Verstappen: "¡Si dejo pasar a Carlos, mi padre me patea las pelotas!"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
GRAN CARRERA DE LOS PILOTOS DE TORO ROSSO

Verstappen: "¡Si dejo pasar a Carlos, mi padre me patea las pelotas!"

A pesar de una carrera complicada, Sainz y Verstappen cuajaron una agresiva remontada para entrar en los puntos. El holandés ignoró las órdenes del equipo para dejar paso a su compañero

placeholder Foto: Verstappen, en los boxes del circuito de Singapur (Reuters).
Verstappen, en los boxes del circuito de Singapur (Reuters).

“Max, cambia las posiciones”. “No”, contestó tajante Max Verstappen. “Max, simplemente hazlo”. Tampoco. En las últimas vueltas de la carrera, Xavi Pujolar dio claras instrucciones a Verstappen. El holandés se mostró tajante, presentando maneras, que suele decirse.

Tanto Sainz como Verstappen iluminaron con su remontada el Gran Premio de Singapur. Dos jóvenes cachorros de gran proyección, que mostraron una enorme garra y agresividad en la pista. Pero también se confirmó hasta qué punto Verstappen es consciente de su posición de fuerza en Toro Rosso.

A palos con sus rivales

En el caso de Sainz y Verstappen, equipos y prensa internacional siguen muy de cerca este singular duelo de jóvenes promesas. Tras cuatro abandonos seguidos y sin puntuar en Italia, una derrota en Marina Bay hubiera sido negativa para Sainz. Aunque el error del viernes le condicionara, el español terminaba por delante del holandés en los terceros libres y la Q1. Sin embargo, cuando marcaba parciales extraordinarios para pasar holgadamente al Q3, un nuevo beso al muro contrastaba con el octavo puesto de Verstappen en la parrilla.

El holandés se quedó en la salida, pero remontaría con la ayuda del coche de seguridad y cronos que, como explicara Franz Tost, responsable de Toro Rosso, estaban "entre los cinco primeros durante toda la carrera”. Sainz rodó en tráfico al inicio, su primera parada en boxes fue lenta y se despeñó al último lugar tras quedar su monoplaza en punto muerto. Hasta que ambos se juntaron en su remontada y se liaron a palos con sus rivales. Si el holandés es admirado por su agresividad al adelantar, Sainz estuvo a la misma altura y ofreció el mismo espejo en un circuito como Marina Bay.

"Carlos estaba demasiado lejos"

Pero también entró en juego el mensaje a Verstappen, su desobediencia y la sorprendente justificación de Tost al incumplimiento de una orden del equipo que él mismo dirige. El holandés debía dejar Sainz para que este atacara a Sergio Pérez, ya que aquel contaba con gomas en mejor estado. Nones, dijo Verstappen.

“Carlos era demasiado lento, estaba demasiado lejos y Max tenía razón. Vimos que no se acercaba y no hubiera alcanzado a Perez, así que hicimos bien en dejarles seguir”, explicaría luego Tost para defender al holandés. "Dije a través de los cascos que si Carlos no estaba cerca no tenía sentido cambiar posiciones ya que nunca pasaría a Pérez, porque estaba muy lejos”, añadió. Entonces ¿por qué se daba esa orden que el propio Verstappen rechazó instantáneamente? “Max, simplemente hazlo” ¿Por qué la insistencia de su ingeniero, Xavi Pujolar?

Si las imágenes no engañaban, hubo momentos en los que Sainz rodó pegado al holandés. Según confesó el madrileño después, había propuesto al equipo devolverle la posición si finalmente no podía superar al Force India. En este contexto, venía a la mente Mónaco, cuando Sainz dejó pasar a un Verstappen con ruedas nuevas en la parte final de la carrera.

placeholder Verstappen, junto a Franz Tost (EFE).

"Se lo han pedido y siempre se ha negado"

Verstappen mostró en Marina Bay una irreverencia familiar a otros grandes campeones, pero también su individualismo e indisciplina. Franz Tost dio carpetazo a que un chaval de diecisiete años se pasara por el arco del triunfo las órdenes del equipo, acomodándose a los hechos consumados del holandés. Porque Verstappen conoce su valor. No es un producto del Red Bull Junior Team, sino un rutilante fichaje que puede marcharse a cualquier equipo en poco tiempo. Ferrari ya le tiene en el punto de mira en el 2017. No vayamos a cabrear al chaval y su entorno, que fue quien dió el consentimiento de fichar por Red Bull.

“Yo le he dejado pasar tres veces a Max, tres veces que se lo han pedido a él y no ha dejado ninguna", explicaba Sainz al final de la carrera, descubriendo que en más ocasiones ambos se han visto en la misma tesitura. Lo que daba a entender que Verstappen se niega a ceder la posición por principio, independientemente de las circunstancias puntuales de carrera. Sainz ya sabe con quién se juega los cuartos.

Al terminar el Gran Premio de Singapur, el joven piloto holandés nos iluminaba con otra razón de peso para su negativa: “Mi padre (Jos Verstappen) me dijo que si le hubiera dejado pasar me habría pateado las pelotas”. Vale, entonces nos vamos entendiendo, señor Tost.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Max Verstappen Toro Rosso Fórmula 1 Carlos Sainz Red Bull Ferrari
El redactor recomienda