Es noticia
Menú
Por primera vez, desde 2003, arranca la Fórmula 1 sin Fernando Alonso... de momento
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
COMIENZA LA CUENTA ATRÁS PARA EL INICIO DE LA F1

Por primera vez, desde 2003, arranca la Fórmula 1 sin Fernando Alonso... de momento

Arranca una nueva temporada como terminó el pasado campeonato: con Mercedes dominando, pero con un grupo perseguidor más competido y compacto. Sin Alonso en Australia y con Carlos Sainz

Al final, no fue el caso, por mucho que el mismoEric Bouillierdijera pocodespués de que sucediera que “el accidente deFernando Alonsofue una de esas cosas que ocurren en los entrenamientos”. Su piloto se ha quedado fuera de juego hasta elGran Premio de Malasia, como poco,a pesar de que el asturiano, desde su casa, y Dennis y Bouillier, desde Montmeló, nos invitaban a pensar queel español estaría en la parrilla de Melbourne.

El arranque del campeonato 2015 no ha podido ser más movido. Como decía el propio Dennis: “Con Fernando, por ser Fernando, la atención es extrema”. Sinembargo, el accidente de Montmeló deja abiertos muchos interrogantes yun dilema principal:si ocurrió algo al piloto o al coche antes de que el McLaren se pegara contra el muro o si las consecuencias físicas fueron producto del impacto por una salida de pista. Al margen de la difícil respuesta a esta pregunta, flota en el aire lasensación de que este asunto no se ha gestionado con la precisión que hubiera evitadoel enorme cúmulo de rumores surgidos desde aquel domingo en Montmeló.

De momento, la temporada arranca sin Alonso. Y parece que, por lo visto en febrero, también sin McLaren. Raro sería que el equipo británico se hiciera un Red Bull, actuación como la de2014 cuandoRicciardo terminó segundo -aunque descalificado- con un monoplaza que no había rodado en absolutodurante la pretemporada.Mercedes, sin embargo, empieza 2015 como terminó 2014: dominando con abrasiva contundencia. Al menos es la sensación generalizada extraída de las exhibiciones de Montmeló tanto en la simulación de carrera de hace dos semanas como en los tiempos logrados esta última sesión. Además, es el equipo con más vueltas acumuladas. Mercedes suma todos los ases de la baraja, prestaciones y fiabilidad, y por mucho que sus responsables nos digan que este año el título no será asunto sólo de sus pilotos, será difícil creerles.

La sensación generalizada es queFerrariya no está donde estaba, sobre todo si se escucha a los rivales que cuentan con datos para calibrar el potencial de la competencia con herramientas que no están al alcance del resto de los mortales. Pero han sido tantos años de amagar en febrero para no destacar el resto del año que hasta que no caiga la bandera a cuadros en Melbourne no se puede certificar su progresión en prestaciones y potencia. Al menos,la fiabilidad parece estar de su lado un año más considerando el kilometraje de Sauber y el equipo italiano esta pretemporada.

Williams y Red Bull, por su parte,parecen haberse movido en direcciones opuestas, al menos por lo visto en febrero. El primero, con una ligera progresión sobre el pasado año. El segundo, a la inversa. Lo que sí parece cierto es que el paquete perseguidor de Mercedes, aunque un poco más lejos en febrero, sí será más compacto que en la pasada temporada.Y si la temporada arranca sin Alonso, lo hace con un nuevopiloto español en la parrilla. Carlos Sainz va a vivir un intenso enfrentamiento en Toro Rosso con uno de los talentos más meteóricos que han surgido en el panorama automovilístico internacional. De momento, cada uno se ha llevado un asalto esta pretemporada.

Ya está en marcha la cuenta atrás para una nueva temporada en la Fórmula 1.

Al final, no fue el caso, por mucho que el mismoEric Bouillierdijera pocodespués de que sucediera que “el accidente deFernando Alonsofue una de esas cosas que ocurren en los entrenamientos”. Su piloto se ha quedado fuera de juego hasta elGran Premio de Malasia, como poco,a pesar de que el asturiano, desde su casa, y Dennis y Bouillier, desde Montmeló, nos invitaban a pensar queel español estaría en la parrilla de Melbourne.

McLaren Fernando Alonso Red Bull
El redactor recomienda