quiere seguir dando pasos en baréin

"Nunca he estado tan motivado": la odisea de Sainz para ser 'el primero de los mortales'

El objetivo del piloto madrileño es repetir la gesta de Shangái en todas las carreras pese a tener un coche inferior a algunos de sus rivales más directos. ¿Cómo es posible?

Foto: Carlos Sainz, en el GP de China. (Efe)
Carlos Sainz, en el GP de China. (Efe)

“Este año me lo voy a pasar muy bien: voy a luchar por ser el mejor de todos tras Mercedes, Ferrari y Red Bull”. Lo que en el Gran Premio de China parecía un resultado aislado puede convertirse en la gran motivación de Carlos Sainz para convertirse en la nueva estrella de la Fórmula 1. Aun desde Shanghái, se autoproclamaba orgulloso como “el primero de los mortales” tras finalizar en septima posición. Y su objetivo es repetir la gesta en todas las carreras pese a tener un coche inferior a algunos de sus rivales más directos. ¿Cómo es posible?

Una de las claves la dejó hace poco Marco Mattasa, su ingeniero de pista, quien situó su madurez como piloto al nivel de los más grandes de la parrilla. Sainz ya ha dejado atrás su etapa de novato, y aunque se haya convertido en uno de los jóvenes más prometedores, sólo actuaciones como la de China le convertirán en un atractivo para los equipos grandes. El camino será difícil, pero el madrileño desprende una seguridad que escapa a toda lógica. “Nunca he estado tan motivado”. Aunque los números sugieran lo contrario, 2017 puede ser un año meteórico para su trayectoria.

¿Bastará el talento para batir a Williams?

El principal escollo será la superioridad del equipo Williams. En clasificación, la potencia del motor Mercedes les otorga una ventaja de tres décimas que Toro Rosso no compensa ni con una buena velocidad en curvas. “Nadie entiende sus mapas motor, aumentan mucho la velocidad”. Pero la historia cambia los domingos. “Siguen siendo los más rápidos, pero sí es posible aguantarles en carrera”. Hasta ahora, las estrategias de Williams no han sido perfectas, y la inexperiencia de Lance Stroll ya le ha despejado el camino a Sainz en su lucha contra Felipe Massa. Entre ellos dos puede librarse una de las pugnas más emocionantes del año.

La extrema igualdad de la zona media es otro de los factores que más motiva a Sainz. En China, la distancia entre el 8º y el 13º en la Q2 fue de apenas tres décimas. Si las nuevas reglas han vuelto a premiar el talento de los pilotos por encima del coche, Sainz tiene por delante una oportunidad de oro para dar un golpe en la mesa contra pilotos de nivel como Hülkenberg, Grosjean o Massa, al mismo tiempo que ganarle a su compañero, Daniil Kvyat, de nuevo en su mejor versión. Pero las sensaciones son positivas. Hasta ahora, sólo un pequeño error en la clasificación de Shanghái ha empeñado la superioridad de Sainz en esta batalla.

El resto dependerá de cómo Toro Rosso juegue sus cartas para desarrollar el coche de la forma más rápida posible, algo en lo que ha tendido a descolgarse en los últimos años. Force India es una de las grandes amenazas en este frente, y las mejoras en el motor Mercedes pueden impulsar a Williams. Pero sabiendo la amplitud de posibilidades para innovar bajo estas reglas, Sainz es optimista. “Todo va a cambiar de una carrera a otra. En Barcelona traeremos mejoras, y luego vendrá la actualización de Renault”. Con un paso adelante en el motor y un chasis bien equipado, Sainz puede llegar a final de año con el cuchillo entre los dientes.

Baréin, un paso atrás

No sólo será clave la evolución del coche, sino también la adaptación a los circuitos. Este fin de semana, Sainz ya ve a Williams por delante en las rectas de Baréin. “No creo que tengamos el cuarto coche más rápido aquí, aunque vamos a seguir luchando”. Pero dentro de unos meses, Toro Rosso puede llevar la voz cantante en las curvas de Mónaco y Hungría. Con tanta igualdad, ser el cuarto o el octavo equipo dependerá de pequeños detalles, y el coche debe estar a la altura. “A medida que los otros mejoren sus coches, veremos qué objetivos nos ponemos”. Ni siquiera descartan a Renault como una amenaza.

Y así como conseguir un buen resultado en Baréin será un gran reto, Sainz ya ha interiorizado que 2017 es una constante carrera de obstáculos que pondrá a prueba su talla de piloto ganador. La arriesgada estrategia en China, que hizo tirarse de los pelos a su equipo antes de la carrera, fue toda una declaración de intenciones sobre la filosofía con la que pretende convertirse en 'el mejor de los mortales'. Asumiendo el riesgo como una oportunidad y reforzando su confianza al volante, Carlos puede ser el nuevo 'Matador' de la F1. Para su padre, que aún conserva este distintivo a sus recién cumplidos 55 años, no habría orgullo más grande.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios