RICCIARDO ACONSEJA A SU COMPAÑERO

El día que Verstappen haga caso a una persona mayor

Daniel Ricciardo da un consejo a su compañero de Red Bull: "Escuchar a los mayores". Max Verstappen, de 19 años, se ha caracterizado por hacer caso a su instinto... y su padre

Foto: Max Verstappen durante el primer fin de semana de la temporada, en Australia. (EFE)
Max Verstappen durante el primer fin de semana de la temporada, en Australia. (EFE)

Los periodistas preguntan y ellos deben responder. ¿Qué debilidad tiene Verstappen? Y Daniel Ricciardo fue sincero. Metió el taladro en una pared dura, la que rodea la mentalidad del holandés y la manera de enfocar su trabajo: “Diría que su debilidad es la edad. Pero no sus años en este deporte, lleva muchos años corriendo, es probablemente su edad en vida. Debería fijarse en algunas cosas de las personas mayores, como cuando el año pasado tuvo discusiones por su manera de frenar”.

En una charla con 'Motorsport', el piloto australiano de Red Bull hizo un repaso a la década que lleva ligado a la empresa energética, además de sacar punta a su mediático compañero. “Muchos pilotos le pueden decir: “Mira, no creemos que esto sea correcto”, y Max se lo toma como “sé lo que estoy haciendo”. Esa manera de ser puede ser una debilidad”. Ricciardo, indirectamente, muestra la particular personalidad de quien tiene sólo 19 años. “Vendrá con el tiempo y comprenderá un poco los consejos de los mayores”. ¿Seguro?

Ricciardo y Max Verstappen. (EFE)
Ricciardo y Max Verstappen. (EFE)

En los dos años que ha estado Max ante las cámaras de la FOM se ha podido ver a un piloto duro, seguro de sí mismo y perfilado a imagen y semejanza de su padre. En la primera temporada quedó claro cuando desobedeció incluso las órdenes de su propio equipo (de su jefe): “¡Si dejo pasar a Carlos mi padre me patea las pelotas!”, respondió a la prensa cuando le cuestionaron por qué no había cambiado su posición con el piloto español cuando se lo pidieron. También hubo otros enfados en una situación contraria -Verstappen aparentemente era más rápido que Sainz, pero incapaz de superarle- en las que echó sapos por la boca…

Su verborrea llegó a su máxima expresión en una entrevista posterior a ese desencuentro, pero en frío y sin el mono puesto: “Normalmente quedaré kilómetros por delante de Sainz”, al ser preguntado nuevamente por si en el futuro escuchara órdenes de equipo. Aires de superioridad que, por las palabras de esta semana de Ricciardo, siguen vigentes. También ha tenido un par de desencuentros -presuntamente malentendidos- con el equipo a la hora de entrar a boxes e incluso una bronca en público con Franz Tost en su primer año por un (nuevo) acto de indisciplina. Una roca difícil de moldear.

Escuchar a los mayores… o a sus jefes

Donde el piloto de Perth ve un punto débil, se podría considerar también un punto fuerte ya que creerse el mejor piloto de la parrilla y no dudar de uno mismo es algo intrínseco a un piloto campeón. Sin embargo, no se puede esconder que en alguna ocasión ha resbalado… como la pasada temporada cuando contestó por la radio a su propio ingeniero cuando le pidió en el GP de EEUU que cuidara los neumáticos en lugar de atacar a Rosberg: “¡No estoy aquí para terminar cuarto!”, respondió. Y en las vueltas posteriores su ritmo cayó por el bajón de sus gomas. En ejemplos como este es donde Daniel basa su argumenta: escuchar a los mayores (o, al menos, a las recomendaciones de los expertos de su equipo).

Su carácter ya le ha hecho ser un enemigo público en brasil, al tener un encontronazo con Felipe Massa y negarse a discutirlo con él “por ser brasileño”. La contestación del veterano piloto fue un “ándate con cuidado en Brasil”. Posteriormente, Max tuvo que pedir perdón a la nación entera.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Atendiendo a Ricciardo, si Verstappen puliera su personalidad para empatizar algo más con los que le rodean, quizás podría beneficiarse de este aprendizaje, aunque por otro lado se perdería una de las figuras más mediáticas del paddock de Fórmula 1. Tost, después de haber acogido a Verstappen y Sainz en su primer año, señaló que “esta generación de jóvenes a veces subestiman que la F1 no es sólo conducir. En la Fórmula 1 es necesario un nivel muy alto de concentración y debes mantener tus emociones bajo control. Necesitan mucha disciplina. ¿Por qué siempre digo que un piloto necesita tres años para entender la F1? Con todos los pilotos con los que he trabajado siempre pasó igual” y explicó que había muchos jóvenes rápidos, pero que debían también evolucionar con un aprendizaje”. Este es el tercer año de Max.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios