La incógnita del nuevo MCL32 y la "droga" de Fernando Alonso en 2017
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
expectación ante la evolución de honda

La incógnita del nuevo MCL32 y la "droga" de Fernando Alonso en 2017

McLaren espera mejorar la sexta plaza de 2016 pero mantiene la prudencia, mientras que Alonso sigue haciendo gala de una incombustible motivación tras tantos años en F1

Foto: El nuevo MCL32 de McLaren (EFE)
El nuevo MCL32 de McLaren (EFE)

Son cuatro años ya sin victorias y, si atendemos a Zak Brown recientemente, McLaren acumulará una quinta en 2016. El período más largo de su historia. Si la tendencia no cambia la próxima temporada, al menos desde el equipo británico se están esforzando para transformar su imagen y percepción. La presentación del MCL32 fue un colorido instrumento para ello.

La puesta en escena de McLaren será la más espectacular de esta pretemporada. La decoración del MCL32, impactante y diferente al resto de los monoplazas. Pero de momento todo es cosmética. Cuando aún está por descubrir el nivel competitivo de McLaren y Honda en esta nueva era, por ahora el equipo británico tiene que evaporar ese aroma de segunda fila que aún desprende, sobre todo al observar al nuevo Mercedes W08. Afortunadamente, Fernando Alonso destila todavía esa incombustible motivación y espíritu de ‘racer’ que, a pesar de sus dieciséis años en la Fórmula 1, no parecen mensajes para la galería sino coherencia en el personaje.

Foto:

Distinta sensación de poderío técnico

Obviemos ese recuperado color naranja o una decoración tan inconfundible como llamativa. Fernando Alonso nos decía que el “Mercedes y el McLaren son los monoplazas más elaborados” de entre los vistos hasta el momento. Pero aunque el MCL32 sí ofrece soluciones muy perfiladas, tampoco destila esa sensación de poderío en recursos técnicos que se reflejan en el impresionante W08. Que el fondo es la plasmación en un coche de carreras de las diferencias entre las estructuras y presupuestos de Mercedes y McLaren. Desde el equipo británico, ayer, se relativizaba esa llamativa falta de patrocinadores en su carrocería.

Desde Honda también se transmitía toda la prudencia posible. Hasegawa hablaba de igualar las cifras de potencia del motor alemán del pasado año. Si así fuera, sería un logro extraordinario para un fabricante que afronta tan solo su tercer año de tecnología híbrida, conviene no olvidarlo. Pero desde la presentación del Force India, y como se confirmaba en la de Mercedes, se ha extendido el pánico ante una “evolución sin precedentes” con la nueva evolución del motor alemán…

placeholder Fernando Alonso y al belga Stoffel Vandoorne (McLaren)
Fernando Alonso y al belga Stoffel Vandoorne (McLaren)

Los "riesgos" de Honda

En todo caso, las especulaciones sobre la competitividad de cada monoplaza serán protagonista durante un tiempo, sin olvidar a unos nuevos Pirelli cuyo comportamiento en pista todavía es una incógnita incluso para el propio fabricante italiano. El Brawn GP001 de 2009 ni siquiera acudió a las primeras jornadas de entrenamientos de aquella pretemporada. Nadie le hubiera dado ganador aquel año.

Algunas de las soluciones aerodinámicas que vemos estos días no funcionarán como otras. Puede que haya sorpresas. Quién sabe cuál será el nivel de un MCL32 en el que se comenzó pronto a trabajar. La mayoría de los grandes premios de 2016 se utilizaban con esta próxima temporada en mente. Hasegawa y Alonso recordaban el “gran riesgo” que ha corrido Honda con un motor de estructura totalmente nueva (“menos peso, “centro de gravedad más bajo”…) que recoge las lecciones de estos dos años. Son otros tiempos, pero Honda arrancó en 1983 con su motor turboalimentando, y en 1985 ya eran la referencia. Desde Renault, Bob Bell nos recordaba el clásico ciclo de cinco años para ganar un título. McLaren afronta con Honda su tercer año…

"Es como una droga"

Pero si la tecnología y las grandes estructuras protagonizan la Fórmula 1, resultaba estimulante escuchar al deportista, al factor humano. Alonso recordaba con algunos detalles llamativos su motivación para la presente temporada. Porque el español no parece acusar el desgaste de dieciséis años en la Fórmula 1, confirmando esa naturaleza incombustible que recuerda, por ejemplo, a Michael Schumacher.

“En mi caso, no puedo parar, es como una droga. Soy un “racer”, con ochenta años estaré en un kart, corriendo, quitando de en medio a los chavales que estén delante de mí”, nos recordaba el propio Alonso en la presentación del MCL32. El ejemplo de Nico Rosberg sirve como contexto para valorarlo. El piloto alemán dijo adiós exhausto tras lograr su único título. Mientras, Alonso no ha ganado ninguno desde 2006, acumula años de entrega física y mental, de viajes, de decepciones como las de estas dos últimas temporadas. Y aquí sigue: “Es como una droga…”. Un espíritu que se mantiene como uno de los grandes activos de McLaren.

Por todo ello, si algún día llega esa ansiada primera victoria de Alonso con McLaren y Honda tendrá un sabor único. Brown nos ha anticipado que no será en 2017 con este visualmente inconfundible MCL32. Pero a un auténtico “racer” algo así ni se le pasa por la cabeza. Aunque el Mercedes W08 tenga una pinta realmente impresionante.

Fernando Alonso McLaren Fórmula 1 Honda
El redactor recomienda