MARK WEBBER REVELA SUS SENSACIONES

"Button no se lo tomará en serio en Mónaco": así se borra la ilusión del mejor GP de la F1

Eclipsada por las 500 Millas de Indianápolis y con Honda en el abismo, la carrera de Mónaco se perfila amarga para la vuelta de Button... e incluso para la imagen global de la Fórmula 1

Foto: Jenson Button, en el Gran Premio de Estados Unidos de 2016. (EFE)
Jenson Button, en el Gran Premio de Estados Unidos de 2016. (EFE)

“No es interesante que Button corra en Mónaco, y ni él está muy interesado en hacerlo”. Algo ocurre en la Fórmula 1 actual, y no precisamente bueno, para que un campeón del mundo como Jenson Button parezca tener tan pocas ganas de disputar el Gran Premio de Mónaco. Lo que ha sido uno de los eventos más emblemáticos del automovilismo mundial puede verse eclipsado este año por la participación de Alonso en las 500 Millas de Indianápolis, pero detrás también se esconde un componente muy negativo sobre la crisis de Honda y el panorama global de la F1.

En este cóctel que expone Webber se juntan muchos factores, desde un reglamento tremendamente estricto que apenas da margen para que Honda se recupere de su calvario, pasando por una Fórmula 1 incapaz de explotarse a sí misma en el plano del márketing, e incluso la comodidad de la que ahora disfruta Button alejado del paddock. Subirse a un coche que ni siquiera consigue empezar las carreras es la guinda a este pastel tan amargo. “¿A quién le importa lo que va a hacer?”, se pregunta Webber. Y por mucho que sea un campeón del mundo, no parece faltarle razón.

Mónaco, la gran olvidada de 2017

El precedente más similar se remonta al Gran Premio de Baréin de 2016, cuando Stoffel Vandoorne sustituyó a Fernando Alonso tras su accidente en Australia. Al igual que Button, quien ni siquiera probará el coche antes de Mónaco, disputó aquella carrera prácticamente ‘a ciegas’. El final fue feliz y acabó noveno, pero la situación de Jenson se perfila ahora bien distinta. “No ha querido hacer test, no se lo va a tomar demasiado en serio”, se atreve a afirmar Webber. Y en efecto, hay quien se pregunta cuál era el sentido de interrumpir su ‘jubilación’ para luchar por la zona de puntos. Y eso si acompaña la suerte.

“Eso de ‘prefiero quedarme en América y hacer mis triatlones’ me sorprendió mucho”, apunta Webber sobre el ambiente de indiferencia que engloba lo que él califica como una “no-noticia”. Pero la realidad es que todas las partes se han encargado de que así sea. No sólo Button negándose a hacer un test a la vista de las bajas expectativas, sino también McLaren, metida de lleno en su debut en la Indy con Alonso, e incluso Honda, que correrá en Mónaco sin apenas mejoras en el motor. Con un coche tan parecido al del inicio del año, poco importará si es Button u otro quien corra ese fin de semana.

Una de las patas indiscutibles es el pobre rendimiento del MCL32 en un momento donde la Fórmula 1 intenta hacer todo tipo de malabares para igualar la parrilla. Aunque Mónaco sea uno de los circuitos donde menos importa el motor, el daño ya está suficientemente hecho para que Button muestre señales de cierta pereza. El único aliciente pueden ser los nuevos coches, pero hasta Alonso dijo que no necesitaría un test para tomarles las medida. En base a lo que sugiere Webber, el objetivo parece encaminado más bien a desfogarse de su parón. Es lo único que le puede ofrecer McLaren bajo la F1 actual.

Puede parecer irrelevante, pero el otro asunto está en cómo el breve retorno de Button puede dejar tan en evidencia a la categoría que le vio coronarse campeón en 2009. Salvando las diferencias, el contraste con las 500 Millas de Indianápolis en ese fin de semana puede ser significativo. Allá donde fomentan su espectáculo a través de vender a sus pilotos como los verdaderos hérores de la acción pueden transmitir una dura lección a la Fórmula 1, donde la atención mediática promete ser mucho menor que en otros años. Lo que ocurra en Mónaco, además de predecible, puede ser hasta secundario.

Webber resume así el trasfondo del asunto. “Si sale a la pista, tiene problemas en la presión de la gasolina en los primeros libres, clasifica decimoséptimo y se retira en la vuelta 12 de carrera… ¿a quién le interesará?”. Y en efecto, las premisas tan negativas que transmite McLaren a día de hoy corroboran la falta de ilusión de Button ante su debut en 2017. Ni siquiera las curvas de Mónaco pueden ser suficientes para que su talento le permita guardarse un buen recuerdo. Con menor importancia, la dificultad de recuperar terreno que afronta McLaren con las reglas actuales de la F1 también engloba cierta culpa en toda la historia..

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

“La primera sesión de libres en Mónaco le va a devolver a la realidad”, predice Webber, que duda incluso de que Button fuera “la primera opción” de McLaren para sustituir a Alonso. Pero con semejante coche, sentar a jóvenes como Nick De Vries o Lando Norris no hubiera hecho más que quemarles. Y en vista del panorama que dibuja el australiano, todo apunta más bien fue un compromiso que Button no pudo eludir al tener contrato vigente como tercer piloto. El problema, sin embargo, está en que un ganador nato vea correr en Mónaco como un lastre, y no como una ilusión. Algo no encaja.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios