prefiere el dinero de los países emergentes

El GP de Alemania, primera víctima del "Europa está muerta" de Bernie Ecclestone

Hace tres años y medio de aquella frase del magnate de la Fórmula 1 y este fin de semana, Alemania se convirtió en una de las primeras víctimas de la ambición económica de Ecclestone

Foto: Fernando Alonso conduce el Ferrari en Hockenheim (Reuters).
Fernando Alonso conduce el Ferrari en Hockenheim (Reuters).
Hace tres años y medio de aquella frase de Bernie Ecclestone que anunciaba a los cuatro vientos cual profeta que eso de que "Europa está muerta" y que sólo iba a servir para "hacer turismo y poco más". En 2011, pocos creyeron lo que dijo el magnate de la Fórmula 1, o al menos no lo interpretaron de una manera tan severa como en realidad está ocurriendo. Y es que este fin de semana, Alemania se convirtió en una de las primeras víctimas de la ambición económica de Ecclestone y dejó de ser sede del Mundial después de 55 años siendo hogar para los pilotos y escuderías durante un fin de semana al año.

El Gran Premio de Alemania estaba programado para el 19 de julio. Sin embargo, la carrera germana finalmente no se disputará porque no ha habido acuerdo entre el titular de los derechos comerciales del campeonato (CRH) y el promotor de la prueba, según informa la FIA. Es el fin de una era para una cita clásica, una localización básica en la historia de las cuatro ruedas que, si no cambian las cosas, no va a volver en un tiempo.

La prueba de este año iba a disputarse en principio en el Nurburgring, pero las negociaciones con los propietarios de la pista cesaron hace meses. La opción siguiente era Hockenheim, pero los dueños del trazado renunciaron a acoger la que iba a ser la décima cita del certamen. Así, el Mundial de 2015 tendrá finalmente 19 carreras en lugar de las 20 programadas. De Silverstone se pasará directamente a Hungría, por lo que en julio habrá tres semanas sin F1.

Una imagen del circuito de Bahrein en plena carrera (EFE).
Una imagen del circuito de Bahrein en plena carrera (EFE).

No se equivocaba en absoluto Bernie Ecclestone con su profecía agorera. Progresivamente en los últimos años el gran circo se ha ido alejando de sus orígenes europeos para adentrarse de lleno en nuevos mundos, preferiblemente aquellos que pueden cubrir de oro macizo las arcas de la Fórmula 1. Bahrein, Rusia, Malasia, Corea, China, India, Abu Dhabi... (en el horizonte están Qatar y Marruecos, entre otras). Todos son países con escasa o nula tradición en este deporte, pero ansiosos por sacar tajada de uno de los mayores espectáculos del planeta. 

Por supuesto, esos mercados emergentes están dispuestos a ofrecer a Ecclestone un montante económico cercano a los 40 millones de euros en algunos casos, algo que los europeos ni se imaginarían ofrecer. De hecho, el caso de Alemania puede no ser en absoluto el único, sino el inicio de una caída progresiva y dolorosa de los países que siempre han mantenido la tradición de las cuatro ruedas. El propio Bernie ya avisó a Italia: o se adapta, o no tendrá ni el más mínimo reparo en sacar de Monza todos los monoplazas que hacen vibrar a los seguidores de Ferrari.

Quizás se avecinen tiempos de cambios, al menos cambios más drásticos de los que ya hemos vivido estos años. Un Mundial sin Monza, sin Nurburgring, sin Montmeló podría ser un escenario no ficticio, sino algo real provocado por quienes acogen grandes premios con las gradas semivacías y emires en sus tronos viendo cómo los coches más rápidos del mundo luchan contra la arena del desierto...

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios