Es noticia
Menú
Red Bull, compuesto y sin novio ni motor porque sólo es "una empresa de bebidas"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
CONFIRMAN QUE NO MONTARÁN MOTORES RENAULT

Red Bull, compuesto y sin novio ni motor porque sólo es "una empresa de bebidas"

Se han dado un plazo de un mes como máximo para decidir si continúan en la Fórmula 1 y ver en qué condiciones lo harían. Se han desvinculado de Renault aunque la alternativa no esté clara todavía

Foto: Red Bull en la clasificación del pasado GP de México.
Red Bull en la clasificación del pasado GP de México.

“Durante muchos años McLaren y Ferrari han estado en la parte delantera y ahora tenemos un nuevo equipo que ha venido y se hizo con la primera posición. Pero estoy realmente seguro de que todos los equipos van a hacer absolutamente todo lo que esté a su alcance para permanecer en la parte superior. Red Bull no es un fabricante, es una empresa de bebidas. Es una empresa de bebidas en comparación con la historia de McLaren y Ferrari . No sé cuál es su plan. Nuestro equipo está construyéndose para convertirse en un fabricante más grande, como Ferrari”.

Hace cuatro años, el piloto de McLaren Lewis Hamilton expresó a 'The Guardian' su idea de que el éxito de Red Bull en la Fórmula 1 sería efímero. Se equivocó, considerando que cuatro años son algo más que un sueño pasajero. Red Bull provocó un cambio de normas y unas cuantas noches sin dormir al resto de la parrilla para tratar de copiar sus genialidades (Adrian Newey).

Domina quien no depende de un tercero

Las nuevas reglas, estrenadas el año pasado, apostaban por la evolución tecnológica, el menor consumo, la electricidad y, sobre todo, por los fabricantes, a esos a los que se refería Hamilton (aunque McLaren utiliza propulsor Honda en la F1). Si las victorias en la anterior F1 dependían del ingenio aerodinámico de un grupo de personas competentes y bien gestionadas, la de ahora está atada de pies y manos a la labor de empresas que construyan un (sofisticado) motor… algo más complejo de conseguir que el mencionado grupo de personas. Con esto: Mercedes y Ferrari dependen de sí mismos, McLaren depende de Honda y Red Bull de Renault (el resto de la parrilla tampoco de pende de sí misma). Casualmente, en la actualidad Mercedes y Ferrari son los que mejores coches tienen de la parrilla.

A partir de aquí, McLaren tiene la suficiente dosis de confianza y paciencia (además de un acuerdo) como para continuar ligado en exclusiva al proyecto de Honda. Pero Red Bull, a pesar de también tener un vínculo contractual, ha dejado de creer en la marca del rombo. “Hemos cancelado el contrato para el año próximo con nuestros dos equipos (Red Bull y Toro Rosso)”. Dietrich Mateschitz, propietario de Red Bull, no alargó más el suspense en Speed Week.

¿Dejará la Fórmula 1 y el resto de escuderías que uno de los mejores equipos de toda la historia se esfume de esta manera? “La situación es clara, todos los equipos temen que nosotros seamos más rápidos que ellos. No queremos ninguno de los existentes motores”. El equipo de Mateschitz ha recibido 'ofertas' de cara al año que viene para comprar los propulsores de este año (Toro Rosso montará el motor del Ferrari de este 2015), en lugar de las evoluciones de 2016. Es lo que hay, lo tomas o lo dejas, parecen decir sus rivales. Bernie Ecclestone, sin embargo, tiene más interés porque Red Bull permanezca a tenor de las reuniones mantenidas para tratar de buscar soluciones. La decisión final se tomará en “tres o cuatro semanas”, asegura el empresario austriaco.

Un motor que no es Renault, pero sí lo es

Ahora “estamos justo en el límite para llegar al primer test”, reconocía este fin de semana Christian Horner, “nuestro equipo siempre ha demostrado tener gran habilidad para trabajar con plazos ajustados. Estoy seguro de que vamos a ser capaces de alcanzar los objetivos, siempre y cuando lleguemos a algún acuerdo en las próximas dos semanas. Si no podemos tener un motor normal tendremos alguna otra cosa”, comenta el jefe de equipo de Red Bull al periódico Kleine Zeitung. Y esa “otra cosa” podría ser un propulsor 'made in Renault' pero bajo el nombre de otra marca, tal y como apunta 'Motorsport'.

Red Bull ha diseñado cuatro modelos diferentes para su RB12 de 2016, dependiendo del propulsor que finalmente ponga. Pero ahí termina su fuerza. Hasta que se anime a fabricar su propio motor, es lo máximo que puede hacer sabiendo que sólo se trata de una “empresa de bebidas” que ha vendido más de 45.000 millones de latas y factura unos 5.000 millones de euros al año gracias a su presencia en 166 países, además de poseer estudios de grabación, academia de música, emisora de radio y un amplio entramado de patrocinio de músicos y deportistas, pasando por infinidad de disciplinas de aventuras como saltos de trampolín –que copió la FINA para los Mundiales de Natación-, acrobacias en avión, de esquí/snowboard (incluidas en los JJOO de invierno), equipos de fútbol y una extensa presencia en 'motorsport' más allá de su propio circuito. Quizás, de todos sus hitos, se llevan la palma el haber hecho saltar a un tipo -Félix Baumgartner- desde los 39.000 metros de altura y los éxitos del mencionado equipo de F1, que ahora se encuentra en peligro de desaparecer porque les falta un motor y son sólo “una empresa de bebidas”.

“Durante muchos años McLaren y Ferrari han estado en la parte delantera y ahora tenemos un nuevo equipo que ha venido y se hizo con la primera posición. Pero estoy realmente seguro de que todos los equipos van a hacer absolutamente todo lo que esté a su alcance para permanecer en la parte superior. Red Bull no es un fabricante, es una empresa de bebidas. Es una empresa de bebidas en comparación con la historia de McLaren y Ferrari . No sé cuál es su plan. Nuestro equipo está construyéndose para convertirse en un fabricante más grande, como Ferrari”.

Red Bull McLaren Fórmula 1 Lewis Hamilton Dietrich Mateschitz Honda Bernie Ecclestone
El redactor recomienda