CON SU MINUSVALÍA, Y JUNTO A OTROS DOS PILOTOS

Hay seres humanos excepcionales: cómo corrió Zanardi las 24 horas de Spa

Desde que perdiera sus dos piernas en 2001, el expiloto de Fórmula 1 Alex Zanardi ha ido logrando superar una barrera tras otra. La última, compartir coche con otros dos pilotos 'normales' en Spa

Alex Zanardi se acercaba al coche apoyado en el hombro de su mecánico. Su andar de autómata revelaba las piernas ortopédicas que necesita desde su brutal accidente de 2001 en un óvalo alemán. Estaba a punto de subir al BMW Z4 GT3 y de cumplir otro de sus muchos sueños desde que perdiera las extremidades inferiores: el de tomar parte una carrera de 24 horas. En este caso, las de Spa Francorchamps que tuvieron lugar el pasado fin de semana.

Podría no parecer nada excepcional para quien ya ha competido en su actual situación, pero esta vez Zanardi debía compartir su coche con Timo Glock y Bruno Spengler. ¿Cómo compatibilizar su minusvalía con el pilotaje normal de compañeros de equipo? La experiencia en Spa ofreció otro ejemplo de su especial personalidad, así como de los increíbles avances que puede ofrecer la tecnología actual en un coche de carreras.

Esperando con un volante especial en la mano

Zanardi sufrió precisamente en Spa uno de los accidentes más graves de su carrera deportiva (1993), en Eau Rouge, que le tuvo fuera de combate de la Fórmula 1 durante una buena temporada. Ahora se trataba de pilotar un turismo, especialmente acondicionado tras perder sus piernas en Lausitzring cuando un monoplaza rival embistió el morro del suyo, cruzado en ese momento en la pista, y arrancó de cuajo la parte delantera del mismo.

El mecánico le dejó solo, pero Zanardi esperó de pie a que entrara el Z4 en boxes, con Glock a los mandos. Mientras los mecánicos repostaban combustible y cambiaban los neumáticos, el italiano se metía en el coche con un volante en la mano. Uno muy especial, porque era la clave del sistema que los ingenieros de BMW desarrollaron para que Zanardi fuera acelerar, frenar y cambiar como sus compañeros de equipo… pero con piernas ortopédicas.

Un pincho para encajar la prótesis en el freno

El piloto italiano no puede aplicar gas con la pierna derecha, pero sí frenar. Así, mientras que la prótesis izquierda descansaba en un reposapiés especial, en la parte  derecha los ingenieros estudiaron un sistema para que Zanardi pudiera frenar con la mayor fuerza posible. Para ello, colocaron una especie de pincho en el pedal  al que el italiano insertaba su pierna protésica. El pie de la prótesis estaba especialmente diseñado para que encajara en la aguja. Como la fuerza que podía aplicar el italiano era menor que la de los otros dos pilotos, los ingenieros reglaron la relación de fuerza del freno un 30% superior a la de Glock y Spengler. En conjunto, el sistema daba mayor capacidad de respuesta al límite. “Un sistema que me permitía atacar más”, explicaba Zanardi.

Un separador impedía que sus compañeros pudieran poner el pie accidentalmente en el pedal del italiano. Los dos pedales de freno, el de los pilotos 'normales' y el de Zanardi, estaban especialmente conectados y cuando el italiano frenaba, también se movía el de sus compañeros. 

"Una verdadera obra de arte"

Cuando Zanardi entraba en el vehículo, colocaba su propio volante (“una verdadera obra de arte”, lo define el piloto italiano). En el mismo iba incorporado el acelerador, en forma de un anillo exterior que dosificaba con la mano para incrementar o bajar el ritmo. Y mientras el convencional de sus compañeros llevaba una leva del cambio a cada lado, el de Zanardi tenía el cambio situado en la parte derecha. Al subir marchas usaba una leva situada en la parte trasera, mientras que reducía marchas con el pulgar.

Los ingenieros de BMW también aplicaron diferentes mapas de motor, para lo que desarrollaron un software especial, uno para cada tipo de acelerador: el convencional de Glock y Spengler y el de Zanardi. Cuando los pilotos se subían al coche el sistema daba paso a uno u otro programa al insertarse cada volante.

Un sistema de aire acondicionado imprescindible

¿Cómo adaptar el asiento para tres pilotos distintos, uno de ellos con piernas protésicas? Un elemento de carbono situado en el mismo ajustaba el cuerpo de Zanardi para lograr la inmovilidad total, además de un inserto lumbar  regulable y activado con una bomba de aire. A partir de aquí, se usaban otros insertos para sus compañeros. Zanardi, además, tenía que situar su asiento lo más retrasado para ajustar bien sus piernas, o mejor dicho, sus prótesis.

Sin extremidades inferiores, la temperatura corporal de Zanardi no puede autorregularse normalmente, por lo que el italiano necesita unas condiciones ambientales más suaves.  Para ello, los ingenieros de BMW incorporaron el sistema de aire acondicionado del modelo del Z4 GTE de calle. Zanardi rodó en tiempos iguales a los de Glock y Spengler en carrera. Eran novenos absolutos cuando a una hora del final se rompió el motor.

Doble oro de bicicleta paraolímpica en los Juegos de Londres, y al acabar la carrera, el italiano cogió su coche hacia Nottwil, en Suiza, donde celebran estos días  los Campeonatos del Mundo de bicicleta de mano. Al cerrar estas líneas, se había celebrado ya la primera prueba por relevos. El piloto italiano ha logrado ya el primer oro. Seguro que no será el último. ¿Es o no Alessandro Zanardi alguien especial?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios