EL LÍDER DEL MUNDIAL Y SU PROBLEMA CON EL AGUA

Rosberg se tiene que tragar su propio orgullo sin poder decir ni mu

El líder del campeonato se vio superado por su compañero en mojado. Fue incapaz de controlar su Mercedes y no encuentra una razón sólida para explicar esa "falta de ritmo"

Foto: Nico Rosberg bajo el chaparrón del domingo en Mónaco.
Nico Rosberg bajo el chaparrón del domingo en Mónaco.

Ayrton Senna demostró que si eres capaz de pilotar sobre mojado, eres capaz de hacer cualquier cosa. Para mí es algo natural. Soy muy sensible, me siento muy confortable en el agua. Sé dónde atacar, dónde no hacerlo y este es el resultado hoy”, indicó Lewis Hamilton en 2008 cuando venció en Silverstone de una manera intratable. Este pasado fin de semana volvió a mostrar su pilotaje en agua y dejó en una situación comprometida a su compañero, Nico Rosberg, actual líder del mundial de Fórmula 1, a quien Mercedes pidió que le dejara pasar durante la carrera. El alemán habla de “un problema de temperatura en los frenos, pero no lo sé seguro. No sentí que pudiera ir al límite al principio de la carrera con los neumáticos de lluvia. No tenía el ritmo para pelear por la victoria y necesitamos entender por qué”. Sus problemas no se acabaron ahí ya que sobre la línea de meta de Mónaco, justo cuando volvieron a caer algunas gotas, Nico Hulkenberg le adelantó con su Force India. Un mal trago y ningún argumento sólido para explicarlo.

[La amarga copa de cicuta que Red Bull bebió en Mónaco]

En Mónaco 1991, Gerard Berger se acercó a su compañero de McLaren, Senna, para preguntarle cómo había logrado ir tan rápido con la pista mojada y un vehículo tan difícil de controlar en esas circunstancias. El brasileño le miró y sonrió, “salí del box con el mismo coche que un día antes había presentado problemas y los defectos ¡habían desaparecido!. Estaban allí, pero no los sentía”, explicó posteriormente el tricampeón en una entrevista a 'Play Boy'. Como Berger, Rosberg no encontró el equilibrio este domingo sobre el agua. “Los problemas han sido muchos, como por ejemplo los de la temperatura, el agarre… Una lástima. Estoy decepcionado”, explicaba Rosberg este domingo.

[Cuando Alonso recordó a Ron Dennis quién es "todavía el mejor"]

 

“Rosberg es un piloto que piensa. Hamilton es más rápido, pero no más inteligente que Rosberg”, señalaba el experimentado comentarista británico Murray Walker hace dos años en plena rivalidad entre ambos pilotos tras el punto de inflexión ocurrido en Mónaco. Dentro de esa “inteligencia” de Rosberg se encuentra el desmenuzamiento de la telemetría para saber dónde se puede rascar más, pero bajo la lluvia, el papel se moja y las letras se borran. Los datos se desfiguran y el instinto y la velocidad brota. Tal vez los números no puedan aclarar por qué “Nico no tenía ritmo hoy”, como también reconoció Toto Wolff, pese a llevar el mismo monoplaza que Hamilton, "tenemos que ver qué pasó".

Lo único cierto: “Nico no tenía ritmo”

“Quedó claro desde el principio que Nico no tenía ritmo. Tenemos que analizar por qué, aunque signos iniciales señalan de un problema de temperatura en los frenos. En ese punto nos vimos en la necesidad de comunicarle que aumentara la velocidad o que dejara a Lewis pasar. Una vuelta después, no había logrado encontrar ese extra del ritmo, así que le pedimos que se apartara y lo hizo inmediatamente. Aumentó el crédito de Nico en cuanto a su ética de equipo. Desafortunadamente, su ritmo no se recuperó en toda la tarde hasta el punto de perder su sexta plaza en la curva final cuando una lluvia ligera comenzó a caer”. Paddy Lowe expuso la posición protectora en la que está el equipo con respecto a Rosberg, con respecto a un piloto al que perjudicaron en boxes y al que pidieron con éxito que fuera adelantado por su compañero.

Wolff, de un modo original, también le dio una reconfortante palmadita en la espalda: "Si tuviera una gorra como la de Niki Lauda debería quitármela por Nico tras haber cedido su posición en una situación tan difícil, ¡anteponiendo el interés del equipo primero!". (¿Y si perdiera el título por una diferencia de pocos puntos?) Al mismo tiempo, el jefe de Mercedes, se quitaba también el sombrero con su otro piloto pero por un motivo diferente, pilotar 31 vueltas con neumáticos de lluvia: "Si alguien podía manejar esta situación, ese era Lewis Hamilton".

[Toro Rosso tira a la basura una oportunidad de Carlos Sainz]

 

Hasta que los datos digan lo contrario se puede pensar, simplemente, que Nico no cogió el punto a su W07 en Mónaco con lluvia -en seco no dio los mismos síntomas de flaqueza- o ir más allá y sugerir que el coche tuvo problemas como consecuencia de no pilotar el monoplaza dentro de la ventana de rendimiento para el que fue concebido. Un efecto dominó que ocurre cuando, por ejemplo, aparece un safety car: si no vas rápido, los frenos no se enfrían de la misma manera.

“No pienso en el mundial, yo quería ganar aquí. Es Mónaco, la carrera más emocionante de todas. Estoy súper decepcionado. ¿Los puntos? Eso ahora no me importa”. El cabreo del germano no inspira la frustración de quien sufre un problema de fiabilidad o un error en el pit-stop. Es algo más profundo que, con su “inteligencia”, seguramente estudie para tratar de que no vuelva a suceder. Un jarro de agua fría, un mazazo que el líder del Mundial se la haya tenido que envainar (dejar pasar a su compañero) y no pueda decir ni mu. Tal vez el futuro equilibre su gesto: "Tenemos un ganador feliz y un desafortunado séptimo. Es lo que probablemente puedas llamar mezcla de emociones (risas). ¡Pero en dos semanas las cosas puedes ser justo al contrario!", recuerda Wolff.

 

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios