El concepto actual de un coche de Fórmula 1 tiene sus días contados
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
A PARTIR DE 2017 SE PODRÍA PROTEGER EL COCKPIT

El concepto actual de un coche de Fórmula 1 tiene sus días contados

Es un paso más de cara a proteger la vida de los pilotos que corren en monoplazas. El sindicato que preside Álex Wurz propondrá la idea para que se ponga en práctica desde el año que viene

Foto: El 'halo', la propuesta de Mercedes.
El 'halo', la propuesta de Mercedes.

“Para los pilotos es el momento de aumentar la protección, a más tardar en 2017. La investigación de la FIA, y su proceso se ha llevado adelante”. El presidente de la asociación de pilotos (GPDA), Álex Wurz, confirmó con estas palabras a la 'BBC' la idea de dar un giro a la naturaleza de los monoplazas en una reunión que tendrá lugar este viernes con la FIA.La carrera de coches que comenzó de manera oficial en 1950 está cerca de cambiar su filosofía por motivos de seguridad y desde el año que viene se podrían ver coches de Fórmula 1 con un elemento protector sobre el casco de los pilotos. Evolución.

Echando la vista atrás, los primeros pilotos de F1 no sólo tenían la cabeza al descubierto de su vehículo, sino que una buena parte de su torso también se encontraba al alcance de cualquier objeto o pieza del exterior. El cockpit se fue cerrando al tiempo que los cascos y trajes fueron perfeccionándose. Los circuitos por donde tenían lugar las carreras también fueron incrementando su seguridad para que, a día de hoy, queden reducidos los riesgos a una mínimo porcentaje… aunque sigue siendo mejorable.

El automovilismo en monoplaza ha debido decir adiós en los últimos tiempos a Justin Wilson (en 2015 la pieza de un coche rival le dio en la cabeza), Jules Bianchi (en 2014 su vehículo quedó atrapado bajo una grúa), María de Villota (en 2012 sufrió un golpe en la cabeza con la rampa de un camión), Henry Surtees (en 2009 recibió el golpe de una rueda en su cabeza en plena carrera)… y al igual que un Fórmula 1 se ha caracterizado siempre por tener la referencia del casco del piloto sin ningún cristal o elemento por medio, también lo ha sido el tener como principal referencia la seguridad. La Tierra gira alrededor del Sol y la F1 de la seguridad.

Deporte de riesgo, ¿cuánto riesgo?

En el último par de años y gracias a la facilidad que permiten las redes sociales, se ha generado un debate entre los aficionados cada vez que un gran premio ha sido parado a consecuencia de la lluvia: mientras los pilotos defienden que la seguridad es lo primero, había voces desde la 'grada' señalando que es un deporte de riesgo y -como tal- se debería de salir a pista. El triste ejemplo de Bianchi fue un argumento lo suficientemente serio (Por cierto, Pirelli ha trabajado esta semana sobre el asfalto para que sus compuestos puedan evacuar más agua y con ello que aumente la seguridad sobre agua). Ahora, un cockpit reforzado puede que reste atractivo estéticamente y habrá quien no esté de acuerdo... pero la seguridad manda.

La introducción de un elemento tan importante afecta a la entrada y salida del piloto en el coche, además de poner en un compromiso la fortaleza del chasis. Los ingenieros deberán trabajar en soluciones para afrontar los posibles inconvenientes, más allá de la pérdida de cierta visibilidad que perderá el piloto. “Los cambios estructurales son necesarios para el chasis, pero, con casi un año de tiempo, no veo a ningún técnico que hable en contra de estas mejoras en la seguridad. Así que todos los pilotos esperamos que la protección adicional de la cabeza sea una realidad”, apuntó Wurz.

De las propuestas presentadas ante tal problema, la idea de Mercedes-llamada 'halo'- es la que más ha convencido a la FIA. Las flechas plateadas, además de hacer historia en esta segunda década del siglo 21 por sus éxitos en el asfalto, podrían hacerlo por ser los diseñadores del elemento que cambiará el concepto actual de un coche de Fórmula 1. A partir de la cita de este viernes se conocerá más de esta revolucionaria (no novedosa) proposición.

Fórmula 1 Mercedes Jules Bianchi Justin Wilson María de Villota
El redactor recomienda