Es noticia
Menú
Ferrari y el GP de España, una carrera a vida o muerte
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA URGENCIA Y NECESIDAD DE LA PRIMERA VICTORIA

Ferrari y el GP de España, una carrera a vida o muerte

El equipo italiano no logra cuajar las expectativas creadas en 2016, y la primera victoria es ya imperiosa para soltar lastre en la presión que se vive en Maranello

Foto: Vettel, con cara de circunstancias en Sochi (EFE/EPA/SRDJAN SUKI).
Vettel, con cara de circunstancias en Sochi (EFE/EPA/SRDJAN SUKI).

“El título no está comprometido (todavía), estoy satisfecho del rendimiento de los dos pilotos, y creo que el equipo ha estado penalizado por la mala fortuna. Pero tengo confianza, me espero dos victorias en breve, ya desde Montmeló”. En la reciente presentación del Alfa Romeo Giulia, el presidente de Ferrari reincidía en la necesidad de un urgente triunfo para Ferrari. Una necesidad que comienza a ser ya angustiosa.

La cara de Vettel tras la Q3 de Sochi era todo un poema, raramente tan serio después de unos clasificatorios. A pesar de un nuevo alerón y tres 'tokens' usados en el propulsor italiano, Rosberg le había endosado siete décimas. La mayor diferencia de toda la temporada.

La presión en Ferrari empieza a ser asfixiante. El retorno a Europa marca tradicionalmente un nuevo ciclo en el campeonato. Si el trazado de Montmeló se considera piedra de toque para calibrar la competitividad de un monoplaza, otra derrota contundente caería en Maranello como una bomba de desmoralización.

¿Otro año de la marmota?

“Hemos visto que, en al menos en tres carreras de cuatro, hubo la posibilidad de salir ganadores”, explicaba Marchione tras Sochi, “desafortunadamente, por fallos nuestros, coincidencias y otras cosas, no lo hemos conseguido”. Palabras que recordaban la música en los tiempos de Montezemolo: creación de optimistas expectativas, repetido y duro aterrizaje con la realidad de un equipo más competitivo, justificaciones…Ferrari necesita demostrar en Montmeló que no se encuentra un año más ante otro “año de la marmota”. Ahora, sin embargo, tras una radical reestructuración y otra cúpula directiva

¿Contaba realmente la Scuderia con opciones de ganar este año? Quizás en Australia.. ¿Qué en Bahrein fue por culpa del fallo de Raikkonen en la salida? ¿Por el error de Vettel al ataque de Kvyat en China? “En Sochi necesitábamos un motor al máximo de su potencia, no estábamos lejos de los alemanes, pero no era suficiente para molestarles”, explicaba Marchionne. El presidente se sentirá avalado con información científica interna, pero la realidad desde el exterior no parece hacerle mucha justicia.

Ni siquiera fiabilidad

Ferrari ha amagado, pero todavía no ha dado. Y son varios los factores para la derrota. “Si hubiéramos tenido la oportunidad de clasificar en mejor posición, quizás el resultado de la carrera hubiera sido diferente”, explicaba Mauricio Arrivabene en Sochi. De nuevo, se repiten en 2016 los condicionales, tan de Ferrari. Sin embargo, ninguno de sus monoplazas ha logrado la primera línea de parrilla en las cuatro carreras, factor crucial para la ventaja de la posición en pista.

La fiabilidad también brilla por su ausencia en 2016. Los test de febrero en Montmeló abrieron la veda. Luego el turbo de Raikkonen en Australia, una válvula para Vettel en Shakir, caja de cambios del alemán en Sochi… Arrivabene reconoce su responsabilidad al espolear a sus técnicos para correr riesgos en el afán de recortar diferencias con Mercedes. ¿Y si se mantuviera la tendencia en las próximas carreras?

Antes del Gran Premio de España, Nico Rosberg dobla en puntos a Kimi Raikkonen y triplica los de Sebastian Vettel. En constructores, Mercedes duplica los de Ferrari. Diferencias abismales solo en cuatro carreras. Pero el equipo alemán cuenta con un plantel de pilotos más homogéneo para aspirar a ambos títulos, calidad del monoplaza aparte. En Ferrari, pocos apostarían por el finlandés para el campeonato y Vettel empieza a mirar a sus rivales plateados con prismáticos.

¿Ganar doce carreras?

Mercedes atesora todavía once ‘tokens’ para evolucionar su unidad de potencia por los seis de Ferrari para la presente temporada. No solo es el coche. “Primero de todo tenemos que parar de cometer errores por nuestra parte. Segundo, confío en que nuestro rendimiento es mejor que el demostrado hasta ahora”, lamenta Arrivabene. “Las características de las pistas que vienen, y por los tokens que hemos gastado, nos ayudarán a partir de España en comparación con Rusia”. Fuera de las pistas de alta potencia "es posible presionar a Mercedes". Siempre, desde atrás, no por delante.

Ferrari cuenta con un menguante margen de maniobra. El año pasado al menos tenía una victoria a estas alturas. Ahora, cada nuevo problema mecánico, cada incidente en pista añade más bares de presión a la caldera de Maranello. Recuérdese la reacción de Vettel a la maniobra de Kvyat en Sanghái.

“El equipo no se va a rendir y vamos a poner toda nuestra energía en las diecisiete próximas carreras. Si ganamos doce, ellos -Mercedes- pueden ganar cinco y podemos luchar. Nada está terminado”. ¿Doce carreras? Aparte de sonar a música del pasado, ¿alguien apostaría hoy por semejante proeza? En todo caso, el Gran Premio de España ha de ser el primero de tan desesperada lista.

“El título no está comprometido (todavía), estoy satisfecho del rendimiento de los dos pilotos, y creo que el equipo ha estado penalizado por la mala fortuna. Pero tengo confianza, me espero dos victorias en breve, ya desde Montmeló”. En la reciente presentación del Alfa Romeo Giulia, el presidente de Ferrari reincidía en la necesidad de un urgente triunfo para Ferrari. Una necesidad que comienza a ser ya angustiosa.

Kimi Raikkonen Sebastian Vettel Montmeló Fórmula 1
El redactor recomienda