UNO DE LOS GRANDES PERIODISTAS DE LA FÓRMULA 1

Paco Costas: "Alonso es inconmensurable, un piloto casi perfecto, y mira en Ferrari..."

Uno de los pioneros de la Fórmula 1 en España, fue comentarista de 'TVE' y siguió el Gran Circo durante casi tres décadas, cerca de sus protagonistas

Foto: Paco Costas: Alonso es inconmensurable, un piloto casi perfecto, y mira en Ferrari...

A Paco Costas se le recuerda como una figura carismática y legendaria de la televisión española, una personalidad siempre vinculada al automovilismo. Su programa La Segunda Oportunidad, dedicado a la seguridad vial, fue todo un clásico. Igualmente dedicó casi treinta años de su vida a seguir la Fórmula 1 como periodista, también como comentarista para Televisión Española. En la siguiente entrevista con El Confidencial habla en el Circuito de Jerez sobre su larga e intensa experiencia personal, humana y profesional con la Fórmula 1 y con algunos de sus grandes protagonistas

P: ¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza a Paco Costas cuando escucha el sonido de los monoplazas actualesy los antiguos?

R: Ah, era otra cosa. Era como música. Yo estoy sordo, y lo estoy por la Fórmula 1, parece mentira. Sentía tanto este deporte que me metía en el box sabiendo lo que suponía, que me iba a costar la sordera. Eso da una idea de cómo quería empaparme del tema.

P: ¿Y por qué esa pasión por la Fórmula 1? En España ni existía en aquella época.

R: El día que se mató Jim Clark…Yo he llorado dos veces en mi juventud, una cuando mataron a Kennedy, y otro aquel día. Fue entonces, con la muerte de Clark cuando me enganché, y con la de Senna cuando lo dejé. Empecé por afición pura, casi pagándome yo todo. Fue en 1975, cuando el famoso accidente en el Jarama, una carrera en la que se incendiaron dos coches.

Siento cierta nostalgia. Para mí ha sido una parte muy importante de mi vida, he sido muy feliz haciendo este trabajo, puedo saludar todavía a muchos compañeros periodistas de todo el mundo, y tenemos en común muchas cosas que me hace muy feliz recordar.

P: Ha vivido una parte importante en la historia de la Fórmula 1 ¿Cómo la ve hoy en díanbsp;

R: Es otro mundo. En cuanto al nivel técnico ha cambiado muchísimo, ha mejorado indudablemente, pero creo que ha perdido parte de su magia. Hasta que se mató Senna todavía era un espectáculo muy competitivo, y creo que eso ha cambiado bastante.

P: Estará sorprendido con lo que la Fórmula 1 ha conseguido en España, tan diferente a su época, un piloto español en Ferrari…

R: Bueno, esto es increíble. Fernando, para los que seguimos la Fórmula 1, ha sido una especie de milagro. La Fórmula 1 en España se llama Fernando Alonso. Cuando empezamos éramos tres o cuatro periodistas…Les decías a un piloto o a un mecánico incluso, “soy periodista español”, y te miraban como “y tú dónde vas, chaval”…Fue muy difícil. Fernando es algo fuera de serie, porque además es uno de los poquísimos pilotos de la historia de la Fórmula 1 que proviene de un ambiente completamente modesto. Y ahora a los españoles se les mira de otra manera.

P: ¿Y cómo se convivía el tratar con los pilotos que, muchas veces, sabías que podían no sobrevivir? Conoció a Villeneuve, Senna, Depallier…

R: Tuve la suerte de conocer a Fangio en vida, para mí era el paradigma de la caballerosidad. Y me dijo una cosa que nunca olvidé al preguntarle lo mismo, me dijo “Hombre, no sé, pero se mataron sesenta compañeros míos…” Y Jackie Stewart me dijo una vez “el que vaya a Spa (en su versión antigua) y no tenga miedo la noche antes y no piense que se puede matar, dile que está mintiendo”.

Juan Manuel Fangio (Cordon Press).
Juan Manuel Fangio (Cordon Press).

Yo no quiero que se mate un piloto. Y al margen del desafortunado accidente de Bianchi, desde Senna no se ha matado nadie, pero si lo analizamos un poco, tanto los toros como la Fórmula 1 de entonces, todos los deportes de auténtico riesgo tienen el morbo de la proximidad de la muerte, el peligro que corre el deportista le da al espectáculo una fuerza que ahora no tiene. Por supuesto, no se puede pensar que eche de menos que se mate alguien, pero parte de la salsa de la Fórmula 1 entonces era que se estaban jugando la vida.

P: ¿Y sintió miedo alguna vez por alguien?

