Es noticia
Menú
'Haciendo caja' en Singapur: por qué Alonso vale su peso en oro en la Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA PUGNA ECONÓMICA, CON TORO ROSSO

'Haciendo caja' en Singapur: por qué Alonso vale su peso en oro en la Fórmula 1

El rendimiento de McLaren desde el viernes no apuntaba al resultado de Alonso, quien supo optimizar sus opciones para convertir al MP4-31 en el "cuarto coche cuando no lo era"

Foto: Fernando Alonso en el pit-lane de Marina Bay.
Fernando Alonso en el pit-lane de Marina Bay.

“Cuando era quinto en la primera curva, llegué a soñar con el podio. En Singapur sabes que pueden pasar cosas por delante, así que el tercero quizás era posible...”. Que Fernando Alonso saboreara semejante posibilidad tras su arrancada en el GP de Singapur sonaba a ‘boutade’, pero tampoco ajena a la particular dinámica de las carreras de Marina Bay. Y que secundara a Mercedes, Red Bull y Ferrari con aquel monoplaza trotón del viernes nos recordaba que el español sigue valiendo su peso en oro para un equipo de Fórmula 1. ¿Hipérbole con incienso? No tanto, y veamos por qué.

[Algo falla en Ferrari si te roban la cartera y explicas que no podías evitarlo]

“Fernando también es bueno a una vuelta, pero es increíblemente competitivo y no comete fallos a lo largo de todo el año”, explicaba Jenson Button esta misma semana en una entrevista para el canal británico 'Sky' en la comparación con Lewis Hamilton. Una consistencia que se convierte en el mejor de los avales deportivos y, sobre todo, económicos para un equipo de F1. En Marina Bay se comprobó de nuevo.

[Rosberg gana, Alonso regala un séptimo a McLaren y Ferrari un podio a Hamilton]

Sacar la calculadora a pasear

Cada punto en la pista se traduce en millones de euros para el año siguiente. En este sentido, 2015 fue un desastre para McLaren. Con más fiabilidad esta temporada, el equipo británico necesita engordar la hucha al máximo. En Singapur, McLaren albergaba la esperanza de ser el ‘cuarto equipo’, pero el viernes se descubrió que ni llegaba al quinto. ¿Lo peor? Toro Rosso, su rival inmediato en la clasificación de Constructores, superaba netamente al equipo británico.

[Alonso soñó tras la primera curva: "Pensé en el podio"]

A Alonso le distingue una gran visión holística, tanto en carrera como en el arco de un campeonato, optimizando de manera casi robótica su rendimiento en función de los objetivos marcados por esa visión ¿Los de este pasado fin de semana? El sábado, el español sacó la calculadora a pasear en sus mensajes: “Limitar daños, el resto del año estaremos por delante de Toro Rosso”. Al terminar la carrera, Alonso había superado a sus dos pilotos y McLaren aumentaba su ventaja (de tres a siete) en un trazado menos propicio de lo esperado para el MP4-31.

"Y frené muy tarde en la primera curva..."

Alonso plasmó en la pista el domingo lo que nos había anticipado el sábado. Recordaba la víspera de Montmeló 2013 cuando dibujaba en el aire lo que al día siguiente cuajó en el asfalto. “Si mañana hacemos una buena salida, tenemos unas vueltas limpias y buena degradación...”. En aquel Gran Premio de España fue un ejemplo de implacable precisión quirúrgica en la ejecución de una estrategia de victoria desde la quinta posición: adelantó en la primera vuelta a Raikkonen, Hamilton y Vettel para subir a lo más alto del podio.

[Sainz corrió a la pata coja en Singapur: con 180 CV menos]

La primera curva será crucial, mucho dependerá de en qué posición salgas de ella, y luego la estrategia…”, nos contaba el sábado. “Elegí salir por el exterior, el accidente (de Hulkenberg) no me afectó ya que era sexto en ese punto. Luego, frené muy tarde en la primera curva y adelanté a Kvyat y Raikkonen…”, explicaba respecto a la maniobra de la salida. El equipo acompañó con la estrategia, y un monoplaza que estaba “al pelo” el viernes terminó como “cuarto coche” en la meta.

[¿Colocará en 'su sitio' el nuevo motor Honda a McLaren?]

Y lo dicho. Siete puntos de ventaja sobre Toro Rosso. Williams casi dobla los de McLaren (111 por 54) con lo que la lucha deportiva y económica con los italianos será clave hasta final de campeonato. Además, Alonso suma ahora 37 puntos por los 16 de Button. A día de hoy, casi dobla a su compañero de equipo. Como en la mayor parte de su trayectoria en la F1.

Otra vez haciendo caja

Porque este es uno de los valores que Alonso garantiza para los Briatores, Montezemolos y Dennises de turno: un botín de puntos que financieramente valen su peso en oro para los equipos. Más si cabe al compararse con sus compañeros cuando no se disponía de monoplazas particularmente competitivos.

De corrido y desde 2008, por ejemplo. Alonso logró entronces en Renault 61 puntos por 19 de Nelson Piquet. 26 a 0 con el ‘zambombo’ de 2009. 2010, ya en Ferrari: 252 por los 144 de Massa. 257 por 118 al año siguiente. 2012: 278 por 122. 2013: 242 frente a 112, también con el brasileño. 2014, con Raikkonen en Ferrari: 161 por 55 a bordo de aquel desastre híbrido. 2015 le dejaba 16 a 11 a favor de Button, pero con pistola de Honda y la ruleta rusa de la fiabilidad.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

¿Cabe lanzar las campanas al aire por un séptimo puesto en Singapur? No parece un resultado muy espectacular para alguien como Alonso. Pero en otro circuito urbano -y de piloto- como Mónaco también optimizó su rendimiento para lograr un quinto puesto que el monoplaza no tenía. Ya sabemos, todo empieza el sábado cuando te cuelas en el Q3 y el domingo arañas hasta donde puedes llegar. Allí, como en Singapur, el piloto español volvió a hacer ‘caja’ para los suyos.

“No éramos el cuarto equipo más rápido aquí así que, ser séptimo, gracias a la estrategia y al equipo, me hace muy feliz…”. Gotas como la de ayer han reportado año a año un importante capital económico para sus equipos. El Gran Premio de Singapur fue otra bayeta exprimida hasta la última gota.

“Cuando era quinto en la primera curva, llegué a soñar con el podio. En Singapur sabes que pueden pasar cosas por delante, así que el tercero quizás era posible...”. Que Fernando Alonso saboreara semejante posibilidad tras su arrancada en el GP de Singapur sonaba a ‘boutade’, pero tampoco ajena a la particular dinámica de las carreras de Marina Bay. Y que secundara a Mercedes, Red Bull y Ferrari con aquel monoplaza trotón del viernes nos recordaba que el español sigue valiendo su peso en oro para un equipo de Fórmula 1. ¿Hipérbole con incienso? No tanto, y veamos por qué.

Fernando Alonso Fórmula 1 McLaren Red Bull Lewis Hamilton Sebastian Vettel Honda
El redactor recomienda