LO HARÁN SI ESTÁN "COMPLETAMENTE INSATISFECHOS"

Red Bull amenaza con salir de la Fórmula 1

El asesor del equipo Red Bull, Helmut Marko aseguró que se corre el riesgo de que el dueño del equipo pierda la pasión. Mercedes, simplemente, cree que los austriacos están "llorando"

Foto: Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull.
Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull.

“Estas reglas matarán nuestro deporte”. Helmut Marko fue rotundo tras la primera carrera del Mundial de 2015. La tremenda superioridad de Mercedes –igual o mayor que el ‘paseo de 2014- provocó el primer manotazo en la mesa del año. Red Bull no entiende una competición en la que desde el primer minuto ya se sabe el ganador. “Si estamos totalmente insatisfechos podríamos contemplar una salida de la Fórmula 1. El peligro está en que el señor Mateschitz (dueño también de Toro Rosso) pierda su pasión por el deporte. Como cada año evaluaremos la situación, los costes y los ingresos”, apuntó a medios austriacos, información que recoge Austosport.

Si por algo es conocido Red Bull es por su practicidad como filosofía. ¿Para qué trabajar sabiendo que no hay ningún indicio de poder competir (ya no ganar) por el Mundial? “Cuando ganábamos, nunca lo hacíamos con una ventaja como la de Mercedes. Los difusores dobles y el chasis flexible fueron prohibidos, los escapes fueron movidos, el mapa de motor fue cambiado a mitad de temporada y todo se hacía para retrasarnos, también con McLaren y Williams otros años”, indicaba Christian Horner en la línea del asesor energético Marko.

El año pasado, en una de las explicaciones para entender la dictadura de Mercedes, Niki Lauda afirmó que la escudería de la estrella había estado “tres años y medio” invirtiendo en este reglamento. Mientras, no compitió al 100% de sus posibilidades. Tenía un pie en la F1 de 2010, 2011, 2012 y 2013, pero su fuerza estaba centrada en 2014 y años posteriores. Un espíritu deportivo muy particular la que ha posibilitado este funcionamiento de la F1.

Primero las reglas, luego el espectáculo

¿Pataleta por no ganar? ¿Impotencia por ser incapaz de competir? Cierto es que estas declaraciones de Red Bull llegaron después de un gran premio descafeinado, triste, en el que empezaron 15 monoplazas y cruzaron la línea de meta 11… Y con un nivel de complejidad tan alto que ni Honda –ni su potencial económico- ha sido capaz de engancharse al ritmo de Renault, Ferrari o Mercedes. ‘Culpa’ de éste último porque la firma japonesa apuntó alto en la elaboración del propulsor. Por cierto, de la mencionada complejidad, al espectador poco le importa, por mucho que la Fórmula 1 piense que se ha enviado mal el mensaje o las explicaciones de este nuevo reglamento. Han invertido el orden natural de cara al espectáculo: pensaron primero las normas y luego en ver cómo las explicaban al aficionado, en lugar de pensar primero en el espectador y ver luego cómo la F1 se adapta a sus necesidades. La actual situación es un reflejo de las normas, para bien o para mal.

“Red Bull no es un fabricante, sino una empresa de bebidas. La lucha es de una compañía de bebidas contra la historia de McLaren y Ferrari”, dijo hace cuatro temporadas Lewis Hamilton, por tanto, Red Bull -por mucho que haya revolucionado la F1 en este siglo-, no tiene la imperiosa necesidad como otras marcas de permanecer en el Gran Circo.

“Si intentas vencer y competir al máximo nivel y necesitas que las cosas se igualen después de la primera carrera, es decir, que lloras después de la primera carrera, habría que decir que así no es como se han hecho las cosas en el pasado”, recuerda el director de Mercedes, Toto Wolff, ante las quejas de Horner. Al fin y al cabo, el equipo de Wolff –como lo hizo anteriormente Red Bull- ha sabido interpretar mejor que nadie el reglamento. Lo 'malo' para sus contendientes y el aficionado es que lo ha hecho tan bien, que no se vislumbra el día en el que Mercedes tenga un rival a su altura.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios