Es noticia
Menú
Fernando Alonso se marcha de Ferrari con la cabeza alta y la conciencia tranquila
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SE VA DE DONDE NUNCA HUBIERA QUERIDO IRSE

Fernando Alonso se marcha de Ferrari con la cabeza alta y la conciencia tranquila

“Me alegra leeros. Y comprobar que también vosotros entendéis mi decisión. Difícil, pero es que...”. Fernando Alonso comprobó que tiene el respaldo de sus aficionados

Foto: Alonso, seguro de sus pasos, guiña a la cámara.
Alonso, seguro de sus pasos, guiña a la cámara.

“Me alegra leeros. Y comprobar que también vosotros entendéis mi decisión. Difícil, pero es que...”. Fernando Alonso, este jueves, pudo comprobar a través de su cuenta de Twitter que ningún aficionado considera una 'traición' o similar su marcha de Ferrari, que todo es respeto y comprensión hacia alguien que ha puesto todo de su parte para que el ‘matrimonio’ con Ferrari saliera adelante. En la pista hubo pasión, mezclada con frialdad, momentos inolvidables y fotos que no saldrán nunca de Maranello. No han sido pocos los gestos de amor por parte del asturiano que ha tenido con el escudo del Cavallino Rampante y, aunque haya sido decisión suya el abandonar un ‘barco’ que va a la deriva, nadie le ha reprochado nada. Además de marcharse de Italia con la cabeza alta, también se va con la conciencia tranquila.

Fueron numerosos los mensajes que, a través de la red social, el ovetense recibió. Es un lujo el disponer de esta tecnología en momentos como este, donde el protagonista puede recibir de primera mano y sin ningún filtro, el pensamiento de sus seguidores. Revisando todos y a modo de encuesta, el 99,9% de los tifosi entienden su decisión y prácticamente los mismos prometen aplaudirle y animarle allá donde vaya.

Mattiacci ‘apartó la cortina’ que le separa de Alonso

En este saco de buenos deseos, al menos públicamente, también hay que incluir los del director de la Scuderia Ferrari. “Le damos las gracias de todo corazón por lo que ha sido una aventura extraordinaria con la Scuderia. Estoy seguro de que un gran piloto como Fernando siempre guardará el Cavallino Rampante cerca de su corazón, y también espero que los fans de Ferrari le sigan con alta estima en sus futuros empeños”. Marco Mattiacci, ‘apartó la cortina’ que les separa en el plano personal para reconocer la labor del asturiano y pedir a los ferraristas un hueco en su memoria -y su corazón- por las veces que ha puesto la piel de gallina a todos ellos a bordo de un monoplaza rojo, como la victoria en Malasia de 2012 que hizo llorar a su ingeniero Andrea Stella, o la de Valencia en 2013 donde el propio Fernando no pudo contener las lágrimas en el podio.

Aterrizó con el mejor de los deseos y, como en altar de una iglesia, jurando fidelidad eterna: “Éste es al 100 % mi último equipo, con el que quiero tener éxitos y dejar un buen sabor de boca. Vengo para ganar más títulos”, señalaba el bicampeón español antes de iniciar la temporada 2010. Aunque estén pegadas en tinta o ancladas en internet, las palabras se las ha llevado el viento y no será porque Fernando no haya puesto empeño en que no ocurriera, pero “es ahora cuando he sentido la necesidad de cambiar”. Y, como ha comprobado en la red, ningún reproche.

Cinco años han dado para 96 carreras –con la de este fin de semana- 1.186 puntos, 44 podios y 11 victorias, menos de las que hubiera deseado, aunque suficientes como para haber luchado dos años por el título hasta la última carrera y sumar tres subcampeonatos. Siempre ha ganado el pulso a su compañero y al monoplaza.

Sin títulos, abandona Maranello con un reconocimiento mucho mayor del que tenía antes de llegar, como indicó en una entrevista en el diario As el pasado mes de mayo: “En Ferrari he descubierto un equipo fantástico, me he ganado el respeto conduciendo este coche. Han sido probablemente los mejores años de mi carrera profesional. Estoy muy orgulloso de ser piloto de Ferrari. No es lo mismo pilotar para Ferrari que para cualquier otro equipo”. Mientras Sebastian Vettel ha ganado títulos, Alonso ha ganado caché. ¿Y qué tiene más importancia? En cualquier otro deporte a quien se recuerda es únicamente al campeón, pero la épica de la Fórmula 1 transforma dicho recuerdo en una sensación singular a gusto de cada aficionado. Si existiera una máquina de contar piropos, Fernando se ha llevado más que Seb en este tiempo y, sobre todo, en relación a lo logrado.

"Creo que ahora estoy más preparado, soy mejor en todos los sentidos, en el pilotaje. Ha sido un paso muy, muy importante en mi carrera. Necesitas saber cuándo es el momento adecuado de cambiar, y he sentido que era ahora", reconocía este mismo jueves en rueda de prensa.

Vettel ganando vestido de rojo

Curiosamente, ahora quienes animan a Fernando Alonso con la camiseta roja, lo seguirán haciendo al que antes era el enemigo. Y los seguidores (mayormente españoles) del asturiano, deberán guardar las prendas coloradas. Para éstos será complejo y confuso pero, como otras veces, toca cambiar de color… Es más, sabiendo cómo son las ‘tripas’ de algunos sectores de la afición patria, incluso habrá quien desee que Ferrari no gane y que Vettel no triunfe de rojo.

Pase lo que pase en el futuro, Alonso caminará erguido, habiendo cumplido uno de sus “sueños de niño”, y con la certeza de que esta decisión es la buena. Como señala desde hace un par de semanas en sus tuits, “lo mejor está por llegar”, y sea lo que sea contará con el beneplácito del pueblo. Se ha ganado a pulso que aquello de Roma no paga a traidores, no vaya con él.

PD: En la mencionada entrevista de As contestó un “no” a la pregunta: “¿Existe alguna posibilidad de que no continúe en Ferrari el próximo año?”. Una anécdota que vuelve a recordar la caducidad de los instantes y sensaciones en el mundo del deporte. Lo efímero.

“Me alegra leeros. Y comprobar que también vosotros entendéis mi decisión. Difícil, pero es que...”. Fernando Alonso, este jueves, pudo comprobar a través de su cuenta de Twitter que ningún aficionado considera una 'traición' o similar su marcha de Ferrari, que todo es respeto y comprensión hacia alguien que ha puesto todo de su parte para que el ‘matrimonio’ con Ferrari saliera adelante. En la pista hubo pasión, mezclada con frialdad, momentos inolvidables y fotos que no saldrán nunca de Maranello. No han sido pocos los gestos de amor por parte del asturiano que ha tenido con el escudo del Cavallino Rampante y, aunque haya sido decisión suya el abandonar un ‘barco’ que va a la deriva, nadie le ha reprochado nada. Además de marcharse de Italia con la cabeza alta, también se va con la conciencia tranquila.

Fernando Alonso Sebastian Vettel Marco Mattiacci
El redactor recomienda