¿herramienta prescindible o necesaria?

¿Prohibir el túnel de viento en la Fórmula 1? Con la Iglesia hemos topado

Christian Horner lanzaba provocativamente la propuesta, y desde Force India iban más allá al cuestionar el túnel de viento como "tecnología de dinosaurios". Les estalló en la cara

Foto: El túnel del viento de Ferrari en Maranello.
El túnel del viento de Ferrari en Maranello.

“Si limitas las herramientas de desarrollo, no haría falta una gran reducción de costes. Hoy sólo podemos utilizar el túnel de viento unas cuantas horas y tenemos mucho CFD (Dinámica de Fluidos Computacional). Si quieres algo extremo y controvertido, quitad de en medio los túneles de viento, son demasiado caros de mantener y gestionar”.

En estos tiempos de tantos tiros al aire, Christian Horner lanzaba una provocativa propuesta para racionalizar la Fórmula 1. Aunque sonaba a ‘boutade’, tiraba una piedra en la charca que movilizaba a un mundo donde el túnel de viento parece ese tótem intocable dedicado al dios de la aerodinámica.

“Volvamos a la habilidad de ingeniería básica, démosle a todo el mundo el mismo microchip para el CFD (simulación por ordenador) y que sea el potencial intelectual en el equipo (el que predomine) frente a los ordenadores o la potencia de un túnel de viento. Si fuera Ecclestone o Todt, sería la dirección en la que miraría”. ¿Se ha vuelto loco Christian Horner?

Casi un millón y medio al año, solo en electricidad

Brindis o no al sol, a Horner le chocaban la copa y Bob Fernley, responsable de Force India, iba más allá: “Creo que es muy realista. Se supone que la Fórmula 1 es el pináculo del deporte del motor, superamos los límites de la tecnología, pero estamos usando un instrumento en nuestro departamento aerodinámico que es arcaico e increíblemente caro de operar y adquirir”. ¿Perdón? “¿Por qué no avanzamos con los límites de la CFD? Permite dos cosas: hacer la Fórmula 1 más sostenible para todos los equipos, especialmente para los independientes, y rebaja el listón para los nuevos equipos que entran”.

Por el túnel de viento sangra la herida de Force India, en un largo proceso de adaptación para usar el de Toyota en Colonia, y en el retraso del nuevo monoplaza del equipo. De hecho, es el peor arranque de las tres últimas temporadas para el equipo de Fernley, quien aportaba además  algunos datos. Cuando hace dos o tres años se valoró la adquisición de un túnel propio “nos costaba unos cuarenta millones de dólares. Preguntamos cuánto nos costaría un equipo completo de CFD y era un millón con todos los costes operativos.

Eso sí, nada en comparación a los "15 o 20 millones al año que cuesta el funcionamiento de un túnel de viento”. Pat Symonds, responsable técnico de Williams, apuntaba que sólo los gastos de luz anuales ascendían a 1.400.000 euros, aproximadamente, para un uso 24/7. Cliente ‘superpremiun’ para hacer llorar de alegría a cualquier compañía eléctrica, vamos.

¿Y cuál ha sido la respuesta?

Fue como si le hubieran encendido a Fernley la turbina de un túnel en la cara. Y si Ferrari tiene peso en la Fórmula 1, con la Iglesia hemos topado. En concreto, la de Maranello. Para Maurizio Arrivabene “aunque fuera de la época de los Picapiedra, es una idea estúpida. También los coches de calle se desarrollan en el túnel de viento”. Nadie como Ferrari para rechazar la idea, cuando en 2013 la ‘Scuderia’ hubo de remodelar el túnel de Renzo Piano. Como para venirle a Marchionne y Arrivabene con tonterias ahora.

“Creo que es una broma” remataba Toto Wolff al respecto, “los túneles de viento son parte integral de la Fórmula 1 hoy y parte integral de cualquier negocio de coches de calle.  No puedes esperar que la Fórmula 1 sea el pináculo de las carreras y salgas al asfalto sin haber comprobado su rendimiento aerodinámico. Esto no ocurrirá, es interesante saber a quién se le ocurren estas ideas”.

“Declaración ridículamente provocativa”

La pasada semana, en Shangai, los responsables técnicos consultados al respecto  rechazaron la idea de forma contundente. “Declaración ridículamente provocativa”, sentenciaba Pat Symonds, el responsable técnico de Williams, en relación a las palabras de Fernley. El británico, en su etapa de Marussia, trabajó asesorando a una gran multinacional del automóvil para optimizar el uso de tan costosísimas instalaciones: “Por el hecho de que esta tecnología lleve tiempo en marcha no significa que sea uno de esos reptiles. Los coches llevan tiempo circulando, ¿son tecnología de dinosaurios?”.

Pat Symonds (D) (Imago).
Pat Symonds (D) (Imago).

“Creo que si alguien viera cualquiera de nuestros departamentos, no consideraría que el de aerodinámica -una mezcla de CFD y túnel de viento- no mira hacia delante” explicaba James Allison, el responsable técnico de Ferrari. “Las técnicas que desarrollamos se mueven en estas dos esferas y son impresionantes bajo cualquier prisma. Hemos logrado que el CFD para aerodinámica a baja velocidad haya avanzado para beneficio de más allá de la Fórmula 1. No creo que haya ninguna preocupación porque usemos tecnología de dinosaurios”.

Herramientas complementarias

James Key, desde Toro Rosso, explicaba hasta qué punto la Fórmula 1 moderna cojería sin el bastón  del túnel de viento: “A día de hoy todo el mundo trabaja así: te divides entre el CFD y el túnel de viento de manera recíproca. Hay cosas que puedes hacer con una herramienta que no puedes hacer con la otra y al revés. Para cualquier equipo, utilizar una aislada de la otra, si hubiera que hacerlo mañana, sería muy complicado”.

Ante tan unánime respuesta para seguir adorando al tótem de la aerodinámica, sólo quedaba una pregunta en el aire: ¿Habría consultado antes Christian Horner al gran mago de la aerodinámica que vive en su propia casa, Adrian Newey?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios