¿Por qué iban a hacer trampas? Sólo Mercedes podía derrotarse a sí mismo
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
hamilton fue aplastante durante todo el gran premio

¿Por qué iban a hacer trampas? Sólo Mercedes podía derrotarse a sí mismo

Hamilton aseguró tras la carrera que había pilotado uno de los mejores coches que había tenido jamás. El británico dominó con su monoplaza todas las clasificaciones del Gran Premio de Italia

placeholder Foto: Lewis Hamilton tras ganar el Gran Premio de Italia (Efe)
Lewis Hamilton tras ganar el Gran Premio de Italia (Efe)

"Sería una lástima pero al final esa no es la razón por la que hemos ganado. Hemos ganado porque hemos sido los más rápidos", aseguraba Lewis Hamilton en la rueda de prensa del Gran Premio de Italia y con su victoria todavía pendiente de confirmación. Realmente su triunfo había sido aplastante y se veía venir durante todo el fin de semana, si no lo evitaban por un milagro Ferrari o Nico Rosberg. Pero el británico fue incontestable en carrera, sacando medio segundo por vuelta a Sebastian Vettel, y después haber logrado la ’pole’ y marcar el mejor tiempo en todos los entrenamientos.

En definitiva, un Gran Premio perfecto. Entonces, ¿por qué Mercedes iba a hacer trampas? Una manta eléctrica desconectada fue la culpable de que la presión de la rueda trasera izquierda de los monoplazas de Rosberg y Hamilton estuviera por debajo de lo permitido. "Estoy seguro de que la gente de Pirelli podrá demostrar que no marca ninguna diferencia. Especialmente en una rueda, si son todas las ruedas quizá se podría discutir", señaló el piloto británico. Dos horas tuvieron de agonía hasta que la FIA decidió descartar cualquier infracción sobre Hamilton. En un fallo propio estaba la única posibilidad de que Mercedes perdiera en Monza.

"Sin preguntas, sólo hazlo"

Lewis Hamilton iba camino de llevarse su séptima victoria de la temporada, tenía ventaja de sobra con Vettel, cuando le llegó un mensaje por radio que asustó al piloto de Mercedes: "Abre hueco, aprieta. Sin preguntas. Solo hazlo. Te lo explicaremos al final". Hamilton empujó al máximo y empezó volar: "¿Qué tengo que hacer? No puedo ir más rápido". Dentro del equipo, conscientes de que les podía caer alguna sanción, pidieron a su piloto que empujara a tope con la intención de ganar el mayor margen posible por si recibían una sanción que sumara segundos al tiempo final de Hamilton. "Gracias por esto, te lo explicaremos todo", le dijeron tras ganar la carrera. "Esas últimas vueltas no han estado bien", respondió.

Al terminar la carrera, se confirmó la investigación sobre Mercedes. La presión del neumático trasero izquierdo de Lewis Hamilton, y de su compañero Nico Rosberg estaba por debajo de la estipulada por Pirelli antes del inicio de la carrera: 0.3psi en el caso de Hamilton, 1.1psi en el caso de Rosberg. Tras la reunión entre Pirelli, la FIA y el propio equipo, los comisarios determinaron que la colocación inicial de las gomas era válida ya que la reducción de la presión de los neumáticos fue debido a un enfriamiento de los mismos, al estar desenchufada una de las mantas eléctricas. "Los comisarios han determinado que los neumáticos estaban a la presión mínima recomendada por Pirelli cuando los pusieron en el coche", aseguraron el comunicado.

"Uno de los mejores coches que he tenido jamás"

Hamilton tardó en salir de su coche, y al bajarse, lo empezó a acariciar: "Un fin de semana perfecto para mí. No me viene a la mente ninguno como éste. El coche no fue perfecto en la sesión de clasificación, pero en carrera ha sido uno de los mejores que he tenido jamás. No puedo agradecer lo suficiente a mi equipo todo su trabajo. Nunca he visto nada así. Gracias". Hamilton era consciente de la maravilla con la que había corrido. En Mercedes no necesitaban hacer ninguna trampa para ganar.

Incluso Vettel defendió a Hamilton en rueda de prensa y admiró su carrera: "Hizo muy buen trabajo y hay que aceptarlo. Yo tenía un gran coche pero no lo suficientemente bueno como para ganar, sólo para terminar segundo", reconoció. A Hamilton solo le quedó volver a agradecer a su equipo el trabajo que unido su pilotaje, tienen el Campeonato del Mundo en bandeja (con 53 puntos de ventaja): "No hubiera sido capaz de hacerlo sin el equipo. Definitivamente siento que estoy conduciendo al máximo de mi habilidad, de la mejor forma que he conducido. Estoy muy feliz y, como digo, este equipo es el mejor equipo del mundo".

"Están intentando hacer un hueco en las normas"

La nueva normativa por la que los equipos tenían que ajustar la presión de sus neumáticos derivó de los dos reventones en Spa y los 63 cortes en los neumáticos, y se hizo por seguridad. Pirelli advirtió antes del Gran Premio de Italia acerca de los ajustes de presión de los neumáticos. Y el mismo sábado recordaron que las presiones de los neumáticos no podían estar por debajo del mínimo establecido (19.5psi) cuando los monoplazas salieran del ‘pit-lane’, justo cuando se mide y cualquier anomalía es luego recogida por la FIA.

Pero existía la sospecha de que los equipos pudieran encontrar un vacío legal, salir del ‘pit-lane’ con la presión mínima y encontrar después en la pista presiones más favorables que ayudaran al rendimiento del coche. "Para mí no es correcto decir que la gente está haciendo trampa. Están intentando encontrar un hueco en las normas para hacer algo que está permitido porque no está prohibido", afirmó Mario Isola, Racing Manager de Pirelli. Si se diera el caso, Pirelli obligaría a salir a los monoplazas de la calle de boxes con la presión de las ruedas más alta.

"No sé de dónde viene la discrepancia"

Toto Wolff aseguró que tenían las presiones mínimas cuando pusieron las ruedas en el coche, que siguieron el procedimiento indicado y supervisado por el fabricante, y que no tenían ninguna intención de saltarse las normas. "No sé dónde viene la discrepancia, pero no fue un error hecho por el equipo con el fin de obtener una ventaja". Para el jefe de Mercedes, el problema erradica en la manera de ejecutar la presión de los neumáticos: "Nosotros la comprobamos (la presión de las ruedas) cuando las ponemos en el coche. Podrían decir cuándo es el momento en que realmente tienes que comprobarlas, ¿cinco minutos, ocho minutos antes?", señaló.

A Mercedes casi le cuesta el triunfo en Monza una manta eléctrica y Wolff no entendió todo lo sucedido y parece que la FIA y Pirelli aún tienen trabajo que hacer. "¿Cómo se mide la cantidad de presión que cae en los neumáticos al desconectarlos (de la manta eléctrica)? ¿Y por qué solo tenemos (la baja presión) en uno de los neumáticos y con discrepancias en dos coches?", declaró Wolff. Tras lo ocurrido, los comisarios recomendaron a Mercedes y a la FIA que mantengan más reuniones para que los equipos entiendan bien el protocolo de medición.

Pirelli Mercedes Nico Rosberg
El redactor recomienda