Es noticia
Menú
Sainz o cuando dan ganas de irse ya a Renault
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA SENSACIÓN TRAS UNA "DESASTROSA" CARRERA

Sainz o cuando dan ganas de irse ya a Renault

Carlos Sainz vivió en Japón una de las carreras más amargas de la temporada y no sólo porque su monoplaza sea el de peor velocidad punta, sino porque la estrategia no le acompañó

Foto: Carlos Sainz durante el GP de Japón.
Carlos Sainz durante el GP de Japón.

“Nada. Ha sido un desastre. Las paradas han ido bien, pero la estrategia no si hemos acabado decimoséptimo. El objetivo era rodar con aire limpio y no entiendo por qué hemos ido todo el tiempo en tráfico”. El rostro con el que atendía Carlos Sainz a las televisiones cuando se bajó de su Toro Rosso lo decía todo. En el GP de Japón, a la frustración por el monoplaza con la peor velocidad de la parrilla se le unió una carrera complicada por las decisiones tomadas desde el muro… y no lo pudo reprimir.

[Alonso, McLaren y Honda: el cielo se desplomó sobre sus cabezas]

La manera en la que se quejó a falta de tres vueltas por radio ya rezumaba una desesperación al volante que fue confirmada ante los micrófonos. “Al principio, iba más rápido que mi compañero y el equipo ha decidido que me quedase en pista porque íbamos mejor que Williams y alcanzábamos a Haas, pero después de la parada nos quedamos detrás de McLaren. El ritmo con aire limpio era muy bueno, no sé si para puntos, pero sí para estar más adelante, pero no hemos podido demostrarlo porque no hemos dado ni una sola vuelta casi en aire limpio y era difícil adelantar (en Suzuka, y sin velocidad punta)”. Kvyat y Sainz partían decimotercero y decimocuarto, respectivamente, y en la salida se ‘comieron’ a los Williams. Sin embargo y a pesar de tener un mejor ritmo inicial que los de Grove, Massa y Bottas sí finalizaron en los puntos con una estrategia ganadora de una sola parada (que le posibilitaba las características de su monoplaza).

Se le está quedando pequeño Toro Rosso

Si bien la pista y el tráfico de Suzuka pudo añadir pocos adjetivos al pilotaje de Sainz, ante las cámaras su figura sí que alcanzó este fin de semana tintes notorios de reputación y estatus. Al principio de la semana mandó una advertencia a Red Bull –“quiero ir a un equipo superior en 2018 y, siempre que lo tengan en mente, permaneceré en Toro Rosso”-, y al término de la misma fue directo en sus comentarios por radio (varios pitidos evitaron que se escuchase algún taco) y crítico con el equipo. Poco queda del rookie ‘tímido’ de hace poco más de un año y su proceso de maduración continúa esculpiendo a un Sainz con más autoridad para ir dando a entender que este Toro Rosso se le está quedando pequeño.

[El "desastre" de Sainz y la mala decisión de Toro Rosso]

Sainz venía de hacer en Malasia una de sus “mejores carreras de la temporada”, pese a terminar undécimo, sin puntos. Fue otro fin de semana en el que su respeto como piloto creció más por lo sucedido en el asfalto y la sensación que alimentaba su jefe, Franz Tost, cuando admitía que era “un profesional de alto nivel. Toro Rosso necesita a Carlos. Es rápido, con talento y en 2017 vamos a necesitar a un piloto de su nivel”.

[Rosberg da un zarpazo al Mundial en el peor día del año para McLaren]

¿Necesita más Toro Rosso a Sainz que Sainz a Toro Rosso? El madrileño, con 22 años recién cumplidos, ha estado bajo la disciplinada tutela de Red Bull desde los 15 años y el año que viene se convertiría en el piloto con más carreras iniciadas en la historia del equipo de Faenza (59, si no cambia el panorama). Actualmente, el “alto nivel” que decía Tost sobre Sainz, está por encima de un monoplaza que ruge con motor Ferrari del año pasado y que finaliza normalmente o bien según los mejores cálculos o por encima de lo previsto. Con Kvyat lleva un 9-2 a favor los sábados y sólo dos ‘derrotas’ los domingos. Además, en cuanto a errores graves, el equipo le dejó clavada una espina en el GP de Mónaco cuando dos malos pit-stops le privaron de lo que hubiera sido un histórico podio, sin ser este el único error en boxes esta temporada de Toro Rosso: también en Austria y Alemania. Por parte del piloto, el fallo en la clasificación de Canadá –cuando besó el Muro de los Campeones- ha sido la disculpa hacia el equipo más relevante de este 2016 (dos ‘resbalones’ de pocas consecuencias han sido el de Silverstone y el de este sábado en la Q2).

Renault ha renunciado,¿del todo?

“Creo que (Renault) ha renunciado. ¿Por qué deberíamos dejarlo ir? Sainz tiene un acuerdo a largo plazo con Red Bull y, en este momento, no diría que Renault sea una mejor apuesta que Toro Rosso… Después de haber invertido en él, no tiene sentido dárselo a Renault”, aseguraba Christian Horner a ‘Sky Sport F1’ este viernes en Suzuka, días más tarde de que se reconociera públicamente que Renault había ofrecido motores gratis a los austriacos por la libertad del español. Opiniones personales de Horner a un lado, los franceses cuentan con un gran presupuesto y una lucha para volver a pelear por ser campeones del Mundo: “Estamos al comienzo de un largo proceso, comprometidos en un programa de inversión en los próximos cinco años, suficiente para convertirnos en un equipo ‘top’” aseguraba el responsable de Renault Sport Racing, Jerome Stoll, antes de las vacaciones de verano.

[Alonso y la duda de McLaren: "Por qué hace unos días estábamos delante y ahora tanatrás"]

En Red Bull, de momento, le cierran las puertas a su salida. Entre la argumentación de Horner, está un “no diría que Renault sea una mejor apuesta que Toro Rosso” y quizás no lo sea para el año que viene desde el punto de vista del monoplaza, pero entre que Toro Rosso nunca será “un equipo ‘top’” y que deja en demasiadas carreras sensaciones amargas, es normal que a un piloto en progresión como Sainz le estimule más avanzar en un equipo con su mismo objetivo.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

A corto y medio plazo la realidad es que Red Bull tiene las puertas cerradas. “2017 va a ser un año muy duro para mí. Quiero estar en un equipo superior en 2018”(llámese Red Bull, Renault, McLaren, Ferrari...),recordaba ante la prensa el español al inicio de este fin de semana. Entonces, ¿por qué continuar en Toro Rosso? Una cosa es lo que ponga su contrato y otra las ganas que hay de que se cumpla.

“Nada. Ha sido un desastre. Las paradas han ido bien, pero la estrategia no si hemos acabado decimoséptimo. El objetivo era rodar con aire limpio y no entiendo por qué hemos ido todo el tiempo en tráfico”. El rostro con el que atendía Carlos Sainz a las televisiones cuando se bajó de su Toro Rosso lo decía todo. En el GP de Japón, a la frustración por el monoplaza con la peor velocidad de la parrilla se le unió una carrera complicada por las decisiones tomadas desde el muro… y no lo pudo reprimir.

Fórmula 1
El redactor recomienda