Las 'píldoras' de Alonso: por qué debe pasar el examen médico en Bahrein
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL PROTOCOLO DE LA FIA EN CASO DE ACCIDENTE

Las 'píldoras' de Alonso: por qué debe pasar el examen médico en Bahrein

Es obligado que Alonso deba pasar el reconocimiento médico de la FIA tras el accidente de Melbourne y, salvo gran sorpresa, debería tomar parte en el Gran Premio de Bahrein

Foto: Fernando Alonso caminando hacia el coche médico en el GP de Australia.
Fernando Alonso caminando hacia el coche médico en el GP de Australia.

“Sabemos que el deporte del motor es peligroso. Sabemos que a veces tenemos un gran accidente, espectacular, y el coche queda totalmente destrozado y no ocurre nada. A veces, el accidente es en una curva de baja velocidad. Depende del ángulo, o de la parte del cuerpo en que te golpees tienes más o menos lesiones”. O sea, como 2015 y 2016 en el caso de Fernando Alonso.

Así hablaba el piloto español antes del pasado Gran Premio de Malasia 2015, en su vuelta tras el famoso episodio de Montmeló. Casualidades del destino, este año se enfrenta por segunda vez al retorno de un accidente en la segunda carrera de la temporada. Paradójicamente, el piloto español ha vivido en su propia piel los dos supuestos de los que hablaba el pasado año. ¿Tiene Alonso el estado de forma apropiado para correr este próximo fin de semana? Antes del GP de Bahréin (consulte los horarios), el piloto español debe pasar nuevamente un preceptivo reconocimiento médico que será rutina y luz verde o, quién sabe, certificación de un estado físico que le imposibilitara para correr.

Píldoras por la mañana, tarde y noche

Poco ha trascendido de su estado de forma desde el brutal accidente de Melbourne. El piloto español ha ido dejando estos últimos días una suerte de diario con emoticones que referían su actividad cotidiana. Por la mañana, tarde y noche, aparecían imágenes de píldoras. Con esa ‘lavadora’ en la que se convirtió el MP4-31 luego totalmente ‘desguazado’, incluso con su asiento partido, el piloto español habrá sufrido fuertes dolores que hayan requerido medicación, y que hasta aún tenga secuelas del mismo. Además, tras largos años de práctica deportiva en el automovilismo, su espalda ya está de por sí castigada.

[>La contrarreloj de McLaren para fabricar un coche nuevo a Alonso]

Como el pasado año, el examen oficial de Alonso debería ser un mero trámite que certifique el visto bueno previo del equipo médico del piloto. Pero también actuaría como requisito previo para otros temas legales. En 2015, uno de los problemas latentes antes las diferentes versiones y causas del accidente se refería a hipotéticas coberturas del salario del piloto. Si Alonso no pudiera correr en Bahréin, los servicios médicos de la FIA servirían como certificación a efectos contractuales o de aseguramiento. Porque pueden ser diferentes las partes afectadas: piloto y equipo, contratos individuales de cada uno, o también con patrocinadores.

En todo caso, el reconocimiento médico previo no presupone una condición física en entredicho. En 2015, Alonso hablaba de que el éxamen pasado ante la FIA era “un procedimiento normal tras una lesión en la cabeza, hicimos un test de impacto con la FIA, pruebas de reacción y algunos exámenes con los doctores aquí, en el GP de Malasia. Todo fue muy bien”. Antes, Alonso también especificaba el seguimiento durante más de un mes a través de los servicios médicos que le atendieron en un caso que, no olvidemos, requirió hospitalización inicial. Lo que afortunadamente no ocurrió con el brutal golpe de Melbourne, “el peor de mi carrera deportiva”.

Requerimientos especiales para la Fórmula 1

En Bahréin solo faltaría sello final del Delegado Médico de la FIA y su equipo en Shakir. Porque este es un paso preceptivo. El capítulo 2 apartado 3 del Apéndice al Código Deportivo de la FIA (Vuelta a la Competición) especifica que “desde la fecha del accidente o el descubrimiento de una enfermedad o incapacidad prevista en el Articulo 1.5 del presente Código, ningún piloto puede tomar parte activa en eventos deportivos bajo el calendario de la FIA hasta que no hayan recibido autorización de la ASN (autoridad deportiva nacional)”.

[>Red Bull amenaza a Ferrari y con Adrian Newey en el banquillo]

Sin embargo, para la Fórmula 1 en particular (así como en los mundiales de Rallies, Resistencia y Turismos) se especifica que “aunque la incapacidad sea mínima o dure menos de diez días, el piloto ha de informar ante la próxima competición en la que desea participar al Delegado Médico de la FIA sobre cualquier problema de salud que, por su naturaleza o tratamiento requerido, pudiera tener consecuencias que afectaran a la participación en el deporte del motor incluyendo el caso de accidente”.

Incapacidad o no

También como medidas especiales para los campeonatos antes citados, “En el caso de no haber incapacidad o que fuera menor a diez días, un control médico tendrá lugar en la siguiente competición el la que el piloto va a participar”. Por tanto, Alonso debe examinarse en Bahrein “bajo la autoridad del Delegado Médico de la FIA y el Médico Jefe”. Si la incapacidad hubiera sido superior a los diez días –como en 2015, y que no parece haber sido el supuesto en esta ocasión-, antes necesitaría la aprobación de la comisión médica de la autoridad nacional.

Ojala no haya sorpresas para Bahréin y Fernando Alonso esté en la parrilla de salida. Recordemos entre paréntesis que también se dió por hecha su participación inicial en el Gran Premio de Australia del pasado año en las semanas previas, lo que finalmente luego no se produjo. Son meras especulaciones, pero que el reconocimiento médico de Shakir no tenga a una compañía aseguradora como objetivo final, ni Stefan Vandoorme tenga que debutar por esta razón en la Fórmula 1.

Fórmula 1 - GP de Bahrein Fórmula 1 Fernando Alonso McLaren