R: Sí, porque he visto algunos accidentes en directo…La muerte de Senna para mí significó tanto, que estando en la Cope retransmitiéndola para Luis del Olmo me acuerdo que me caían las lágrimas, y con la angustia no pude seguir. Me impresionó muchísimo su muerte. Me contó Gerhard Berger, que le vio después en el hospital, el único que le vio, que el pobre Senna tenía la cabeza dividida en dos…

Empecé a reflexionar, tantos viajes, tantos años, la familia…Encima se muere mi ídolo. Y se acabó. No volví nunca más a la Fórmula 1. Sentía cierto enamoramiento, no físico, sino espiritual por Senna, me parecía…Le entrevisté varias veces, estuve con él en Sintra en casa de un amigo cuando vivía allí…Le admiraba profundamente como piloto y ser humano. Era alguien muy interesante.

P: En una época de personalidades tan rotundas ¿Quién le llamó más la atención entonces? ¿Ayrton Senna?

R: Senna… Como piloto no tenía discusión, había nacido para ganar, y además era muy paranoico en ese sentido, era ganar, ganar… Por ejemplo, le comparo ahora con Fernando Alonso y me doy cuenta que, siendo Senna un gran piloto como lo es Fernando, era un poco paranoico y sobre todo se buscó muchas enemistades por su manera de ser. A veces hablaba más de lo necesario. Pero era especial como ser humano, muy espiritual, muy familiar y muy inteligente.

P: ¿Qué le parece la figura de Bernie Ecclestone?

R: En el terreno técnico el avance de la Fórmula 1 es increíble, yo le llamo el `campeonato de la Playstation’, la técnica influye de una manera muy poderosa. Pero este espectáculo se debe al genio de Ecclestone, ha conseguido atraer a mucha gente que tiene dinero, el hecho de ser patrocinador en la Fórmula 1 llena su ego, y con tal de estar metidos en este ambiente…Esto lo ha conseguido Ecclestone, ha creado un ambiente en torno al cual las grandes empresas y los ricos se han visto atraídos. Ha conseguido que las marcas pongan su nombre y material y encima tengan que pagar. El día que este hombre desaparezca esto a lo mejor seguirá siendo la Fórmula 1, pero no tendrá nada que ver con lo que ha creado. A lo mejor da un cambio para bien en muchas cosas, pero no será igual. Y esta es su obra.

P: Se acaba de saludar con Niki Lauda aquí en Jerez ¿no?

R: Sí, nos hemos saludado. Estuve en su casa en Ibiza, una vez me llevó en su avión a Dijon, tenía una relación bastante próxima, me escribió algo para un libro mío. Es un tipo especial.

Estaba en el circuito de Nurburgring el día de su accidente, en 1976. El día anterior James Hunt me había dado una vuelta con un coche de calle. Nos conocíamos mucho, incluso le llevaba las copas que ganaba a Marbella cuando no volvía a España, allí teníamos una gran amistad. Lloviendo a mares, 22 kilómetros, 180 o 190 curvas…Yo no veía nada, y Hunt iba con una mano, a una ‘leche’ increíble cuando no se veía nada y explicándome todo como si tal cosa. Aquella experiencia fue inolvidable. Pues al día siguiente Niki tuvo el accidente, fue la última vez que la Fórmula 1 estuvo allí.

Después del accidente, estaba con unos periodistas y me acuerdo que llegó Arturo Merzario, también conocido mío, que había ayudado a sacarle del coche. Y tenía toda la espalda del mono con las manos marcadas de sangre. Venía lívido, se había jugado la vida, y nos repetía una y otra vez, “lei e morto”, “lei e morto”.... Y llegó el americano Brett Lunger, un antiguo marine y un atleta, que también había ayudado a sacarle, y fíjate si estaba impactado por el accidente que se había quitado el mono y andaba en calzoncillos por todas partes, sin darse cuenta.

Pero lo más impresionantes fue que, a los treinta días, estábamos en la carrera de Austria. Pidieron silencio por los altavoces. Y oímos la voz de Niki Lauda que decía ‘estoy mejor y pronto volveré con vosotros’. Volvió en Monza. Aquello fue increíble, cuando apareció vendado, cuarenta días después del accidente y quedó cuarto,  algo increíble.

P: ¿Y quién le parece interesante hoy en día como piloto?

R: Como todo depende de que tengas un buen coche, te quedas con la duda de que los que están de la mitad para atrás a lo mejor les sientas en un Mercedes y van igual de rápido. Hoy día el piloto se ha quedado reducido a un veinte por ciento del coche, aunque seas un fenómeno, no tienes nada que hacer si no tienes coche. Ahí lo tienes con Fernando (Alonso), es un piloto inconmensurable, es casi perfecto, y fíjate lo que le ha pasado en Ferrari.

Para mí, Fernando hizo el año pasado una de sus mejores temporadas, con lo que tenía no se podía hacer más. Pero imagínate que Ferrari empezara a ganar, dirán de Alonso: ‘este es un piernas’. Y no es así…

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios