LA ESTRATEGIA LE COSTÓ LA PRIMERA VICTORIA

Por qué Ferrari está en condiciones de 'meter el cuerno' a Mercedes en 2016

De confirmarse el ritmo de carrera en Ferrari visto en Austraia, la Scuderia podría plantar cara a Mercedes los domingos con un mayor abanico estratégico

Foto: En Australia, Vettel acabó tercero por detrás de los dos Mercedes (Diego Azubel/EFE/EPA)
En Australia, Vettel acabó tercero por detrás de los dos Mercedes (Diego Azubel/EFE/EPA)

“Es importante ganar la primera carrera en Australia”; “Si fracasáramos y no lográramos un título en el arco de diez años, sería una tragedia”. Sergio Marchionne, presidente de Ferrari y CEO del Grupo Fiat Chrysler, puso el listón de resultados y la presión muy alto a Mauricio Arrivabene para 2016. ¿Ha cumplido el equipo italiano con los objetivos en el Gran Premio de Australia? ¿Podrá plantar cara a Mercedes y evitar la ‘tragedia’ de un año más sin títulos?

Para Marchionne se trata de aspectos meramente deportivos y un panorama más global. Con la salida a bolsa del pasado año –de irregular recorrido hasta el momento–, la marca italiana necesita el refuerzo de imagen y mercado que depararía el éxito en la Fórmula 1. El éxito comercial y económico de Mercedes habla por sí mismo.

Ferrari no ganó la primera carrera, pero pudo hacerlo. Y aunque Melbourne sea un circuito con características no muy extrapolables a otros trazados, cabe anticipar que el equipo italiano podría plantar mejor batalla a Mercedes en 2016 gracias a su evolución técnica y a algunos de los cambios introducidos en la Fórmula 1.

 

"Un tiro en el pie"

“Ferrari se disparó a sí mismo en el pie”, resumía gráficamente Pat Symonds, responsable técnico de Williams. A toro pasado, es evidente que la estrategia del equipo italiano tras el accidente de Fernando Alonso no funcionó. Mercedes apostó por un neumático medio y el equipo italiano por el superblando durante la neutralización, lo que garantizaba –a diferencia del equipo alemán– otra parada en boxes para montar uno de los dos compuestos obligatorios de carrera pendientes.

Es imposible contar  con toda la información que llevó a tal elección, que en Ferrari se consideraba agresiva, o saber si habría batido a Mercedes con la misma estrategia seguida por este. Lo relevante y positivo es que la discusión general tras la carrera se haya centrado en si Ferrari perdió una victoria a su alcance. Porque estuvo en posición real de batir a Mercedes.

 

"Lo que esperábamos"

El Gran Premio de Australia dejó algunas conclusiones provisionales. El ritmo del W07 en entrenamientos es superior al SF16-H. Pero Raikkonen y Vettel no estuvieron tan lejos de Rosberg. Hamilton puso de su cosecha personal algunas décimas. Por el contrario, aún con superioridad de Mercedes, el monoplaza italiano está cerca en carrera. Quizás lo suficiente para poder ‘meter el cuerno’ a Mercedes con mayor frecuencia que la pasada temporada.

“Creo que es más o menos lo que esperábamos, pero el sábado la gente se volvió loca porque la diferencia en entrenamientos era muy grande”, explicaba Kimi Raikkonen. "Pero fueron circunstancias y condiciones especiales. En carrera, fue más o menos lo que esperábamos”. Es decir, Mercedes por delante, pero no tanto.

Un amplio abanico de opciones

¿Cuál podría ser la clave para una temporada más disputada arriba? El cambio más trascendentes en la dinámica de la Fórmula 1 en 2016, y que podría dar más bazas al equipo italiano: el mayor abanico de opciones con los tres compuestos por carrera de Pirelli y el arco de estrategias que abre para cada monoplaza según las características de cada trazado y las condiciones ambientales del momento.

 

Baréin y Malasia, por ejemplo nada tienen que ver en circuito. Canadá o Montmeló, Interlagos o Spa…Tres compuestos diferentes en monoplazas con características diferenciadas –W07 y SF16 H– pueden ofrecer unas permutaciones de comportamiento abiertas a un amplio abanico de resultados. Eso sí, siempre y cuando el monoplaza alemán no muestre en carrera una superioridad abrumadora. A falta de mayores referencias para contrastar, parece que no fue el caso el pasado domingo.

Ojo a las salidas

Con la simplificación del sistema de salida y el menor número de instrucciones para los pilotos, las primeras escenas de la carrera revelaron que Hamilton y Rosberg no tendrían tan asegurada la primera curva  a pesar de su hipotético dominio el sábado. Sobre todo si el sistema de arrancada de Ferrari es un cañón, como parece. Y cuando no se aprovecha o se pierde la ventaja de la posición en pista desde el principio, todo se revuelve. Así le ocurrió a Mercedes en Melbourne.

Como reveló  el equipo alemán tras la carrera, Rosberg estuvo a punto de abandonar por problemas de frenos. Los técnicos de Pirelli informaban al final de la prueba  a los responsables de Mercedes que el neumático medio elegido posiblemente no llegara al final. Pero desde el muro de boxes no se pudo gestionar las diferentes situaciones a través del piloto. Todo quedó en manos de este. Mercedes, también el resto de los equipos, pierde capacidad controlar los acontecimientos. En este contexto, si Ferrari puede someter a Hamilton y Rosberg a más presión cada carrera…

Al final del Gran Premio de Australia, Arrivabene se envolvía en un sentimiento agridulce, delante de un vaso medio lleno y medio vacío a la vez. "El ritmo en carrera era muy bueno", reconocía con una no oculta desilusión al termino de la carrera. Y dejaba una clave final en la que puede residir el atractivo de 2016: “Necesitamos seguir empujando porque cada carrera tiene su propia historia”. Cierto. Que Mercedes no arrasara en Melbourne fue un buen anticipo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios