Si al abuelo de Carlos Sainz le importa un carajo lo que dice Charlie Whiting...
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
FERRARI PIDE REVISAR LA SANCIÓN A VETTEL

Si al abuelo de Carlos Sainz le importa un carajo lo que dice Charlie Whiting...

Este jueves de Fórmula 1, en el GP de Brasil, el Director de Carrera -Charlie Whiting- ha sido el invitado estrella de la rueda de prensa, sin aclarar mucho con respecto a México

Foto: Charlie Whiting rodeado de los pilotos este jueves en Brasil.
Charlie Whiting rodeado de los pilotos este jueves en Brasil.

“¿Tú te crees que mi tío o mi abuelo van a entender la minuciosa explicación de Charlie Whiting?” Después de la singular rueda de prensa en la que el Director de Carrera de Fórmula 1 aparecía rodeado de pilotos para explicar los incidentes de México, Carlos Sainz fue cuestionado sobre ello en 'Movistar F1' y respondió con otra pregunta. La F1, en la conferencia de prensa del GP de Brasil, dio la oportunidad de aclarar los hechos, pero volvió a caer en la especialización, el detalle y la pormenorización de una competición que pretende ser accesible al gran público. Argumentos, diferentes enfoques para que, al final, cada uno siguiera en su rincón y nadie convenciese a nadie. Un debate 'electoral' sin ganadores y que terminó, al final del día, liándose todavía un poco más: Ferrari pidió una revisión de la sanción a Vettel.

“Cada incidente es diferente. Los comisarios tienen una cantidad de imágenes enormes y muchos datos que vosotros no veis. Y necesitan un poco más de explicación en algunos que aparentemente parecen iguales, pero que no lo son”, razona Whiting para exponer que las pasadas de frenada en la primera curva de Hamilton (no penalizada) y la de Verstappen (penalizada) no eran iguales. “Cuando uno se pasa de frenada, hace un recto y mantiene la posición, eso ya es “sacar ventaja”. Si no, no se llamaría “pasarse de frenada”, comentó en Twitter Pedro de la Rosa sobre la argumentación de Whiting… Y no fue el único que no coincidía con el Director de Carrera y su “cantidad de imágenes y datos enormes”. ¿Para qué sirve tanta información si no convencen ni son legibles para el público? Ferrari, de hecho, insitió en que su piloto no hizo nada ilegal.

[¿Pilotará Sainz el mejor Toro Rosso de la historia en 2017?]

Vettel y Verstappen, presentes en la rueda de prensa, ya habían manifestado que no estaban de acuerdo con sus sanciones. Daniel Ricciardo, también dio su opinión favorable a esa sanción. Lewis Hamilton, Nico Rosberg y Felipe Massa, los que deben ser protagonistas del fin de semana, miraban como espectadores el debate. El movimiento de Ferrari, más que por lograr de nuevo subir al podio a su piloto, parece una estrategia defensiva de cara al futuro y un toque que evidencia más la incongruencia del asunto, por muchas cámaras y datos que manejen los comisarios.

Una foto publicada por Carlos Sainz (@carlosainz) el

¿Qué conclusión se ha sacado de tanto intento por aclarar tantas decisiones? La respuesta de Sainz habla de complejidad, de situaciones incomprensibles para el gran público, de normas que enfrentan a los propios pilotos (por tanto, muy claras no están) y de un camino erróneo… “Cuando un piloto pide penalización a un rival durante cuatro vueltas es algo que no está bien organizado. Y luego el que pedía penalización es penalizado”, comenta el joven madrileño.

Una barbaridad de información para decidir

La semana pasada, el expiloto y actual comentarista de 'Sky', redactaba la “espectacular cantidad de datos que manejan los comisarios: acceso a todas las cámaras de televisión, a las del propio circuito, las de cada monoplaza y en cada zona de pit-stop, además de todas las radios y cada dato de aceleración, frenada, giro de volante… Y pueden entrevistar a cada piloto y pedir información adicional a cada equipo”. Pero, analiza Blundell, “todos estos datos necesitan ser interpretados por un humano, en cada carrera hay comisarios diferentes y siempre habrá decisiones que complazcan más a unos que a otros”. ¿Conclusión? Poniendo el foco en el espectador, a simple vista, si analizaran sólo las acciones más excepcionales todo sería más sencillo, más comprensible, sabiendo que existe un abanico dentro de los incidentes de carrera en el que unos saldrán ganando y otros perdiendo.

[Cuando los pilotos de Ferrari eran 'linchados' públicamente en Maranello]


Son charcos en los que la propia Fórmula 1, sin querer, se mete. ¿Seguirá la misma obsesión de controlar todo cuando Ross Brawn esté al frente del plano deportivo de la competición? De cara al espectador, en este sentido, sería bueno no hilar tan fino. Como también que dejasen como están las radios, no como sugiere Max Verstappen: “Cuando estás caliente y tienes el micrófono abierto puedes decir cosas malas. Si le das un micrófono a un futbolista, imagina lo que se puede decir… o en otro deporte, no sólo fútbol... Creo que tener la radio así es peligroso. Deberían cortarla. Si es malo para las jóvenes generaciones deberían cortarla”. Sin un gran espectáculo sobre el asfalto, ¿es bueno para el negocio de la F1 evitar el que se vive a través de la radio? Al margen del morbo puntual que pueda haber en una determinada situación, sin la radio se pierden conversaciones claves para entender y seguir mejor la carrera.

[Lea noticias de Fórmula 1]

En 2017 las normas cambian y con ellas, tal vez, una manera más simple de seguir las carreras por parte del espectador. Al igual que la reglamentación ha dado pasos al pasado en busca de una F1 anterior, quizás ocurra lo mismo en la lectura de las carreras e impere el código de honor no escrito entre los pilotos, por encima de cámaras, telemetría y árbitros.

Fórmula 1 Max Verstappen Lewis Hamilton
El redactor recomienda