Brasil, Massa y uno de los momentos más crueles de la Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
el brasileño saca su mejor versión en interlagos

Brasil, Massa y uno de los momentos más crueles de la Fórmula 1

El piloto de Williams ha logrado dos veces el triunfo en su país. En el primero, Massa cumplió uno de sus sueños, pero en el segundo le arrebataron otro: ser campeón del mundo, y en la última vuelta

Foto: La celebración de Massa en 2006 (Reuters)
La celebración de Massa en 2006 (Reuters)

“Ganar aquí, para un brasileño, es como un título mundial. (Ayrton) Senna dijo que estaba más feliz de ganar en casa que de ganar el campeonato”, señaló Felipe Massa la semana que se despedía de Ferrari, precisamente en el Gran Premio de Brasil de 2013. La cita brasileña es histórica en la Fórmula 1 y una de las fijas en el calendario desde 1973, por la pasión de sus aficionados y por los grandes pilotos que ha criado el país.

Allí, el de Sao Paulo ha vivido uno de los mejores momentos de su vida y también probablemente uno de los más crueles que se recuerden en la F1: el piloto brasileño fue campeón del mundo durante unos segundos, pero Lewis Hamilton se lo arrebató en el último suspiro. Encima, le ocurrió en su país: aquello habría supuesto más que un sueño para el brasileño. Pero por una curva, por unos segundos, Massa no está entre los campeones del gran circo.

Con la cabeza alta y como ejemplo

“Estoy muy orgulloso de esa carrera, estoy muy orgulloso del equipo y muy orgulloso de la gente. Así son las carreras, así es este deporte, a veces es un poco diferente de lo que esperamos. A veces las cosas son muy fáciles y pasa algo que no te esperas. A veces las cosas son muy difíciles y ganas sin esperarlo. Pero como ya he dicho, estoy muy feliz y hay que dejar la pista con la cabeza alta: hicimos todo lo que pudimos”, reconoció Massa en la rueda de prensa posterior a su triunfo en el GP de Brasil de 2008 y tras perder el título.

Massa cruzaba la línea de meta primero y a la vez, el box de Ferrari, con los mecánicos y la familia, estallaba de júbilo hasta que uno de los ingenieros avisó: Hamilton había adelantado a Timo Glock en la última zona del circuito, terminaba quinto y lograba su primer título de Fórmula 1. Massa confiesa que esperó ansioso en su monoplaza la confirmación de su ingeniero, pero recibió la mala noticia y llegó al 'pit lane' entre lágrimas y también se emocionó en el podio. En la última carrera, en la última vuelta y en los últimos metros se decidió un campeonato: un guión de película. El piloto de Ferrari aceptó la derrota, felicitó a Hamilton, agradeció a todo el público su apoyo y les dedicó la victoria. Massa supo perder y fue todo un ejemplo.

Un cosquilleo que saca su mejor versión

“Mi carrera empezó aquí y, antes de ello, recuerdo estar sentado en las gradas cuando era pequeño viendo a Ayrton Senna, Nelson Piquet e incluso a Rubens Barrichello. Después de esto, correr en Interlagos en Fórmula 1 es un sentimiento difícil de explicar. Mi momento más feliz con Ferrari fue aquí, en mi victoria en 2006 en mi primer año (con la ‘Scuderia’). Fue la carrera más increíble de toda mi vida. Realmente, fue la realización de un sueño”. Además, Massa llevaba en aquella carrera un mono con la bandera brasileña.

Brasil, sin duda, siempre saca la mejor versión del ahora piloto de Williams: “Siempre siento un frío en la barriga. Corres con más presión. Pero es impresionante cómo consigues absorber la energía por correr en casa. Estar en casa es algo que siempre funciona, lo vemos también en el fútbol y otros deportes”, confiesa para UOL Esporte. Ese cosquilleo que Massa tiene cuando corre en Interlagos le ha hecho lograr dos triunfos (los mismos que Senna, Fittipaldi y Piquet) y otros tres podios, el último, el pasado año.

La pasión de los aficionados es increíble. La emoción que tienen y lo cerca que están de mí como piloto, realmente es una sensación increíble competir en casa. La experiencia es difícil de explicar”, reconoce. En los últimos años la cita brasileña ha sido una de las más emocionantes del calendario y el público siempre muestra un gran entusiasmo gracias, en gran medida, a los pilotos que ha tenido siempre el país.

Desde 1970, Nelson Piquet, Ayrton Senna, Rubens Barrichello y Felipe Massa han logrado en total 101 triunfos. Lo que convierte a Brasil en el tercer país con más victorias, solo superado por Reino Unido, con 248, y por Alemania, con 157. “Para mí es un lugar muy especial y muy importante como piloto. Crecí andando en esta pista y, sin duda, conozco cosas que otros pilotos no conocen de ella”, confiesa Massa.

Fórmula 1
El redactor recomienda