su personalidad por quien mejor le conocía

El enigma Raikkonen: "Esto no es jod... posible. ¿Por qué te ha ocurrido a ti?"

El doctor Aki Hintsa es una de las personas que más cerca ha estado de Kimi Raikkonen. En su libro "The Core" desvela algunas de las claves ocultas que definen al piloto finlandés

Foto: Raikkonen, en el box de McLaren-Mercedes (Imago).
Raikkonen, en el box de McLaren-Mercedes (Imago).

Las imágenes dieron la vuelta al mundo en su momento. Eran los tiempos de McLaren y Kimi Raikkonen aparecía en ellas sobradamente ‘empapado’ en un hotel de las Islas Canarias, en plena juerga. Bajo el brazo llevaba un delfín de plástico hinchable. Si las imágenes ya representaban toda una herejía para la personalidad de Ron Dennis, McLaren era patrocinado por una famosa marca de bebidas alcohólicas que promovía el consumo responsable en sus campañas.

Ron Dennis llamó al doctor finlandés Aki Hintsa, responsable de los servicios médicos de McLaren y con el tiempo convertido en una gran figura en la Fórmula 1 (con Hakkinen, Hamilton y Vettel a su cargo, y hoy también con Carlos Sainz). “Hola, soy Ron Dennis”, se presentaba en su llamada telefónica el máximo responsable de McLaren, “recibí tu mensaje, pero no entiendo cómo pudo ver con tanta anticipación lo que iba a ocurrir con Kimi”.

[Lea aquí: Doctor en Davos: Aki Hintsa, el médico de McLaren que transformó la Fórmula 1]

Hintsa fue el primer doctor responsable de la preparación física y mental de Kimi Raikkonen en la Fórmula 1, una relación que se intensificó en los tiempos de finlandés en McLaren. Como una de las personas que más cerca y mejor relación ha tenido con el piloto, en su libro 'The Core' ofrece algunas de las claves ocultas para el gran público del enigmático finlandés.

Aki Hintsa (i), junto a Ron Dennis (Imago).
Aki Hintsa (i), junto a Ron Dennis (Imago).

"La atmósfera del equipo era veneno"

La personalidad de Raikkonen se puso a prueba ante la dinámica y valores corporativos de McLaren, totalmente dominados por la singular idiosincrasia de Ron Dennis. La disciplina y el control eran norma de la casa. Cada paso estaba formalizado, y los pilotos no eran la excepción. A la presión deportiva se sumaba la total disponibilidad para las múltiples actividades de relaciones públicas de McLaren. “Para Raikkonen, la atmósfera reglamentada del equipo era veneno”.

Desde que se conocieron por primera vez en el Hotel Hesperia de Helsinki, hubo química entre Hintsa y un jovencísimo Raikkonen, a punto de debutar en la Fórmula 1. Se había puesto en contacto con el doctor a través de la previa relación de Hakkinen con Hintsa. El finlandés, además, recomendó rápidamente a Ron Dennis que fichara a Raikkonen para su equipo.

Hintsa comenzó a ver que algo estaba cambiando en la personalidad del piloto. “Al llegar a McLaren era alguien equilibrado, concentrado en ganar y hacer lo necesario para ello”. El doctor finlandés comprendió pronto que “la mejor manera de romper su equilibrio era intentar imponerle una estricta disciplina”.

"Una fuerte actitud contraria a la autoridad"

Hintsa intentó pasar el mensaje a Dennis a través de una carta, pero éste fue filtrado ante el temor a su reacción. Entonces llegó el episodio de la juerga del delfín y en McLaren saltaron todas las alarmas.  En la llamada Dennis le pedía una entrevista en dos días en la sede de McLaren. El doctor no podía ante sus compromisos profesionales. Entonces Dennis cogió su avión privado y se presentó en Helsinki. Tras una entrevista en la que Hintsa le explicó su filosofía personal (de la que pronto hablaremos en El Confidencial), le ofreció hacerse responsable de todo el equipo McLaren y de Raikkonen personalmente.

