JOHN HOGAN, 'poder fáctico' DURANTE DÉCADAS

El 'hombre Marlboro': "Senna era alguien en quien nunca sabías si podías confiar"

John Hogan fue un verdadero poder fáctico entre bastidores como responsable de Marlboro, el patrocinador más importante durante tres décadas. En la Fórmula 1 vió y vivió todo

Foto: John Hogan atendió a El Confidencial en Montmeló (Foto: Javier Rubio)
John Hogan atendió a El Confidencial en Montmeló (Foto: Javier Rubio)

Quizás sea desconocido para el gran público, pero el nombre de John Hogan ponía firme a casi todos. Durante tres décadas –desde 1972 a 2002–, el australiano fue junto con Bernie Ecclestone uno los personajes más influyentes en la Fórmula 1. Verdadero poder fáctico como el 'hombre Marlboro"; del australiano dependían millonarios presupuestos y decisiones que determinaban el futuro de pilotos y equipos. Vitalista y apasionado, fue amigo personal de las principales figuras de la Fórmula 1 durante décadas y compartió con ellas innumerables experiencias. La conversación con Hogan para El Confidencial habría durado horas, tal es su riqueza de experiencias, vivencias y conocimientos del Gran Circo.

Pregunta. Usted ha vivido lo que puede considerarse la edad dorada de la Fórmula 1...

Respuesta. (Corta la pregunta, antes de seguir con el resto) Sí, es cierto. Hace unos minutos estaba hablando con un muy buen amigo mío, Keke Rosberg, y decíamos esto. Su visión es la de que “tuvimos los mejores momentos”. Desde 1972 hasta 1992, aproximadamente.

P. Entonces, desde su experiencia personal, ¿podría entonces comparar aquella época y la actual?

R. Lo que caracteriza aquella era dorada es que era libre, fácil, relajada. Iba mucho más sobre el deporte, mientras que la actual no es tan fácil, y va más sobre el proceso de cómo ganar un gran premio. En aquella época, la de Keke, no tenían esos procesos para ganar una carrera. Él era un buen ejemplo. Pilotó coches que, después de la carrera, te preguntabas cómo había podido sobrevivir.

P. ¿Y desde el punto de vista comercial y de marketing?

R. Bueno, el patrocionio estaba en su infancia en aquella época dorada de la F1. En los sesenta y primeros setenta, los patrocinadores eran básicamente las compañías de neumáticos y de combustibles. Pero al comienzo de los setenta llegaron los compañías de tabaco y sus marcas (John Player, Gold Leaf…) y luego Marlboro. Esta fue la marca que ayudó a cambiar todo.

P. Incluso Marlboro, como marca, también se transformó desde su llegada a la Fórmula 1. Hubo un antes y un después a nivel mundial.

R. Cuando Marlboro comenzó en la Fórmula 1, en 1971/72, era una marca muy, muy pequeña. Teníamos un posicionamiento en Estados Unidos y un poco en Italia. Pero cuando se prohibió la publicidad del tabaco, teníamos una posición de liderazgo de marca en 87 de los 122 países analizados. ¿Qué papel jugó el mundo del motor? Es difícil calcularlo, pero ciertamente fue un factor que contribuyó a ello.

P. Por su posición, usted tuvo un gran poder en la Fórmula 1. Influyó en muchas decisiones clave de la época: cuando Ron Dennis entró en McLaren, cuando se introdujo el motor Porsche, decisiones sobre pilotos, salarios, etc.

R. Sí, sé lo que quiere decir. Tuvimos la fortuna de conocer gente con ideas afines, gente que quería ganar a toda costa. Ron Dennis, a quien conocía, es uno de ellos. Cuando McLaren entró en bancarrota, trajimos a Ron para que enderezara las cosas. Durante unos tres años, él y yo y algunas otras personas nos planteábamos cómo hacer de McLaren un gran equipo otra vez. Así que presentamos un plan a Porsche; sabíamos que si lo hacíamos adecuadamente, Porsche construiría el motor. La contribución más importante que McLaren hizo es especificar que fuera pequeño y ligero, esa fue la clave.

Las personas más significativas de la historia de la F1 han sido Enzo Ferrari, Colin Chapman y Bernie EcclestoneP. Marlboro jugó también –y sigue jugando– un papel clave en la historia deportiva y financiera de Ferrari. Y usted estuvo también detrás.

R. El tema de Ferrari comenzó en 1984. Fue un acuerdo económico, porque habíamos estado hablando con Enzo Ferrari y nos sugería que por qué no contribuir algún día con el salario de los pilotos y con su identificación. Empezamos con Didier Pironi, Tambay…

P. Usted era la figura más buscada de la Fórmula 1. Muchos pilotos, al margen de sus equipos, buscaban ese adhesivo de Marlboro en el pecho, que suponía un salario adicional para ellos y también cierto prestigio.

R. Parte del marketing de los cigarillos o de cualquier producto es que la marca fuera bien conocida en su mercado a través de un ‘héroe’ de ese país. Llegamos a tener 16 pilotos con el patrocinio, y también en otros deportes del motor, en todo lo que tuviera ruedas. Creo que un año firmé 120 contratos de patrocinio, entre ellos también el de Carlos Sainz padre.

P. ¿Podemos comparar al Marlboro de entonces con el Red Bull de hoy?

R. ¡Sí, es muy similar! Su enfoque es ligeramente diferente porque buscan un mercado más joven. Pero creo que su forma de posicionar la marca en el coche y los pilotos no es tan directa y dominante como lo era la de Marlboro. Esto ocurre siempre cuando la gente no puede diseñar una marca registrada.

P. Necesitaríamos horas para hablar de su experiencia personal directa con las figuras más importantes de la Fórmula 1 desde los setenta, así que le vamos a pedir algunas palabras o su opinión sobre cada uno de estos nombres. Empecemos con Enzo Ferrari.

R. Creo que las tres personas más significativas en toda la historia de la Fórmula 1 han sido Ferrari, Colin Chapman y Bernie Ecclestone. Porque cada uno de ellos marcó una diferencia enorme con lo que hicieron. Enzo Ferrari mostró a todo el mundo cómo hacer un equipo, cómo entender la política. Chapman fue uno de los mejores ingenieros de todos los tiempos, aunque la gente te hable de Adrian Newey. Se trataba de otro tipo de ingeniería. Y lo que hizo Bernie fue cambiar el deporte, cómo funcionaba.

Y hay otra persona más, Ron Dennis. No es alguien que le guste a todo el mundo. Pero, mira (señala hacia el paddock), todo esto que ves aquí, es Ron. Si no fuera por él, si no hubiera hecho todo esto, todas estas personas estarían sentadas en tiendas de campaña, y además estarían contentas.

Hogan cree que Prost era el mejor piloto (Foto: Javier Rubio)
Hogan cree que Prost era el mejor piloto (Foto: Javier Rubio)

P. James Hunt. Vivió con él, le conoció en privado, en todo tipo de situaciones.

R. Un típico piloto agresivo, con un cierto nivel de ira y que no tenía demasiada fineza al pilotar un coche de carreras. Pero era un gran deportista, jugaba al tenis a un alto nivel, corría…Y para él un coche de carreras era algo más con lo que competir. Ese era su enfoque. Le importaba un pimiento la técnica.

P. ¿Y desde el punto de vista humano?

R. Conocía al Rey de España muy bien, jugaban juntos al squash, vivía en España, le gustaba mucho. El resto de lo que conozco no lo puedo contar (Ríe a carcajadas).

P. Sigamos. Niki Lauda.

R. Totalmente opuesto. Una persona orientada hacia los procesos. Todo tiene una razón y un porqué. Se forzó a sí mismo a ser un piloto de carreras, no era algo natural en él. Pero se convirtió en un buen piloto. Siempre tuvo un sentido histórico de la competición, por eso comenzó con BRM, porque entonces era uno de los mejores equipos británicos. Y luego fue a Ferrari. Quedó embrujado por pilotar para Ferrari.

Desde el punto de vista personal es alguien majo. Hoy en día le considero un amigo. Si tuviera un problema, no demasiado grande (ríe), siempre es alguien a quien podría llamar para hablar.

P. Alain Prost.

R. Prost me gusta mucho. Creo que es uno de los pilotos más infravalorados que ha habido (entre los grandes campeones). Era un piloto fantástico, mucho. Lo más extraordinario sobre Alain es que sabía cuándo iba a ganar. Estaba contigo charlando y te decía: “Todo va a ir bien”. Y si decía eso, sabías que iba a ganar al día siguiente.

Prost era el mejor piloto. Si tuvieras que confiar tu vida al volante de alguien, sería Prost. James Hunt decía que era el mejor estratega que nunca había vistoP. Mucha gente le consideraba demasiado político.

R. Es que estuvo en el sitio equivocado en el momento equivocado. Por su época, el presidente de la FIA era Balestre, francés, muy político. Quería que Alain fuera el primer francés campeón del mundo. Quería este objetivo y no podía esperar. Y parecía que protegía demasiado a Prost.

P. Ayrton Senna.

R. Un gran piloto. Quizás el piloto más rápido a una vuelta que he visto nunca. Nadie podía batirle en una vuelta clasificatoria. Estaba en otro mundo totalmente diferente en esos momentos. Y no solo eso. Recuerdo que en Spa, en una carrera con lluvia, estaba con neumáticos lisos en la parrilla e hizo diez vueltas en cabeza. Eso lo ves una vez en tu vida, es algo que recuerdas para siempre.

P. Hoy es una leyenda, pero también era una personalidad compleja, dura. ¿Cómo era el Senna que usted conoció?

R. Era alguien misterioso, enigmático. Nunca estabas seguro de si podías confiar realmente en él, es algo gordo de decir. Puedo contarle algo a usted, y si le digo que no lo repita, sabré instintivamente si lo hará o no. Es lo que llamo confianza. Con Ayrton nunca lo sabías.

Estuve presente en momentos en los que rompió esa confianza. Estaba en el ‘hospitality’ (el ‘motorhome’ de McLaren en el circuito) con ellos cuando se acordó lo de la primera curva de Imola (ganaba la carrera el que llegara el primero a la curva entre Prost y Senna). Y se acordó que Prost llegara líder a la primera curva.

P. ¿Y cómo fue vivir en medio de esa lucha tan increíble?

R. (Ríe). Bueno, solía tener el pelo largo y rubio, y lo perdí todo (Ríe otra vez). Fue muy estresante. Porque tenías dos personalidades totalmente opuestas que intentabas mantener separadas todo el tiempo, mientras que a la vez intentabas mediar entre ellos, siendo amigo de ambos. Pero Prost era el mejor piloto.

P. ¿Mejor piloto?

R. Si tuvieras que confiar tu vida al volante de alguien, sería Prost. James Hunt decía que era el mejor estratega que nunca había visto.

P. Otro nombre: Michael Schumacher.

R. Es realmente una persona muy agradable. Es lo que llamaría un piloto moderno. Michael quizás no admitiría esto abiertamente, pero sabía que su comportamiento era el que era, sabía cuáles eran sus fallas, como lo sabe un jugador de futbol profesional. Y lo usaba. Llevó mucho tiempo que la gente lo entendiera. No lo hacía con ninguna malicia, era cómo vendió el juego, y lo hizo de forma diferente.

Ayrton Senna celebra su victoria en el GP de Mónaco de 1993 (Reuters)
Ayrton Senna celebra su victoria en el GP de Mónaco de 1993 (Reuters)

P. Bernie Ecclestone

R: (Ríe) No juega falso, realmente te mata, es algo ligeramente diferente.

P. No ha trabajado con él, pero ¿qué piensa de Fernando Alonso?

R. Un piloto de gran talento, aunque no ha estado en el coche adecuado y en el momento adecuado. Pero tiene mucho talento, una gran ‘finesse’. Cuando le ves a fondo, ‘flat out’, le ves cómodo, el coche hace lo que él quiere. Pero no lo ha podido hacer en los dos últimos años, al estar en el coche equivocado (Ríe).

P. Y en el caso de Alonso y Dennis, ¿qué piensa de su relación?

R. Ron es el tipo de persona que tiene muy pocas emociones. Muy pocas. Y a pesar de lo que pasó antes (en 2007), a Ron no le afectaría en absoluto si tiene que preguntarle “¿volverías a McLaren?". Si Fernando dijera “Bien, ok”, Dennis diría “Firma aquí”. Y eso sería todo. Totalmente frío.

P. ¿Qué cambiaría en esta Fórmula 1 moderna, desde su perspectiva?

R. No cambiaría nada. En cuanto a los coches, lo híbrido es el futuro. Es una tecnología fantástica que sigue haciendo los coches más rápidos. Sí me decepcionan algunos de los circuitos nuevos. Me gustan los circuitos antiguos, aunque sé que son peligrosos y no podemos permitirnos tener accidentes.

También el calendario, cómo se organizan las pruebas. El mundo tiene un invierno y un verano, las carreras tienen que ser en verano. Entonces, coges un hemisferio y sigues al otro. Quizás este tema podría refinarse un poco. Y tendríamos que ser un poco cautos cuando vamos a nuevos países para un gran premio. Y si miras atrás, ves Turquía, India, Corea… Es cierto que a veces muy difícil por las circunstancias económicas. 

Pero deberíamos ir a Argentina, es un país histórico para el motor. Y por la memoria de Juan Manuel Fangio, esto es muy importante. No le vi correr, pero por lo que he visto en las películas, era muy especial.

P. ¿Con que personalidades ha disfrutado más en conversaciones y cenas durante aquellas tres décadas en la Fórmula 1?

R. Con toda la gente con la que hemos hablado, todos eran personas fantásticas. Pero con quien más disfrutaba en una conversación general era con los periodistas. Porque muchos han estado tanto tiempo como yo aquí y recuerdan las cosas que hemos vivido. Si hablas con los pilotos nuevos… Ayer vine en el avión con Damon Hill. No es muy mayor, hablaba con él sobre algo y pensaba: “Mierda, en esos momentos él debía tener seis años…”. Me gusta hablar con los pilotos realmente veteranos, como Stirling Moss, por ejemplo. Es fantástico.

P. ¿Disfrutó de su tiempo en la Fórmula 1 con Marlboro, de su trabajo, de su capacidad de decisión?

R. ¡Oh! Disfruté inmensamente. ¡Era mejor que tener un trabajo normal! (Y ríe a carcajadas)

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios