Es noticia
Menú
Cuestión de bemoles: cuando McLaren se atrevió donde Red Bull se rajó
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL EQUIPO BRITÁNICO FINANCIÓ SU PROPIO MOTOR

Cuestión de bemoles: cuando McLaren se atrevió donde Red Bull se rajó

La posición de Red Bull en la Fórmula 1 está comprometida por su estrategia con los motores. Pero McLaren sí se atrevió en su momento a financiar su propio proyecto

Foto: Ron Dennis conversando con Christian Horner (Yoan Valat/EFE/EPA)
Ron Dennis conversando con Christian Horner (Yoan Valat/EFE/EPA)

“Creo que Red Bull se dio cuenta de lo frágiles y expuestos que estaban a la falta de prestaciones (dependiendo) de un suministrador de motores, porque eligieron ser independientes sin construir su propio motor, algo que es su responsabilidad”. Cyril Abiteboul, máximo responsable de Renault, señalaba la decisión estratégica que está marcando el futuro de Red Bull en el presente, y quizás su futuro en la Fórmula 1. Otros, sí se atrevieron.

McLaren se encontró en una situación similar en los años 80. Pero la ambición y capacidad ejecutiva de Ron Dennisafrontósemejante desafío con unavaliente decisión que transformó la historiade McLaren en la Fórmula 1. Cuestión de dinero, sí, pero también debemoles.

[John Booth, el hombre que dirigirá el destino de Sainz y Verstappen]

"Son vulnerables"

“Podían haber gastado algo de dinero que obtienen de la FOM en desarrollar un motor, pero decidieron gastarlo en chasis y desarrollo de pilotos, por eso son tan buenos en esta área”,explicaba al respecto Abyteboul en 'Autosport'. "Es la razón por la que son tan fuertes en esas dos áreas, pero sonvulnerables. Esta es la otra cara de la moneda de su estrategia”. El dedo en el ojo.

Red Bull, sin embargo,había estudiadoel tema. Pero Marko alegaba recientemente “costes enormes y 250 a 300 personales para desarrollar un motor, y no sabemos hacía dónde irá el reglamento”, como razones de rechazo al proyecto, “no hablamos de un motor, sino de una unidad de potencia que es mucho más complicada, y este reglamento, además, está equivocado”. Como alternativa,sus responsables decidieron emprenderuna fuerte campaña de “lobby” para modificarel actual reglamento, y en ello están. “Veamos qué pasa con las normasy veamos el desarrollo del motor que estamos usando esta temporada, el TAG Heuer”. Un Renault, vamos.

["Alonso no corre por un contrato, lo hace porque cree en ello"]

Un fusil sin balas

TAG, aquellavarita mágica que permitió a Ron Dennis hacer realidad unaosada e incierta aventura que Red Bull no ha queridoafrontarcon una compresibleracionalidad económica que McLaren desdeñó acomienzos de los ochenta. Dennis, a fin de cuentas, siempre fue un ‘racer’ de pura cepa, y no un fabricante de bebidas energéticas. También es cierto que, tecnológicamente, aquellos eran otros tiempos.

McLaren languidecía a la deriva cuando Dennis se hizo cargo del equipoen 1980. Acompañado del genial ingeniero John Barnard, este convenció al jefede las bondadesrevolucionarias de construir el primerchasis de carbono.Pero con un motor Cosworth a la espalda, en plena era turbo, aquello era un fusil sin balas.

Una parte del equipo a cambio de pagar el motor

Dennis y Barnardse pasearon por la estanterías de varios fabricantes. Pero el ingeniero quería unas especificaciones muy concretas para su nueva joya que nadie podía ofrecerle. Se necesitaba un sastre para un traje a medida. Tras descartar a Renault, BMW, Ford y otros, Dennis sugirió Porsche. “En uno o dos días, estábamos en Weissach, hablando con ellos”, recuerda el propio Barnard. Con experiencia en la tecnología turbo gracias a Le Mans, Porsche respondió afirmativamente. “Esto vais a tener que pagarlo, pero bien” fue, más o menos, la respuesta.

Aquí brilloese genioque hoy alaba Alonso en Dennis cuando defiende su capacidad para luchar porlos intereses de McLaren. En octubre de 1981 se llegó a un acuerdo con Porsche para cortar eltraje con el propulsor turbo.“En McLaren teníamos dinero para pagar solo el diseño del motor”, explicael propio Barnard, “no recuerdo si esto llevaba seis meses, peroRon dijo que en ese tiempo iba a encontrar el resto del dinero”. Vaya si lo hizo.

[McLaren jugará a los dados y espera que no le vuelvan a desplumar]

Dennis sedujo aTAG (Techniques de Avant Garde), empresa propiedad de la familia Ojjeh dedicada por entonces a la industria aeronáutica, y queporentoncespatrocinaba a Williams. Dennis ofreció a Mansur Ojjeh participación accionarial en el equipo a cambio de la financiación del motor.El V6 turborecibiría el nombre de “TAG Porsche” y laoperación cambió el futuro de McLaren.Hoy, su grupoes uno de los accionistas mayoritarios de McLaren, y a Ojjeh todavía se dejaver ocasionalmente en el muro de boxes.

"No creo que Ron Dennis esté muy contento"

El nuevo propulsor debutó en 1983, con poca fiabilidad en las primeras carreras. Cuando fue retirado de los circuitos en 1987, había logrado 22 victorias con Lauda y Prost, así comolos títulos de pilotos y constructores en 1984 y 1985. Luego, Dennis hizo otra jugada maestra cuando arrebató a Williams los mejores propulsores del momento: Honda dio el salto a McLaren en 1988, que siguióganando hasta 1991. En total, McLaren había conseguido seis títulos de constructores y cuatro subcampeonatos desde 1984 a 1993.

“Esperad a ver cómo se va a llamar el nuevo propulsor”, presumía veladamente Christian Horner antes de que se hiciera realidad su acuerdo con Tag Heuer, marca que abandonó McLaren por Red Bulltras casi tres décadas de colaboración, “será algo bastante bueno, no creo que Ron Dennis esté muy contento, pero tampoco lo ha estado recientemente”. Hoy, un ‘motor Tag Heuer’ equipa al RB12. Quién sabe, ante la situación de Red Bull en la Fórmula 1, yvolviendo la vistaal pasado, puede que quien ría el últimoría mejor.

“Creo que Red Bull se dio cuenta de lo frágiles y expuestos que estaban a la falta de prestaciones (dependiendo) de un suministrador de motores, porque eligieron ser independientes sin construir su propio motor, algo que es su responsabilidad”. Cyril Abiteboul, máximo responsable de Renault, señalaba la decisión estratégica que está marcando el futuro de Red Bull en el presente, y quizás su futuro en la Fórmula 1. Otros, sí se atrevieron.

Ron Dennis Red Bull McLaren Fórmula 1 Honda Fernando Alonso
El redactor recomienda