 

[Lea aquí: Raikkonen sigue sin dar señales de vida: cuesta abajo y sin frenos]

 

“Tenía una muy fuerte actitud contraria a la autoridad, y no obedecía a nada o nadie en la vida que no sintiera personalmente que era bueno o conveniente. Ni sus padres pudieron ofrecerle la menor guía una vez dejó la infancia”. Pero también descubrió que Raikkonen era "receptivo, muy disciplinado y dispuesto a llegar hasta lo extraordinario si encontraba útiles las instrucciones”. Hintsa se encontraba entre estas últimas personas. “Uno de los mayores talentos en llegar a una pista de Fórmula 1, un diamante de increíble potencial”. El piloto finlandés contaba con algo único, “excepcionales poderes de concentración y, a través de ellos, canalizaba toda la energía”.

"Un círculo íntimo muy pequeño"

La clave está en “los aspectos introvertidos de su naturaleza”. Adora el pilotaje, “pero necesita muchos momentos de soledad para recargar las baterías y concentrarse". "Las normas estrictas, la formalidad y una selva de normas le pone de punta, al igual que la conversación intrascendente con gente que no conoce muy bien. Aparecer ante los medios y hablar en conferencias de prensa era obligatorio para los pilotos, pero comenzaron a dañar su rendimiento en pista”. Cabe imaginar lo que supondran también las demandas del departamento de marketing de McLaren.

El círculo íntimo de Raikkonen era muy pequeño, “y pasar tiempo con sus amigos era crucial para equilibrar su trabajo agotador y para cargar las baterías". "En un grupo de amigos pequeño aparecía un Kimi muy diferente: relajado, de buen carácter y muy hablador”. Ese equilibrio entre el tiempo de trabajo y de relax para Kimi se había destrozado en McLaren.

[Lea aquí: Ferrari renueva a Raikkonen: ¿por qué si sus resultados no le avalan?]

"Sabía quién era y lo que quería"

Raikkonen, en su época en McLaren (Imago).
Raikkonen, en su época en McLaren (Imago).
Hintsa trasladó a Dennis el mensaje directo de que era imposible cambiar a Raikkonen. Que preferiría ser carpintero a piloto de Fórmula 1 si debía transformar su personalidad. “Kimi no había nacido para ser una estrella del Gran Circo”, y el enfoque de “Michael Schumacher o Fernando Alonso, su intensidad y dedicación”, no funcionarían con el piloto finlandés. Cada uno tenía sus métodos. “Lo que los medios consideraban pereza o vagancia, en Raikkonen era su habílidad única para concentrarse”.

Como piloto era un auténtico ‘racer' que "amaba su trabajo con todo su espíritu y su corazón, sus motivos para competir eran auténticos y genuinos”. Hintsa llegaba entonces a la verdadera clave en la personalidad de Raikkonen: “Sabía quién era y lo que quería”, y no estaba dispuesto a renunciar a ser fiel a sí mismo bajo ningùn concepto. “Podía ser muy analítico al hablar de una carrera, pero nunca decía una sola palabra sobre el hombre detrás del piloto”, ya que no quiere revelar nada en absoluto de sí mismo al gran público".

 

"Un acuerdo: nos vamos a comportar bien. Firma"

Antes de llegar la pausa veraniega de 2003, Dennis estaba preocupado por el posible comportamiento de Raikkonen. Pidió a Hintsa que le hiciera firmar un escrito en el que se comprometía a un buen comportamiento. Hintsa aceptó, pero en su fuero interno era consciente de la dificultad de la tarea. Tras darle muchas vueltas, el médico cogió una cajetilla de tabaco. Le quitó el celofán y escribió una corta frase: “Esto es un acuerdo. Nos vamos a portar bien durante el verano”. Hintsa firmó debajo.

[Lea aquí: Raikkonen, ese “animal de carrera” que salió entre la espada y la pared]

Cuando se encontró con Raikkonen le puso el paquete en la mano: “Firma”. “¿Esto qué es?“. “Un acuerdo. Ron quiere que te comportes durante el verano”. Kimi se quedó mirando a Hintsa, se echó a reir, y firmó la cajetilla. No hubo el menor problema aquel agosto.

Cuando Hintsa y su segunda mujer perdieron al nacer el que hubiera sido su primer hijo, el doctor envió por ‘sms’ un mensaje general para comunicar que no podría atender sus compromisos profesionales. Muchos contestaron al mensaje por el mismo conducto. Otros  mandaron flores. Solo uno llamó. “Esto no es jodid… posible. De toda la gente ¿Por qué te tendría que ocurrir esto a ti?”. Era Kimi Raikkonen.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios