MERCEDES ARRASÓ EN LA CASA DE LA SCUDERIA

Desmontando a Marchionne: esta es la cruda realidad de Ferrari

Ferrari afronta un panorama de dudas después del vistoso podio de Monza. No sólo porque a partir de ahora tendrán difícil ganar a Red Bull, sino por la incógnita del 2017

Foto: Vettel después de lograr el tercer puesto en el GP de Italia.
Vettel después de lograr el tercer puesto en el GP de Italia.

“No se perdió demasiado tiempo en la reestructuración. Nos hemos concentrado en una sola persona, James (Allison), como si pudiera ser la respuesta a todos los problemas. Es un gran técnico y estoy seguro de que siempre he tenido una gran cantidad de conocimiento, pero nunca ha sido un ingeniero adecuado para dar estabilidad. Con Mattia (Binotto) estamos en las manos correctas, creándose un gran equipo de trabajadores jóvenes”. Este fin de semana, el presidente de Ferrari, Sergio Marchionne, despachó de forma poco elegante a su anterior responsable para ensalzar, con optimismo, un nuevo proyecto del que ha adelantado que “el motor de 2017, en parte, ya está en el banco de pruebas” y no tiene la “menor duda de que el coche va a estar allí”.

[Qué difícil es ser Ferrari y no poder plegar velas para pensar en 2017]

¿Qué credibilidad tiene un nuevo brindis al sol de la cúpula de Ferrari? Sus argumentos se pueden desmontar desde dos puntos de vista: el del número incontable de promesas y el de la actual realidad deportiva.

“No vamos a tirar la toalla”, aseguraba antes de vacaciones Maurizio Arrivabene cuando se le cuestionaba por si iba a centrarse definitivamente en 2017. Su filosofía le impide realizar tal afirmación, aunque la razón no estuviera de su lado (ya eran el tercer equipo en Constructores, por detrás también de Red Bull). Antes, al inicio de temporada, Marchionne y su jefe de la Scuderia afirmaban que el objetivo era “ganar a Mercedes”, algo que mantuvieron hasta prácticamente este verano. ¿Eran los únicos que no veían que esa meta era demasiado romántica como para ser verdad? La utopía es contra lo que ha luchado Allison en el par de años que ha estado en Maranello (“mi principal contribución ha sido romper el círculo vicioso de Ferrari, el cual empezaba el año con un coche que no era el mejor y centraban sus esfuerzos en mejorarlo, teniendo un quijotesco asalto a un campeonato que ya estaba perdido, desperdiciando dinero para el año posterior, donde volvería salir con otro coche más lento de lo que podía ser. Si ignoras el futuro lo pagas enormemente”).

[Ferrari ha retrocedido en Alemania, ¿hora de pensar en 2017?]

Las nuevas promesas, como las viejas

Jock Clear, director de operaciones en pista de Ferrari, al contrario que Marchionne sí echará de menos a Allison, “perder a alguien como James, de su calibre, es algo que no pasará desapercibido. El equipo va a tener que trabajar duro para cubrir ese vacío” y también se ha referido a esa utópico y romántico sentimiento de salir a ganar siempre… “He visto a un grupo de personas muy motivadas, muy apasionadas. Pero esa pasión puede ser a veces nuestro talón de Aquiles, ya que puede lastrarnos”. Las palabras de Marchionne de este pasado fin de semana, después de recordar las de Clear y Allison, parecen más de lo mismo. No se diferencian en nada a las anteriores promesas y buenos deseos. En la Fórmula 1, que todo se puede cuantifica, hay poco margen para los milagros.

Deportivamente, Ferrari salvó 'su' GP de Italia merced a que el de Monza es la mejor pista de todo el calendario para que se luzca el motor, punto fuerte de la Scuderia y punto débil de su principal rival, Red Bull. Pero el campeonato no está formado de pistas con ese perfil tan extremo y, la próxima carrera, en Singapur, puede dejar un panorama bien distinto, como el resto de pruebas… En las siete que restan, los austriacos son favoritos para que estén prácticamente siempre en el podio, acompañando a la imperturbable Mercedes.

[Rosberg gana en Italia gracias a la 'pifia' de Hamilton]

Si Marchionne está contento con su motor de 2017, ¿cómo estarán en Mercedes? En Italia, las flechas plateadas no tuvieron rival. Si el chasis del W07 es lo suficientemente bueno como para lograr la victoria en trazados aerodinámicos como Hungría, en trazados de pura potencia no sólo gana, sino que avasalla y arrasa. Se permitió el lujo de ir con una táctica diferente a las de los rivales -más conservadora- y con ella Hamilton pudo acabar segundo pese a girar la primera curva en sexta posición. Con las nuevas normas, Ferrari necesita hacer algo más que un buen motor para 2017.

Otro borrón y cuenta nueva, malo

Al margen de estos datos de potencia que deparó Monza (Rosberg sacó 21 segundos a Vettel), hay otros motivos que invitan a dudar del proyecto deportivo del equipo de Maranello. Marchionne ha señalado que “no se ha perdido demasiado tiempo” en la transición de Allison-Binotto, pero la experiencia de la Fórmula 1 habla de “largo plazo” (Clear) y apuestas por proyectos estables. La Scuderia, en los últimos seis años, ha tenido numerosas idas y venidas: desde la salida de Aldo Costa a finales de 2010 a un cambio en el organigrama que pasó de Domenicalli a Mattiaci y ahora a Arrivabene. Presidente nuevo desde hace menos de dos años… Muchos cambios (el último la llegada del aerodinamista francés David Sánchez) y ningún mundial.

[Cómo una tragedia humana hace un enorme destrozo a Ferrari]

¿Con el cambio tan importante de Binotto por Allison sucederá algo diferente? No inspira confianza atendiendo a ejemplos recientes que han triunfado: Red Bull trabajó desde 2007 con la misma estructura para tener un coche ganador en 2010 y Mercedes comenzó su plan estratégico en 2010 para tener en 2014 el motor y monoplaza dominador. McLaren Honda lleva desde 2015 trabajando para las reglas de 2017, ¿y Ferrari?

Palo de Lauda a las "prisas" de Ferrari

“Si ignoras el futuro lo pagas enormemente”, decía Allison. Lauda fue más contundente este fin de semana: “La gente de Ferrari son muy sensibles: si va bien, están relajados y despreocupados, lo que es malo para la continuidad del éxito. Y si no va bien, hay una presión implacable desde el interior y el exterior, que crea prisas y hace que opten por soluciones rápidas”.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

“Creo que han ayudado a Ferrari solamente lo que han querido. Es mejor batir a Ferrari que a Force India...”, confesaba Bernie Ecclestone en abril, cuando la publicación alemana 'MotorSport-Total' aseguró que se había producido una transmisión de información entre Mercedes y Ferrari para implementar algo el motor de este, algo que volvió a repetir este fin de semana: “Mercedes le ayudó, pero obviamente no lo suficiente”, a lo que añadió Toto Wolff, en la misma conversación, “por supuesto que no. Al final, el éxito tiene que ver con la gente, ¿no es así, Bernie? Con las personas adecuadas que lo hagan bien”… ¿tiene Ferrari las personas adecuadas?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios