exigía que se cumpliera su contrato con sauber

Las denuncias de Van der Garde a “los valores y la ética” de la Fórmula 1

El piloto holandés tenía firmado con el equipo suizo correr esta temporada como piloto titular, pero a finales del año pasado fue despedido, ocupando su lugar Nasr y Ericsson

Foto: Giedo van der Garde durante su juicio en Australia (EFE)
Giedo van der Garde durante su juicio en Australia (EFE)

"Me gustaría dirigir unas palabras a los equipos, pilotos, de ahora y del futuro, sus directivos y los órganos que gobiernan la Fórmula 1. Espero sinceramente que lo que me ha sucedido, inicie un camino con nuevos estándares y facilite unos reglamentos que ayuden y conserven los derechos de los pilotos. Me gustaría pensar que los valores y la ética empresarial que se aplican en cualquier otro negocio deben ser igualmente aplicables en la Fórmula 1". Este era el pronunciamento legal a modo de epílogo con  el  que el holandés Giedo Van der Garde quería cerrar su duro conflicto legal con Sauber, como escarmiento en cabeza ajena  para ilustrar lo que se debe cambiar.

Además del inicio de temporada, La Fórmula 1 ha vivido estos días una pugna legal abierta en canal a la opinión pública. El holandés defendía su derecho contractualmente firmado a formar parte de un equipo del ‘Gran Circo’ como piloto titular.  A aunque Sauber admitió su razón cuando no tuvo más remedio Van der Garde cedió para llegar a “mutuo acuerdo” con la escudería. Y como colofón ha aprovechado para denunciar la realidad  que discrimina a muchos por no disponer del suficiente dinero o patrocinadores para entrar en la F1 a pesar de su talento. Y si lo tenían, como en su caso, tampoco se respetaban sus derechos.

 

Marcus Ericsson y Felipe Nasr durante el juicio (EFE)
Marcus Ericsson y Felipe Nasr durante el juicio (EFE)

“Por lo menos se ha hecho un poco de justicia"

A finales del año pasado, el holandés Giedo van der Garde fue despedido del equipo Sauber. También su compañero Adrian Sutil. A ambos les quedaba un año de contrato y esta temporada debían ser los pilotos titulares (Sutil ya por segundo año). Ambos salieron  por la puerta de atrás. Llegaron Felipe Nasr y Marcus Ericsson con una gran cantidad de dinero sobre la mesa (fuertes patrocinadores) para salvar la continuidad del equipo.

Días antes de comenzar el Gran Premio de Australia, se hacía público que tanto Van der Garde como Sutil habían emprendido acciones legales contra su exequipo. El alemán pedía simplemente “una compensación”, pero el holandés iba más allá y exigía sentarse en el monoplaza suizo para competir en el gran premio porque así estaba estipulado en su contrato, firmado en 2014. El año pasado fue piloto reserva aportando incluso el dinero de patrocinio para la temporada 2015, según reconocía el holandés.

Al final de una rocambolesca peripecial en instancias judiciales de Suiza y Australia,  Sauber hubo de plegarse a un acuerdo y el holandés a no pilotar por medio de una compensación económica “importante”. “Sólo en ese sentido puedo estar satisfecho de que mis derechos han sido finalmente reconocidos y de que por lo menos se ha hecho un poco de justicia", afirmaba Van der Garde. Se estima que el holandés recibirá unos 15 millones de euros, pero en el comunicado no se fija una cantidad.

El piloto holandés se siente ahora “triste y muy decepcionado”. Después de poder vivir “su sueño” cree que ya no tiene más futuro en la Fórmula 1, aunque sí fuera como piloto de carreras. “Si hubiera seguido presionando en contra de esta determinación podría haber reducido el equipo, lo que sería sin duda destrozar el GP de Melbourne porque los coches del equipo habrían sido incautados por el tribunal, y podía haber arruinado la carrera de los dos jóvenes pilotos Marcus Ericsson y Felipe Nasr. Posiblemente, incluso los directores del equipo hubieran sido arrestados. Decidí que no quería vivir esto”, asegura el que fuera ganador de las Fórmula Renault 3.5.

El Sauber de Marcus Ericsson en Melbourne (EFE)
El Sauber de Marcus Ericsson en Melbourne (EFE)

“Nos gustaría animaros a que forméis vuestra propia opinión sobre lo sucedido”

En Sauber contestaron al duro comunicado del piloto holandés, aunque  pero sin querer entrar al trapo, quizás por no tener tampoco argumentos necesarios. Dentro del equipo suizo se mostraban “bastante sorprendidos” con las declaraciones de su antiguo piloto. Ajenos a sus “intenciones”, consideran que Van der Garde se ha querido presentar  “a sí mismo como un ganador”, mientras los suizos esperaban una tregua tras su acuerdo sin mayores pronunciamientos públicos.

"Tendríamos muy buenas respuestas a las muchas declaraciones y acusaciones en el post de Giedo. Pero ampliar esto no ayudaría ni a nuestro equipo, ni aficionados, ni patrocinadores. Solo fomentaría una pelea de barro a través de los medios y no vamos a prestarnos a eso. Nos gustaría animaros a que forméis vuestra propia opinión sobre lo sucedido. Independientemente de lo crítica que pueda ser”, afirmaba el comunicado de respuesta de Sauber. Pero no cabe duda que, de ser ciertos, 15 millones serán una dura herida económica para Sauber. Menos mal que allí estuvieron Nasr y Ericcsson para echar un cable a los suyos.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios