el conflicto entre estética y competitividad

¿Adiós a las aletas de tiburón? Cuando los Fórmula 1 llevaban 'ceniceros' a bordo

Al final han primado los criterios estéticos y se eliminarán las aletas de tiburón y 'T wing' en 2018. En el pasado, otros engendros aerodinámicos aprovecharon las lagunas legales

Foto: El Tyrrell-Ford de 1998 rodando en Barcelona. (Imago)
El Tyrrell-Ford de 1998 rodando en Barcelona. (Imago)

“La FIA no prohíbe por cuestiones estéticas, sino por razones de seguridad”. Esta fue la justificación oficial para eliminar en 1998 los llamados 'x wing', una de esas aberraciones estéticas que, de cuando en cuando, aparecen sobre un monoplaza de Fórmula 1. Pero ha sido la estética la que ha justificado la eliminación de los 'T wing' y 'aletas de tiburón' que han proliferado al calor del nuevo reglamento, eliminados a partir de 2018 con el consenso general de los equipos. La FIA pondrá el sello.

[Horarios del GP de Rusia]

“Desafortunadamente, en las carreras todo va de cruzar la línea de meta primero, la estética pasa a un segundo plano. Si puedes montar algo en el coche que le hace más rápido, pues lo montas”, explicaba en su día John Barnard, el genial diseñador británico, para justificar que también se tragaba 'el sapo' de aquellos horrorosos ‘x wings’ en su Arrows de 1998, como han tenido que hacerlo algunos diseñadores modernos, Adrian Newey entre ellos.

Ross Brawn fue claro al respecto desde su arranque con Liberty. “Parte del objetivo del nuevo reglamento era producir coches estéticamente más atractivos, así que no queremos que se estropee con piezas periféricas. Son consecuencias no queridas que necesitamos eliminar para hacer los coches más puros”. Dicho y hecho. El Strategy Group de la Fórmula 1 ha eliminado dos elementos especialmente cuestionados por los aficionados, pero también en el seno de la F1.

Ross Brawn ha tardado poco en imponerse

Aunque se trate de un tema menor, la decisión ha confirmado que los deseos y pautas de Liberty en gestión de la Fórmula 1 se empiezan a hacer realidad. Porque la peticion no era nueva. “Lo planteamos el pasado año en el Strategy Group para pedir a los equipos que se retirase, porque ofrecía ganancias marginales de rendimiento, se solicitó en interés de la estética. Desafortunadamente la propuesta fue rechazada por la mayoría de los equipos”, explicaba Christian Horner en Montmeló, aludiendo a la ‘paranoia’ de la Fórmula 1, más si la propuesta provenía del equipo de Newey. Nadie habló del ‘T wing’, pero fue precisamente el Red Bull de Verstappen el monoplaza ‘cazado’ tras perder Bottas el suyo en los entrenamientos de Baréin, con daños “por valor de 50.000 euros”.

Ahora, el criterio de Brown se ha impuesto, y rápidamente. Con una sola frase que se incluirá en el Reglamento Técnico de 2018 se eliminará de un plumazo la laguna legal que ha permitido a los aerodinamicistas aprovechar la oportunidad para desarrollar ambos elementos, delimitando las zonas donde puede haber carrocería.

Los 'ceniceros', fruto de otra laguna legal

La FIA siempre ha sacado la ‘tijera’ con numerosos elementos técnicos y aerodinámicos, algunos extraordinariamente ingeniosos. Otros, también, muy elementales y básicos. Como aquellos famosos ‘x wings’ de los noventa. Aparecieron en 1997 a borde del Tyrrell 0025, y fueron producto más de la precariedad y lo artesanal, que de la sofisticación aerodinámica actual. Entonces, el equipo británico agonizaba con un monoplaza sin potencia ni carga aerodinámica. Harvey Postlewhite aplicó la ‘cuenta de la vieja’ aerodinámica fruto, de la más perentoria necesidad a la búsqueda de cualquier punto de carga.

Y, como en el caso de los ‘T wing’ y ‘aletas de tiburón’, se regateó el reglamento por un agujero legal. Este impedía utilizar elementos aerodinámicos en casi toda la carrocería, pero no decía nada de la zona inmediatamente lateral y por encima del casco del piloto. ¿Cómo colocar alerones en esa zona? Solo elevándolos de manera espectacular. En Tyrrell fueron a lo básico. Se subió al desván del equipo, donde responsaban numerosos alerones del pasado. Corte por allí, recorte por acá, un largo pilón como soporte, y nacieron los ‘x wings', denominación derivada de las naves de la 'Guerra de las Galaxias'. Jocosamente, también fueron denominados 'ceniceros'.

Con Ferrari llegó el desmadre

Lo que parecía una excentricidad de equipo pobre fue copiada por otros a comienzos de 1998. Porque funcionaba en las curvas y en trazados de alta carga. Prueba de que alguien como Barnard los incorporara era que, efectivamente, eran eficientes. Sauber, Prost y Jordan y Arrows copiaron los “x wings”con diferentes y más elaborados diseños. Pero fue Ferrari quien llevó al paroxismo la idea al introducir verdaderas ‘vigas’ junto al casco de Schumacher en Imola, el Gran Premio de San Marino (ver vídeo). Los 'x wings' se convirtieron en 'tower wings' (ver vídeo). Aquello fue un desmadre. Hasta aquí hemos llegado, dijo la FIA.

Los 'x wings' cumplían una función aerodinámica efectiva, pero también ofrecieron numerosos efectos colaterales no deseados. En primer lugar, como era lógico, recibieron numerosas y unánimes críticas por su más que discutible estética, que alcanzó su paroxismo con el Ferrari de Schumacher. En boxes, estorbaban el trabajo de los mecánicos. En el caso del Prost, solo podían llevarlo en un lado, según el sentido de la pista, porque no podían repostar. Tras un parada en boxes de un Sauber, una de las mangueras de aire se llevó un 'cenicero' por delante. La FIA aprovechó la ocasión, y ante lo visto con Ferrari (el piloto perdía vision lateral) se prohibieron angtes del Gran Premio de España de 1998.

Con los 'T wing' y las 'aletas de tiburón', en esta ocasión no se ha escuchado ese principio que defendían John Barnard y los ingenieros actuales. Por una vez en la Fórmula 1, la estética y no cruzar la línea de meta el primero ha pasado al primer plano.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios