el británico stephen fitzpatrick, al frente

La vuelta al calcetín de Manor: genio de la Fórmula 1 o alumno de la City londinense

Tras la salida forzada e inesperada de John Booth y Grame Lowdon, fundadores del equipo, el británico Stephen Fitzpatrick está reforzando Manor con nombres de prestigio

Foto: Pat Fry en su etapa en Ferrari (Getty).
Pat Fry en su etapa en Ferrari (Getty).

¿Ambicioso proyecto para escalar en la pirámide de la Fórmula 1 desde el sótano competitivo? ¿O búsqueda del pelotazo especulativo como otros han intentado en la historia de la especialidad? Desde entrar en proceso de liquidación el pasado invierno a fichar en las últimas semanas algunas importantes figuras de la Fórmula 1. Desde asegurarse el suministro de motores Mercedes a la marcha -o despido- de sus padres fundadores. Todo en el plazo de un año.

Ayer se conocía la incorporación como consultor de Pat Fry, antiguo director técnico de Ferrari. La pasada semana fue Nicolas Tombazis, exresponsable de aerodinámica del equipo italiano. En noviembre, Manor fichó a Dave Ryan, director deportivo de McLaren sacrificado en 2008 por el equipo británico. Antes se produjo la salida de John Booth y Graeme Lowdon, verdadero artífices del proyecto en el día a día, y figuras de gran prestigio y experiencia en el automovilismo desde hace dos décadas. ¿Hacia dónde va el nuevo equipo Manor?

Tombazis, exresponsable de aerodinámica de Ferrari (Imago).
Tombazis, exresponsable de aerodinámica de Ferrari (Imago).

Las claves de la supervivencia

Mientras Caterham pasaba a la historia a través del desguace, dos claves están marcando el destino de Manor. Una, el resultado de Jules Bianchi en Mónaco 2014, que clasificaba al equipo entre los diez primeros por segundo año, lo que le permitía acceder a los fondos correspondientes de la FOM hasta 2018. La segunda, el empresario Stephen Fitzpatrick, quien decidió aprovechar la oportunidad que ofrecía lo anterior. Sus objetivos, gestión y ambiciones sobrevuelan sobre los interrogantes e incertidumbres que existen en torno a Manor.

Fitzpatrick es un popular empresario británico que creó una empresa de distribución de energía de gran éxito, OVO Energy, capaz de luchar con los 'big six' del sector. Con su trabajo en JP Morgan ahorró las 350 libras de la inversión inicial; vivía de alquiler y conducía coches de segunda mano. Una vez creada la empresa, su particular estrategia empresarial le ha valido un rápido crecimiento y popularidad entre los consumidores británicos y la dura oposición del 'big six'.

El equipo, descabezado de la noche a la mañana

El propio Fitzpatrick reconoce que el gusano de la Fórmula 1 le entró en Singapur como a un espectador más. “Tenemos que encontrar la manera de entrar allí”, le dijo a un amigo. Echó un vistazo al proceso de liquidación de Manor y llamó a Geoff Rowley, el responsable del proceso. Se enfrentó a la laberíntica maraña de acreedores y deudas. Gracias en parte a su experiencia previa en JP Morgan, inició el proceso para ordenar el caos financiero incluyendo lo adeudado con Ferrari.

Booth y, sobre todo, Grame se encargaron de lo suyo: gestionar un equipo de Fórmula 1. Gracias a la larga relación y respeto recíproco de Booth y Toto Wolff, responsable de Mercedes, Manor se aseguró el suministro de los propulsores alemanes para 2016. Eso sí, como garantía, parece que al fabricante alemán las facturas se pagan directamente desde el dinero de la FOM y Ecclestone que corresponde a Manor.

Ahora, ese par de solventes veteranos están fuera. Bob Bell, director técnico, uno de los históricos de la época de Alonso en Renault y antes también en Mercedes, les siguió al minuto siguiente. Bien ninguneados o bien por dejar plantado al heterodoxo emprendedor británico ante sus planes futuros. “Ellos fueron parte fundamental para que siguiéramos adelante” admitió Wolff al conocerse su despedida. Un golpe duro para la credibilidad del equipo, que quedaba descabezado de la noche a la mañana.

“Show me the money”

¿Tiene músculo financiero Fiztpatrick para alimentar un equipo de Fórmula 1? Si bien invirtió dinero personal en el proceso de liquidación, “la idea no es que esto se convierta en el agujero negro de la familia Fiztpatrick”, reconoce. Por las dimensiones financieras de Ovo, no parece tampoco el caso. De hecho, fue noticia en Gran Bretaña que retirara dos millones de libras de las cuentas de la empresa para adquirir una casa: “Por primera vez, el equipo se financiará con el dinero de la FOM, que cubrirá la mitad del presupuesto y los pilotos traerán patrocinadores al equipo”. Como si hubiera descubierto la rueda en la Fórmula 1; parece que Booth y Graeme no tragaron.

¿Pretende el empresario británico lavar la cara, poner Manor en valor y dar el pase al equipo en el futuro? De momento, es cierto que las decisiones están dando buen color a la fachada ya que nombres de credibilidad se están uniendo al proyecto. Por su perfil, no parece que Fitzpatrick pueda entrar en la nónima de avispados 'vendehumos' que, de cuando en cuando, asaltaban la Fórmula 1 como los Mansor Ijaz, el príncipe Prince Malik Ado Ibrahim, Cyril de Rouvre y otros por el estilo.

Quizás Fitzpatrick termine pronto escarmentado ante la voracidad financiera sin límites de la Fórmula 1, como le ocurrió finalmente a Gerard López, quien hizo bien su trabajo hasta comprender que para ganar a los grandes no había ni fuerza política ni chequera suficiente. Quizás, el británico sólo sea otro avispado alumno de la City londinense que ahora utiliza a Manor para sacar un duro de cada peseta. O, quizás, sorprenda a todos y el equipo se convierta en un ejemplo de gestión financiera y deportiva. Mientras no le demuestren lo contrario, parece que Bernie Ecclestone intuye de qué está hecho el paño.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios