el confidencial entrevista a adrián campos

Cuando una empresa echa carreras: "Que la pasión no te pueda, porque aquí te mata"

Adrian Campos explica a El Confidencial cómo un equipo de carreras es antes una empresa, y de su organización, gestión y medios humanos y técnicos depende el éxito o el fracaso en la pista

Foto: Adrián Campos, en una rueda de prensa (EFE).
Adrián Campos, en una rueda de prensa (EFE).

Un equipo de competición es, ante todo, una empresa. Y como tal, con sus desafíos e incertidumbres son apuestas de riesgo para sus accionistas, en especial cuando se depende de la tecnología y, en muchas ocasiones, de los avatares de la fortuna. En España, Campos Racing cuenta con presencia internacional en GP2, GP3, Euro Fórmula Open de Fórmula 3, Mundial de Turismos y Fórmula E, en un ejemplo de diversificación en línea con otros grandes equipos europeos. Adrián Campos explica a El Confidencial una parte de esa vertiente empresarial que acompaña a las carreras.

Pregunta: Campos Racing es un equipo de carreras, pero también una empresa con presencia en diferentes campeonatos. Desde este punto de vista, ¿cómo se estructura una empresa dedicada a la competición?

Respuesta: Para Campos Racing hubo un antes y un después del proyecto de Fórmula 1. En los ocho o nueve años anteriores habíamos ganado en todos los campeonatos en los que habíamos participado y la Fórmula 1 era el siguiente paso. Pero cuando veo que mis compañeros de viaje no tienen la misma visión de cómo funciona un equipo de Fórmula 1, vendo mis acciones. Pero antes había vendido todos mis equipos, así que empecé de menos cero.  Gracias al Euro Fórmula Open se relanzó Campos Racing, que nos sirve para la formación de técnicos y pilotos, donde incluso está mi hijo formándose como responsable del programa. 

En 2010, Campos Racing facturó cero euros, y en 2015 facturaremos en torno a nueve millones. Me hice muchas preguntas de cómo quise que funcionase esto. Con la crisis, la mayor parte de los equipos estábamos muertos. Y lo que hice fue juntarme con los que creía que eran los mejores, e hicimos varias sociedades que participan en distintos campeonatos.

Luego, como concepto empresarial, tiendes a utilizar a un técnico en varios campeonatos, y con un sueldo hago tres. Pero esto no funciona. Lo haces un año, y te das cuentas que no funciona. Una de las decisiones que tomamos es que no iba a haber un técnico que hiciera más de un campeonato. A partir de aquí hay una filosofía clave: que la pasión no te pueda, porque te mata. Siempre había que ponerla en su justa medida en la balanza, teniendo siempre claro que nuestro cliente nunca era el patrocinador, sino el piloto. Proporcionamos los mejores técnicos, hacemos un plan de trabajo para desarrollar al piloto y le damos el coche en blanco para que ponga sus patrocinadores. Y, sobre todo, pusimos en marcha el Master de Ingenieros, y cada año, los tres mejores entran a trabajar directamente cobrando, creando una base técnica de coches con ingenieros que evolucionan con el mismo.

La pasión hay que ponerla en su justa medida, teniendo siempre claro que nuestro cliente nunca era el patrocinador, sino el piloto

P: Con tantos frentes empresariales, ¿cuáles son las claves fundamentales en la toma de decisiones y la gestión?

R: Primero, hay un responsable para cada campeonato, con lo cual solo despacho con una persona. Y hay una premisa: siempre tienes que tener un piloto que te saque las castañas del fuego, porque si no, no hay otros que quieran correr contigo al año siguiente, por lo que siempre intentamos tener a un potencial ganador. El único que va a todas las carreras soy yo.

P: Desde el punto de vista personal ha de suponer un desgaste enorme.

R: Sí, lo es, y en esta parte del año ya me noto muy cansado, más todavía de pensar lo que me queda de aquí a Navidad. Ahora me voy a Kuala Lumpur, a la Fórmula E, luego a Bahrein y Abu Dabhi, y luego a la carrera de Punta del Este. Es duro, porque te pasas la vida en un avión, pero soy muy afortunado, porque me siento arropado por mis socios y mis técnicos. Creo que, en cada campeonato, tengo a lo mejor que hay fuera de la Fórmula 1. Y me gano la vida con lo que más me gusta y lo que he hecho toda mi vida.

P: Como cualquier otra empresa, Campos Racing ha invertido de su propio capital en una de las promesas españolas, Alex Palou. Después de hacer GP3, ¿sigue viendo un gran futuro para él?

R: Es uno de los grandes talentos que han salido del automovilismo. Todos los grandes talentos pasan etapas difíciles. En el karting y la Fórmula 3 salió con sobresaliente. En GP3 hay que entender las gomas Pirelli, tanto por su parte, como también por la nuestra. Hemos entrado con un coche ya cinco años en uso, y ha sido una desventaja para nosotros.

En los entrenamientos siempre ha estado entre los cinco primeros, la velocidad la tiene. Junto con Esteban Ocon han sido los mejores debutantes. Y Ocon ha entendido mejor los neumáticos; lucha por el título, pero no tiene más velocidad que Alex. En ningún momento le pierdo la fe y estamos haciendo todo lo posible para que el año que viene repita y pueda sacar la experiencia que este año ha ido archivando en su cabeza.

Alex Palou, uno de los pilotos más prometedores de la GP3 (Cordon Press/Xavi Bonilla).
Alex Palou, uno de los pilotos más prometedores de la GP3 (Cordon Press/Xavi Bonilla).

P: En la Fórmula 1 se salió al principio de la aventura y ya hemos visto cómo han acabado los equipos nuevos (Caterham, Hispania…) y cómo están muchos en la actualidad. Desde el punto de vista empresarial, ¿qué piensa de la estructura competitiva y comercial de la Fórmula 1 de hoy?

R: Creo que ahora se están haciendo cosas para bajar los costes. Ha habido muchos problemas pero con el tiempo se están poniendo las piezas en su sitio. Ahora llega Haas, un equipo privado. Y si tienes los recursos económicos y un buen acuerdo, como en este caso con Ferrari, se puede hacer. Pero hay que tener cuidado con quien te juntas y cómo se hacen las cosas. La Fórmula 1 ha pasado una crisis muy dura, pero creo que se están poniendo las bases para que haya diez equipos sanos durante mucho tiempo. Hay marcas que están pensando en entrar. Se venda la Fórmula 1 o no, parece que se está entrando en una línea para mantener los costes.

P: Usted conoce bien a Fernando Alonso. ¿Qué debe estar pensando un ganador patológico como el piloto español en estos momentos?

R: No debe de ser una etapa agradable. Creo que Fernando tiene un potencial acojonante, las cosas como son. Es muy difícil lograr lo que él ha conseguido porque, aunque no haya ganado últimamente, todo el mundo en el 'paddock' de la Fórmula 1 piensa que es el mejor, y esto es más difícil de conseguir que ganar. Es muy complicado que la gente piense que eres el mejor después de tantos años, y esto le debe halagar. Pero otra cosa es cómo mantenga la motivación ahora y el buen ambiente dentro del equipo. Creo que ahora Ron Dennis está muy centrado en el equipo. Y desde fuera se ve que tienen una línea de trabajo. Obviamente, Fernando no lo tiene que estar pasando bien. Ni ellos mismos podían pensar que iban a estar tan atrás.

Mahindra y Nextev son dos de los coches asociados a Campos Racing (Campos Racing).
Mahindra y Nextev son dos de los coches asociados a Campos Racing (Campos Racing).

P: Campos Racing tiene dos pies puestos en la Fórmula E, gestionando el equipo de China y el oficial de Mahindra. ¿Qué se ha encontrado en esta segunda temporada en este campeonato desde el punto de vista deportivo y comercial?

R: Este año ya hay diferencias entre los coches. Se está empezando a trabajar en el futuro de los coches eléctricos. De momento, evolucionando los motores y en el cambio. Renault, por ejemplo, ha hecho un gran esfuerzo y sus monoplazas ya están ganando con cierta ventaja. Luego llegarán las baterías y aquí habrá un gran salto de calidad para los coches de este campeonato, pero también para los coches de calle.

Es un campeonato que tendrá su sitio en el futuro del automovilismo mundial. Necesitará una fuerte inversión durante 'X' años, pero si se mantiene, tiene un hueco. Quizás en España el coche eléctrico se ve un poco lejos, pero vas a China u otros países de polución bestial y te das cuenta de que es parte del futuro, y además, cercano. En los próximos veinte años va a ser el medio de transporte de mucha gente, estoy convencido. Y si hay un campeonato que ayuda a evolucionar todo ello, bienvenido sea.

P: En España se habla constantemente de la necesidad de I+D. ¿Hasta qué punto una empresa como Campos Racing puede convertirse en una antena tecnológica con  la experiencia que está recogiendo en las carreras en general, y en la Fórmula E en particular?

R: En el momento en que se abra la puerta a la evolución de la batería, cada equipo va a tener un coche de pruebas, y aquí se dará la gran diferencia. Cuando corría, salía con 220 litos de gasolina en el depósito. Hoy un Fórmula 1 sale con la mitad. Lo mismo va a ocurrir con las baterías. Nosotros somos el banco de pruebas de Nextev (empresa que trabaja en la fabricación de coches eléctricos) y de Mahindra. Hay grandes empresas que fabrican baterías que hablan con ellos, y nosotros somos los que tenemos que desarrollar todo esto. Como empresa, creo que hay un gran potencial, tenemos proyectos encima de la mesa, y bastantes. Hay mucho, está todo por hacer.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios