La espiritual preparación de Hamilton para morder a Rosberg: "Encontré mi camino"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
BUCEANDO EN LA MENTE DEL CAMPEÓN DEL MUNDO

La espiritual preparación de Hamilton para morder a Rosberg: "Encontré mi camino"

Hamilton afronta un fin de semana en el que puede poner de su lado el campeonato por primera vez en 2016 ya que llega a Hungría sólo con un punto de desventaja con Rosberg

placeholder Foto: Lewis Hamilton, esta semana, en su gimnasio de cara al GP de Hungría.
Lewis Hamilton, esta semana, en su gimnasio de cara al GP de Hungría.

“Honestamente, ahora me siento más fuerte. Tengo esos días en los que siento que el mundo se va a acabar, que no voy a ganar este campeonato… y mira donde estoy ahora: a un punto del liderato. Si hubiera renunciado en cualquier momento… Esto demuestra que nunca debes hacerlo. En términos de mentalidad, me encanta el reto de luchar contra mí mismo. Sólo yo sé lo que hay en mi cabeza. A veces esto de encontrarte lleva un tiempo, pero acabo de encontrar mi camino”. En España, en 2007, se dibujó a un inmaduro Lewis Hamilton. Como un joven con una personalidad en forma de niñato caprichoso y mimado por McLaren. De eso hace casi una década y conforme ha avanzado el tiempo, su figura se ha ido moldeando hacia otro nivel, lejano de esa primera impresión.

[¿Qué ocurrirá en Ferrari si Allison, su cerebro, dice adiós?]

La semana pasada, en una entrevista organizada por UBS en la que diferentes aficionados le lanzaban preguntas a través de Facebook Live, el tricampeón del mundo habló de una de las claves que le ha caracterizado en su etapa en Mercedes: la mentalidad. Hay pilotos que, simplemente, se aíslan de su entorno sin aparentes problemas. Tienen una capacidad de concentración 'mágica' para quitarse la tremenda presión existente. Lewis, en este sentido, es especial y, como reconoce, mantiene una lucha con él mismo. Sabe que posee el talento y la velocidad, sólo es cuestión de tener todo ordenado en la cabeza y bajo control para aplicar sus cualidades cuando salta al asfalto.

“He corrido en Brasil muchas veces… en la PlayStation”

Hamilton llegó a la Fórmula 1 desnudo, enseñando su lado más visceral. No era un 'robot' que respondiese de la misma manera a cada pregunta o se comportara como se espera de un piloto de F1. “He corrido en Brasil muchas veces en la PlayStation, con mi hermano y siempre he ganado yo”. No suele escucharse tanta sinceridad y espontaneidad en el Gran Circo cuando le cuestionan por la falta de inexperiencia ante un trazado nuevo para él y jugándose el título.

[El Alonso más personal: "Si mis hijos quisieran ser pilotos estaría contento"]

“Cuando era más joven, si tenía una mala carrera, era muy duro conmigo, muy negativo. Recuerdo algunas carreras en las que no salía de mi habitación en tres o cuatro días. No hablaba con nadie, no utilizaba mi teléfono (ahora esto es imposible, sólo hay que ver su frenética actividad en las redes), sólo intentaba sacarme a mí mismo de esa oscuridad en la que me había metido. Entonces, de alguna manera he salido de ahí y lo he tratado de convertir en algo positivo. Hay que mirar la situación, intentar sacar lo positivo y dejar atrás lo negativo”. Después del séptimo puesto de Brasil 2007 en el que se le escapó el título, quizás tardó más en volver a pisar la calle. Ahora, “me fijo en Barcelona este año, por ejemplo. Fue un bajón tremendo para mí. Al día siguiente me levanté, fui a correr y pensé en cosas distintas”.

[Horarios de este Gran Premio de Hungría]

Esta madurez es lo que le sirvió hace dos años para dar la vuelta a la tortilla cuando Nico Rosberg afrontaba la segunda parte del campeonato con dos carreras de ventaja y el británico terminó el año ganando seis de siete carreras (la otra terminó segundo). “Es de locos pensar en el déficit de 43 puntos que tenía (con Rosberg este año en Montmeló), que parecía imposible de recuperar. Soy humano, esos días sentía como si fuese imposible, pero sólo tienes que seguir adelante. Puede que lo superes rápido, a veces se tarda más, pero solo tienes que seguir adelante”. Y este GP de Hungría lo afronta con un único punto de desventaja.

“Si no hay huevos para frenar tarde...”

Esta semana ha rendido homenaje en sus redes sociales a dos de sus héroes, Muhammad Alí y Nelson Mandela. En ellos ha encontrado la inspiración para mantener bajo control sus aptitudes en un monoplaza. Le han ayudado a focalizar su temperamento con el objetivo de volar sobre el asfalto y hacer en cada gran premio, lo que sugirió en Bélgica 2008: “Si no tienes huevos para frenar tarde, es tu problema”. En el camino de esa búsqueda de la inspiración y el que le lleva a hallarse a sí mismo es en el que va dejando gotas místicas y profundas, además de frases para el recuerdo. No sólo su apariencia de rapero es lo que le hace diferente al resto. Quizás Massa, de la actual parrilla, es quien más se le asemeja en cuanto a la sensación alejada de la frialdad que desprende el resto de pilotos.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

“Yo nunca dejo que nadie interfiera en mi proceso mental”. Este fin de semana de Hungría puede que sea la confirmación de su remontada y lidere, por primera vez en 2016, el campeonato. “Sé que soy tan bueno como Ayrton Senna”, apostó en 2008. De momento, tiene los mismos títulos que su ídolo brasileño y cuando lo logró se vació por dentro: “No sé qué más va a llegar. No tengo ya a nadie que igualar. Solo me queda acostarme y soñar con cosas más grandes”. Desde hace dos años y medio pilota el coche fantástico, ese que transforma en realidad los sueños que fabrica su particular mente.

Fórmula 1 - GP de Hungría PlayStation Noticias F1 Lewis Hamilton McLaren Nelson Mandela Ayrton Senna Fernando Alonso Nico Rosberg
El redactor recomienda