con la mirada en 2016

Para el 'estudiante' Alonso no hay otra: “Cabeza agachada y a seguir trabajando”

El GP de Brasil no será tampoco el más propicio para McLaren, pero una de las zonas es más lenta, donde el equipo podrá verificar si realmente tienen un progreso o no. Además, podría caer lluvia

Foto: Fernando Alonso (Efe)
Fernando Alonso (Efe)

“Seguimos progresando con nuestro ritmo y conseguimos realizar pequeñas mejoras en cada carrera, así que sabemos que es importante mantener la cabeza agachada y seguir trabajando y empujando hasta el final de la temporada. Todas las carreras cuentan y mientras más podamos aprender y más información podamos recopilar en cada circuito, más información tendremos a nuestra disposición a lo largo del invierno”, señala Fernando Alonso.

No será hasta entonces cuando McLaren-Honda pueda empezar a resolver sus principales problemas de motor, con la intención de reducir los 2’5 segundos sobre Mercedes, lo cual Alonso considera “realista”, y Yasurisha Arai cree que “no sería un milagro” lograrlo porque ya existe un coche así de rápido. Mientras tanto, a la escudería no le queda otra que ir resolviendo algunos pequeños agujeros, centrándose, “tanto en la fiabilidad como el rendimiento”.

Principalmente en la primera, ya que parecía más o menos resuelta, y en las dos últimas pruebas le ha traído de cabeza a Alonso: “Las últimas dos carreras han sido frustrantes en mi lado del garaje. Estaremos observando con especial atención antes del Gran Premio de Brasil para poder estar seguros de poder disfrutar del mayor tiempo en pista”. Todos los datos son estudios que servirán para 2016.

Fernando Alonso tras Nico Rosberg en México (Reuters)
Fernando Alonso tras Nico Rosberg en México (Reuters)

Sector lento para verificar u olvidar la progresión

Alonso reconoció en México tener una doble sensación: una por la que quería terminar ya el año tras ser “frustrante”, y otra por la que deseaba seguir ya que en “cada carrera mejoramos y somos más competitivos”. Y el GP de Brasil también puede tener una de cal y otra de arena para McLaren: si en la última cita aseguraron tener la mínima diferencia en todo el año con el mejor tiempo de la Q1, especialmente en los sectores lentos (sólo tres décimas), en Interlagos igualmente tienen una zona de curvas más cerradas para verificar que estaban en lo cierto, que hay un cierto progreso. “Interlagos es una mezcla de curvas rápidas que fluyen con una sección lenta y técnica y múltiples curvas onduladas. Con lo ajustado que es el trazado espero que podamos ver una carrera emocionante, con varios duelos y adelantamientos”, asegura Arai.

Y también habrá otra parte mucho más rápida: aunque la recta más grande es de 650 metros, el trazado combina dos segmentos con rectas largas que la hacen una pista rápida. “Sabíamos que México iba a ser complicado, y muchas de las características de Interlagos son similares, con sus zonas inclinadas y largas rectas”, afirma Alonso. Y como en México, hay que combinarlas con los sectores más cerrados, según explica Jonathan Neale: “Es una complicada balanza entre velocidad en línea recta y agarre en curvas lentas”. “El coche y la unidad de potencia tendrán mucho trabajo ahí, cambiando de dirección y velocidad en cada curva, con lo que la respuesta del acelerador y el equilibrio del coche son factores importantes”, añade Arai.

Fernando Alonso rodando bajo la lluvia (Efe)
Fernando Alonso rodando bajo la lluvia (Efe)

Factores para una carrera de caos

“Es un trazado exigente para los coches porque es muy bacheado, pero es muy divertido por las zonas sin peralte y mezcla técnica de curvas. Aunque nos costó en México, sobre todo por la altitud, nuestro ritmo en las curvas era positivo, así que estoy ansioso por ver cómo rinde el coche en esas zonas en Brasil”, explica también Jenson Button. El Autódromo José Carlos Pace está a 800 metros del nivel del mar, lejos de los  2.285 del circuito de México, así que Arai asegura que “la altitud afectará ligeramente al rendimiento del coche. Con lo que ajustaremos manejabilidad y el despliegue de la unidad de la potencia en función a ello”. Un factor positivo para comprobar las diferencias con los primeros clasificados en dichas partes con menos influencia del motor.

“La vuelta es bastante corta, con lo que el tráfico puede ser un problema, pero eso se suma al drama y la emoción del evento en sí”, señala Alonso. Todo lo que se pueda convertir en un “caos”, como ya ha dicho en otras ocasiones el piloto español, le viene bien a McLaren para estar más arriba, y Brasil tiene varios factores que pueden hacer una prueba entretenida: primero, las estadísticas dicen que hay un 70% de posibilidades de que aparezca el coche de seguridad; segundo, los seis primeros clasificados del año pasado completaron la carrera haciendo tres paradas y este año la previsión es también de dos o tres paradas; y por último, en Sao Paulo ha caído bastante agua en las últimas semanas, y para el fin de semana también hay muchas posibilidades de lluvia.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios