Es noticia
Menú
La importancia de que Carlos Sainz se meta donde no le llaman en Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SU RESPETO AUMENTA DENTRO Y FUERA DE LA PISTA

La importancia de que Carlos Sainz se meta donde no le llaman en Fórmula 1

Después de 39 fines de semana en la Fórmula 1, la figura de Carlos Sainz va creciendo no sólo en el asfalto, también en el paddock y ante la prensa, donde cada vez opina con más claridad

Foto: Carlos Sainz, sentado en su box de Toro Rosso.
Carlos Sainz, sentado en su box de Toro Rosso.

“Aprecio el esfuerzo de Charlie (Whiting), creo que es valiente por su parte venir y explicar, pero esto significa que antes algo no ha ido perfecto o del todo bien, así que es una consecuencia de que algo no está yendo bien”. Carlos Sainz opinó en Brasil sobre la rueda de prensa a la que acudió el Director de Carrera, a quien le dejó un mensaje. Tiene 22 años y acaba de llegar a la Fórmula 1, pero el madrileño tiene la suficiente seguridad como para opinar de un tema que no le concierne a él o a su equipo directamente, aunque sí a la F1. Su autoridad va tomando fuerza a medida que el paddock se transforma en un entorno en el que adquiere más confianza.

[Adiós oficial de Ron Dennis: ¿qué pasará ahora con McLaren?]

Quizás, si la escena de Whiting hubiera llegado el año pasado, la reacción de Sainz no hubiera sido tan contundente y mostrando tanta firmeza a la hora de explicar los argumentos. 39 fines de semana después de su primer gran premio se atreve a expresar posturas que van más allá de su estatus que se le presupone por edad y actual posición en la parrilla. Su manifestación tiene una importante carga significativa, más allá de que se pueda estar de acuerdo o no con el contenido de la misma, porque no es baladí referirse de este modo al Director de Carrera de la F1.

[Si sumó sólo 1 punto, ¿por qué Alonso no olvidará fácilmente este GP de Brasil?]

Es otro paso más que da hacia el razonamiento colectivo sobre el Gran Circo tras, por ejemplo el de México, donde señaló que deberían rediseñar los circuitos “poniendo grava en lugar de tanta escapatoria de asfalto”, algo que recalcó en la antesala del fin de semana en Interlagos cuando se le cuestionó sobre la salida de Hamilton en el Hermanos Rodríguez: “Si pones gravilla o algo que evite seguir recto, seguro que lo de Hamilton no se habría visto (...) La F1 es muy compleja. Charlie debe replantearse cosas para 2017, lo de México fue para decir 'hasta aquí'”. Su comentario en 'Movistar F1' estuvo acompañado de otro en relación a un tetracampeón del mundo: “Que a Sebastian (Vettel, con los insultos por radio) se le fue un poco la olla no es ningún secreto, pero llegó a ese punto porque se le llevó a ello”.

[La famosa llamada a Verstappen o el mejor 'zasca' de la Fórmula 1]

La advertencia de Sainz a Red Bull

Estas declaraciones como activo de la F1 vertidas en noviembre vienen poco después de otras más llamativas en octubre, cuando trasladó su lenguaje asertivo del asfalto a las ruedas de prensa para situarse en una posición exigente con respecto a sus jefes. “No voy a esperar toda la vida”, fue la advertencia en público a su equipo después de que le negasen su salida en dirección a Renault. Lo dijo alguien que tenía la sartén por el mango y, como en el actual caso de Whiting, con motivos concluyentes para razonar sus palabras.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Esta potestad ante el micrófono lo ha logrado hablando sobre su monoplaza. Sus actuaciones y resultados en pista le han dado el apoyo y respeto necesario para difundir su palabra sin la timidez de un principiante o de alguien nuevo. En este punto, al igual que cuando logra resultados como el de este domingo, conviene recordar que tiene 22 años, este es su segundo año en la Fórmula 1 y pilota un Toro Rosso, el séptimo coche de la parrilla.

“Aprecio el esfuerzo de Charlie (Whiting), creo que es valiente por su parte venir y explicar, pero esto significa que antes algo no ha ido perfecto o del todo bien, así que es una consecuencia de que algo no está yendo bien”. Carlos Sainz opinó en Brasil sobre la rueda de prensa a la que acudió el Director de Carrera, a quien le dejó un mensaje. Tiene 22 años y acaba de llegar a la Fórmula 1, pero el madrileño tiene la suficiente seguridad como para opinar de un tema que no le concierne a él o a su equipo directamente, aunque sí a la F1. Su autoridad va tomando fuerza a medida que el paddock se transforma en un entorno en el que adquiere más confianza.

Fórmula 1 Red Bull
El redactor recomienda