluso a afirmar que ver a McLaren arriba sería positivo para esta nueva Fórmula 1 de Liberty Media que busca más espectáculo e igualdad. Paradójicamente, horas antes se avistaba a Fernando Alonso en el 'paddock' hablando con Chase Carey, CEO del Formula One Group. "Tenemos confianza en que, sí o sí, tendremos un motor en el coche. Nadie quiere ver a McLaren tan abajo como está ahora, no es algo sano para nosotros ni la F1, y tenemos el apoyo de todos para intentar que McLaren y Honda sigan corriendo juntos". De salvar el matrimonio, la incógnita es si evitarán que Alonso se marche de su casa.

El reto de mantener a Alonso (y sin potencia)

"La relación con Fernando es excelente, ama a McLaren, y creo que su intención es quedarse", decía Brown convencido, sin titubear en sus palabras. Sin embargo, no le faltó el matiz que el asturiano lleva entonando desde febrero. "Pero al igual que nosotros, no puede esperar para siempre, así que todo dependerá de la competitividad que le demos en septiembre u octubre". El jueves, Alonso dio un fuerte ultimátum a Honda que McLaren ha suscrito y defendido en público, al igual que ha hecho desde los test invernales.

Por la mañana, a la 'BBC Radio', Brown avanzaba que Honda tenía que dar a McLaren "credibilidad" de que podrá hacer un mejor trabajo en 2018. Lo consiguieron de algún modo en 2016 con mejoras en el parón veraniego, pero repetir la historia este año se antoja difícil a la vista de que los japoneses no esperan grandes ganancias de potencia hasta final de 2017, según contaba la prensa nipona. Sostienen que el problema no está en el diseño del motor, sino en la integración de todas partes y especialmente con el motor de combustión. A corto plazo, la prioridad es arreglar el MGU-H para evitar, al menos, que deje de romperse cada dos carreras.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios