El mismo casco toda la temporada: para gustos, los colores
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
FALTA LA CONFIRMACIÓN OFICIAL

El mismo casco toda la temporada: para gustos, los colores

Según Autosport los equipos, la FIA y Bernie Ecclestone habrían llegado a un acuerdo para obligar a mantener el mismo casco durante todo el año para que los aficionados puedan identificar a los pilotos

“¡Gracias a Dios! Están ocurriendo cosas más importantes que esto”. Mark Webber reaccionaba irónicamente a la noticia recogida por la revista Autosport, según la cual los equipos, la FIA y Bernie Ecclestone habrían acordadomantener el mismo diseño de casco por parte de los pilotos durante todo el año para que los aficionados puedan identificarles con mayor facilidad.

Todavía quedapor confirmarsi se trata de otro globo sonda lanzado por la FIA para calibrar la respuesta de la opinión pública. En último extremo, de consolidarse la noticia, no parece tanimportante que un piloto pueda o no modificar su casco como que su diseño sea fácilmente identificable por el público antelas nuevas modas de los últimos años. Pero es que, en este caso y nunca mejor dicho: para gustos, colores.

Dejemos por un momento de lado siWebber tiene o no razón. En todo caso, el asunto sirve para plantear un debate que entra en el terreno tanto del romanticismo deportivo como de esa vertiente delfactor humano dentro de un mundo tan dominado por lasofisticadatecnología.

El yelmo del guerrero moderno

El casco es un icono y el elemento que más retratavisualmente la personalidad de un piloto. Es el yelmo del guerrero moderno, y como tal, también signo distintivo hacia el mundo exterior. Alonso colecciona los de sus rivales para su museo.Colores y líneas que el aficionado visualiza con el monoplaza a toda velocidad sobre el asfalto, o laespectacular imagen de un piloto dentro desu monoplaza, en boxes, donde solo se percibe laintensa mirada a través de la ventana de su casco.

Quizás la FIA esté poniendo puertas al campo en este terreno. Obligar al mismo diseño de casco es un tema, y otroque sean fácil y rápidamente distinguibles en la realidadtal, para lo cualno han ayudado las últimas tendencias de la Formula 1.

Es cierto que se intentaevitar casoscomo los más de 60 diseños deSebastian Vettel en los últimos años. Precisamente ahora que el alemán ha vuelto a unestilo clásico del pasado, donde la sencillez y el esquematismo propiciaban una fácil, inmediata y también carismáticaidentificación: “Es mi primer diseño de casco en quince años que no tiene a Red Bull en un lado así que era una decisión difícil. He intentado mantenerlo simple e intentaré también no cambiarlo tan frecuentemente”. Quién lo diría...

“Los tiempos han cambiado”

Mario Andretti, Niki Lauda, Ayrton Senna, Ronnie Peterson… Sus cascos eran diseños básicos y para toda su vida deportiva. Eran propiciados por las tendencias del momento y por una tecnología de la decoración era relativamente rudimentaria. Los artistas del aerógrafo actual han ido permitiendo diseños cada vez más complejos y elaborados, cuyosresultados dejan comoantiguos y anodinos los dibujos sencillos pero contundentesde hace algunasdécadas.

“La Fórmula 1 ha cambiado muchísimo en este aspecto, no gusta a todo el mundo. A los aficionados tradicionales les gustaba la época de Senna y Prost, cuando el piloto tenía solo un casco, pero los tiempos han cambiado”. Jens Munser es uno de los mayores especialistas actuales en su diseño y decoración. Entre sus clientes se cuentan Sebastian Vettel, Fernando Alonso, Carlos Sainz así como Michael Schumacher cuando estaba enactivo. Para Munser las modas y tendencias han cambiado porque “las carreras no sólo son un deporte, sino también un show”.

Los equipos también han influido en ocasiones sobre los diseños. Alonso tuvo que cambiar el suyo en 2007 con McLaren, por ejemplo. Red Bull ha determinado el de sus pilotos al incluir de una forma u otra la decoración de la lata de sus bebidas. De hecho, desde lejos, resulta difícil distinguir a Ricciardo de Kvyat,Verstappen o Sainz -a este último le ayuda el color de la bandera española- y sólo Vettel recibió mayor libertad en los últimos años para modificar sus diseños. Algo que aprovechó a conciencia, desde luego.

¿Por qué no un cambio por temporada?

La nueva normativa de la FIAevitará diseños especiales y únicos,como el de Fernando Alonso en su última carrera con Ferrari o las ediciones especiales que muchos pilotos presentan en Mónaco. Quizás incluso sería interesante permitir al menosuna gran modificación durante la temporada, una suerte de comodín que atrajera así la atención de los aficionados por su singularidad con un especial retorno para equipo y patrocinadores.

En todo caso, nilos equiposni el estamento federativo pueden determinar el estilo y gusto personal de los pilotos salvo que temas contractuales obliguen a una determinada decoración. No se puede forzar esquemas más fácilmente identificablesfrente a diseños querecogen losgustos y elementos sentimentales para los pilotos por muy complejos que sean.Por ejemplo, Alonso incluye siempre las flechas plateadas de un coche teledirigido de su infancia, los colores de la bandera asturiana,la española… al margen de diferentes dibujos intercalados entre las líneas generales. Lejos del inconfundible casco de Ayrton Senna, por poner un ejemplo… Pero son otros tiempos.

Curiosamente, parece que esta temporada se están recuperando estilos menos sofisticados yno por ello menos elegantes. Vettel, Button, Ericcson, Nasr… recuperan aires del pasado con su nueva decoración. Ciertamente, las modernas tecnologías de dibujo, aerógrafo, pinturas y lacas podrían contribuir a ensalzar de manera espectacular los conceptos más sencillos. Quizás, tambiénlos pilotos podrían replantearse esecreciente barroquismo de estos últimos tiempos. . Pero esta es otra historia. Porque, como ya sabemos, sobre gustos, colores.

Fórmula 1 FIA Bernie Ecclestone
El redactor recomienda