en el ojo del huracán mediático a final de temporada

Carlos Sainz, como el salmón que planta sus huevos tras remontar contra la corriente

El piloto español ha visto confirmado su rendimiento en 2016 con el gran apoyo de muchos periodistas a su posible sustitución de Nico Rosberg en Mercedes. Al principio no era así

Foto: Carlos Sainz en el Gran Premio de Singapur (EFE)
Carlos Sainz en el Gran Premio de Singapur (EFE)

“Me pregunto si Mercedes tiene el teléfono de Carlos Sainz padre. Estoy seguro de que ya ha echado un vistazo al contrato de su chico con Toro Rosso. Sería una buena historia (el fichaje por el equipo alemán) en todos los sentidos”. Así terminaba su artículo Maurice Hamilton, uno de los más veteranos periodistas de Fórmula 1, entre otros tantos que aconsejaban en las últimas fechas la ‘opción Sainz’ para Mercedes.

“Han debido leer esto”, explicaba el mismo Hamilton al día siguiente en Twitter, bromeando con la cadena 'Sky' cuando esta reproducía en las redes sociales las declaraciones recogidas en su último programa de debate semanal sobre F1, donde Sainz se convirtió en protagonista: “Me gustaría ver a Carlos Sainz allí (en Mercedes), “ha sido muy frustrante por su constante comparación con Verstappen en Toro Rosso, y sería bueno ver trasladado esto a un buen coche” declaraba Mark Hughes, otro de los influyentes periodistas que apoyaba la candidatura de Sainz para Mercedes.

Cuando el mercado centra positivamente su atención en un valor, se dispara su cotización. Como en el caso de Sainz, cuya percepción e imagen se ha amplificado extraordinariamente en estas últimas semanas en el contexto de la sustitución de Rosberg.

"Intenté mostrar fortaleza, pero fue difícil"

Martin Brundle, Karun Chandhok, Mark Blundell… varios ex pilotos y numerosos periodistas han señalado a Sainz como un potencial candidato para Mercedes. Semejante consenso en la prensa internacional –especialmente la británica– supone un considerable reconocimiento. Porque cuando Sainz y Verstappen se reunieron en Toro Rosso, la historia mediática de este eclipsó al español mientras en la pista sus resultados eran similares.

La decisión de Red Bull con Verstappen en Montmeló dejó a Sainz expuesto a la duda sobre su talento y posibilidades en la Fórmula 1. “Intenté mostrar fortaleza, pero fue un momento difícil”, reconocía estos días a la revista 'Autosport' al recordar la promoción del holandés, “la gente decía que era difícil para Kvyat, pero lo era para mí también”. "Verstappen no es mejor que yo", sacaba pecho aquel fin de semana en la difícil situación de remar contra la virtualidad de los acontecimientos. Terminó sexto.

Carlos Sainz, en Toro Rosso (EFE)
Carlos Sainz, en Toro Rosso (EFE)

"Os voy a demostrar que os habéis equivocado"

“Tenía que reaccionar y llamar pronto la atención de Renault. Me dije a mí mismo: os voy a demostrar que os habéis equivocado. Y llegaron inmediatamente mis tres mejores carreras en Fórmula 1”. Entre ellas, ese Gran Premio de Mónaco, cuya fotografía en el podio pudo ser realidad mientras el holandés insistía en besar los raíles. Al llegar a Baku, tres carreras después de aquellos días difíciles de Montmeló, Sainz fue renovado por Red Bull.

Como en Montmeló, hubo un segundo momento crucial para Sainz en 2016. Red Bull rechazó la oferta de Renault y el piloto se rebeló ante la prensa. “No puedo pasar toda mi vida como opción de Red Bull. Dependerá si quieren ejercitar (en 2017) su opción sobre mí, pero dependerá también si yo quiero hacer otro año con Toro Rosso”, avisaba antes de llegar Austin. Allí, una increíble vuelta le daba acceso a un inesperado Q3, rodó en cuarta y quinta posición para ser superado por Alonso in extremis tras una gran pelea final. Otro gran momento para reforzar palabras con hechos dentro y fuera de la pista, y poner los huevos tras remontar la corriente.

Al final, Sainz logró 42 puntos frente a los 4 de Kvyat, su dominio fue similar en los entrenamientos, y rodó 602 vueltas entre los diez primeros, doblando la cifra de su compañero ruso. La página oficial 'Fórmula1.com' señalaba a Sainz como el piloto que más ha ‘crujido’ a su rival de toda la parrilla, en primera posición y por delante de Fernando Alonso.

El destino de Carlos Sainz aún no está claro (Reuters)
El destino de Carlos Sainz aún no está claro (Reuters)

Entre los mejores en todas las clasificaciones

El gran mérito de Sainz en 2016 ha sido, como los salmones, su capacidad para remontar la corriente con una gran fortaleza mental y emocional, elevándose a un nivel superior de rendimiento con un monoplaza con la peor velocidad punta en muchas pistas desde mitad de temporada. Presente entre los diez mejores en todas las clasificaciones de 2016, la revista 'Autosport' le situaba en décimo lugar entre los 50 mejores pilotos del mundo en la tradicional clasificación que realiza a final de cada temporada.

En la Fórmula 1, un piloto compite en diferentes dimensiones: en el asfalto contra sus rivales, dentro del equipo, y en el terreno de la percepción ante los medios y la opinión pública. En 2017, Carlos Sainz ha ganado en todos los frentes. No se irá a Mercedes, pero el gráfico de su cotización en la Fórmula 1 mira hoy hacia el cielo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios