Gran proeza de Alonso: séptimo en la Q3. Hamilton, pole con Vettel al acecho
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
RESULTADO ESTRATOSFÉRICO DEL ASTURIANO

Gran proeza de Alonso: séptimo en la Q3. Hamilton, pole con Vettel al acecho

Alonso entró a la Q3 contra todo pronóstico y batió a coches con motor Mercedes, en otra de sus proezas para el recuerdo. Ferrari puso en aprietos a Hamilton y deja abierta la lucha para mañana

La Real Academia Española define 'extraterrestre' como "alguien que pertenece al espacio exterior de la Tierra o procede de él". Fernando Alonso nació en este planeta el 29 de julio del año 1981, pero a veces no se comporta como una persona de carne y hueso. En su palmarés figuran auténticas gestas, de esas que emocionan a cualquiera, fuera de toda lógica racional en un deporte que depende de la tecnología y la informática. Una de sus últimas la firmó en Valencia 2012, donde ganó saliendo 11º ante miles de españoles en las gradas. Cinco años después, a 353 kilómetros, en Barcelona, ha firmado otra actuación sobrenatural, de esas que nadie entiende muy bien, pero que forjan la figura de aquel joven asturiano como una de las auténticas leyendas en la historia de la Fórmula 1.

"Mañana deberíamos luchar por la Q3", decía ayer ante toda la prensa internacional, incrédula ante un vaticinio que chocaba con los problemas del motor Honda, el discreto inicio de temporada y la continua frustración con la que ya empieza a hablar del proyecto de McLaren. Ayer todo parecía venirse abajo cuando el coche se le paraba en los Libres 1, pero Alonso sabía de qué hablaba. 24 horas después, el cóctel ha sido más explosivo de lo que él mismo probablemente imaginaba. Pasó a la Q3 décimo, al límite y ayudado por una salida de pista de Romain Grosjean, pero confirmando la progresión del chasis de McLaren frente a las deficiencias de Honda. ¿Qué haría Alonso con este coche y un motor Mercedes? Muchos se lo preguntan en Barcelona.

Foto: Entrenamientos libres del gp de espaÑa de fÓrmula uno

La lógica en la Q3 hubiera sido un décimo puesto. Ferrari, Mercedes y Red Bull están fuera de toda órbita y hasta le doblan en carrera, pero tampoco era factible batir a los Force India y al Williams de Felipe Massa, con motores Mercedes que, en palabras de Alonso, le sacan "200 metros" en las rectas. La lógica volvió a subestimar la realidad. Con una vuelta estratosférica, bajo el aliento y la ilusión imparable del público en Montmeló, cruzaba la meta séptimo por delante de Ocon, Pérez y Massa. En la sala de prensa del Circuit de Catalunya nadie parecía creérselo del todo, ni siquiera la prensa inglesa, aquella que ha llegado a ser enemiga abierta del asturiano en algunos momentos de su carrera. "Ahora entendemos por qué McLaren está tan desesperada por que no se vaya", decían en la BBC.

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

Nadie, absolutamente nadie vaticinaba una proeza de este calibre. Pero Montmeló siempre saca una versión mágica de Alonso, que probablemente habrá situado esta gesta al mismo nivel que la de su victoria arrolladora en 2013. Sonaba contradictorio, pero algo intuía cuando dio ayer apenas 20 vueltas y se veía con opciones de Q3. Y al margen de su valor añadido al volante, la efectividad en las mejoras aerodinámicas de McLaren también es un gran respiro para Honda, todavía lejos del resto de motoristas y con la continua incógnita de la fiabilidad. Suena desagarrador, pero la gesta de hoy puede estropearse mañana si el motor sigue funcionando de forma tan aleatoria. Alonso lo sugería en los test, y ahora se confirma manifiestamente: sólo falta que Honda se ponga al día para que el proyecto sea ganador.

Ferrari mete el susto, pero Hamilton no cede

Ha tenido que sudar mucho más de lo que imaginaba, pero Lewis Hamiton vuelve a respirar tranquilo con la pole. La imagen del británico ha sido justo la contraria a la que mostró en Rusia, donde estaba desubicado e incómodo con el coche. Sebastian Vettel ha emergido de las cenizas de Ferrari, desdibujada durante toda la jornada de ayer, y ha estado cerca de arrebatarle la pole en los instantes finales, aunque el nuevo coche de Mercedes y una confianza abrumadora le han dado a Hamilton media décima de margen para llevarse el gato al agua. Un impulso de moral muy importante para el inglés, pero con otra lectura: Ferrari no se despega ni siquiera con un fin de semana descafeinado hasta en la fiabilidad. Todo sigue abierto para mañana.

El mérito de Vettel es mayúsculo no sólo porque Ferrari parezca haber cedido algo de terreno respecto a Mercedes, sino por haber estado cerca de ganarle a Hamilton con un error en la última curva y un cambio de motor que incluso le ha reportado algunos problemas en la Q1. Los mecánicos han hecho la operación en las 2 horas entre los Libres 3 y la clasificación, una proeza de equipo que plasma la actitud de superación de la Scuderia hacia el título. Con Kimi Räikkönen cuarto, justo detrás de Valtteri Bottas, la batalla por la victoria se perfila como un juego de ajedrez por ver quién controla mejor a los segundos en guardia, en este caso ambos finlandeses. De ellos puede depender que Hamilton cabalgue fácil a la victoria, o que Vettel le ponga en apuros.

A Sainz se le borra la sonrisa: fuera en Q2

Así como Alonso ha sido esta vez el 'héroe nacional' en Barcelona, Carlos Sainz ha sido la cara opuesta. Antes del fin de semana, se esperaba al madrileño como el gran salvador del orgullo patrio ante los problemas de McLaren, pero así como la igualdad de la zona media le ha beneficiado a su compatriota, Sainz no ha jugado tan bien sus cartas en la Q2. "No me gusta estar 12º en mi carrera de casa", decía tras bajarse del coche, sabedor de que se había escapado una oportunidad de oro para hacer vibrar a los 3.000 aficionados que le apoyan este fin de semana en su grada de la curva 5.

placeholder Sainz, atacando las curvas del último sector. (REUTERS)
Sainz, atacando las curvas del último sector. (REUTERS)

Había dejado señales optimistas durante todo el fin de semana, cerca de Red Bull con los neumáticos medios y aguantando la forma con los blandos pese a la mejora que Force India y Williams suelen sacar a su motor Mercedes en clasificación. A la hora de la verdad, todo se ha venido abajo. "Force India y Haas han ganado medio segundo, pero hacer más de lo que hemos hecho hoy es muy difícil", resumía. Es probable que el STR12 no aspirara a más, e incluso la posición de Sainz parece positiva a juzgar por el resultado de Daniil Kvyat, que ha terminado último en la Q2 por detrás de los Sauber y el McLaren de Stoffel Vandoorne, 19º en su quinta eliminación consecutiva en el primer corte.

Fórmula 1 Fórmula 1 - Gran Premio de España Ferrari Mercedes Fernando Alonso Carlos Sainz
El redactor recomienda