Es noticia
Menú
Ferrari y el futuro sin Alonso: hará falta algo más que 'garra en los ojos'
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
AL FINAL DE AÑO, IGUAL O PEOR QUE AL PRINCIPIO

Ferrari y el futuro sin Alonso: hará falta algo más que 'garra en los ojos'

El Gran Premio de Brasil confirma a un equipo con mayor número de errores operativos, y en franca involución

Foto: Fernando Alonso sale de su box durante el GP de Brasil. (EFE)
Fernando Alonso sale de su box durante el GP de Brasil. (EFE)

“He venido aquí a saludar a los mecánicos y a todos los hombres de Ferrari, emocionado de la pasión por esta escuadra, he visto en sus ojosel ímpetu necesario para volver a ser grandes”.Lapo Elkann,miembro de la familia Agnelli, el viernes en Interlagos, fuera de la pista. “¡Ay ay ay ay! ¿Por qué? ¿Por qué no puedo empezar una clasificación con toda la batería? ¿Cómo es posible? ¿Cómo?”.Fernando Alonso, el sábado en los entrenamientos oficiales, sobre el asfalto…

Aunque consultor deFerrari, el nieto deGianni Agnellino tiene funciones ejecutivas en el equipo. Hay que entender, por tanto, sus palabras comoun ejercicio de estímulo. Peroes tambiénla misma retórica archiconocida que siempre emana de Maranello en tiempos de crisis, como los actuales.Porque, objetivamente, el equipo italianosobreviveal mismo nivel de las primeras carreras de la presente temporada a la vez que incurreun crecientenúmero de errores en áreasdesconocidas en el pasado. ElGran Premio de Brasilfue otro ejemplo de ambas situaciones.

En la Fórmula 1, el diablo está en el microdetalle

“Está bien, está bien, no os preocupéis, pasaré por la recta, esquivaré el tráfico, cargaré la batería y entonces empezaré la vuelta si es posible".Si Alonso quería mostrarseconciliadordentro del monoplaza,también lo hizo después ante los micrófonos. “Hay cientos de cosas como estas que no salen en televisión, es normal”, explicaba. Y entonces, cabe preguntarse: ¿cientos de conversaciones tan singulares entre equipos y pilotos? ¿O cientos de errores como el que reprochaba a su equipo por radio? Porque, si es lo primero, nos perdemos lo mejor de la Fórmula 1. Si es lo segundo, Ferrari debería ser un 'casino'.

Batería en la parrilla deBélgica,abandono de Alonso enMonza y Japón, mayor número de errores en las paradas en boxes (Raikkonen repetía enInterlagos), el de Alonso enSochi… Nadie podrá negar la pasión que se vive internamente en Ferraripero, desde la llegada deMarco Mattiacci,en el equipo italiano cada vez se cometen más errores. ¿Se trata de una suma de casualidades o mala fortuna? ¿Desconcierto en la nueva gestión? ¿Se trata de ese equipo ‘descabezado’ del que nos hablaban algunas fuentes conocedoras de Maranello, con efectos permeables haciaescalones inferiores?

La anécdota de Alonso y Ferrari el sábado pudo tratarsede un error menor.Peroes otra pieza en esemosaico Maranello dibuja en el presente. Ya no se trata sólo de contar con un monoplaza competitivo, sino de que una organización aspirante al título funcionecon precisión quirúrgica para el ultracompetitivo mundo de la Fórmula 1, donde el diablo sí que está en el microdetalle. Y no es donde precisamente parece estar Ferrari en el presente.

En Australia, como en Interlagos

Quintoen los primeros entrenamientos deAustralia a segundo y medio de Hamilton. Quinto en carrera, a 35 segundos deRosberg. En Malasia, Alonso terminaba cuarto el sábado, a siete décimas de la pole en una de las mejores clasificaciones de la temporada. Cuarto también, en una carrera que calificó de “pesadilla” en su primera parte. Sin embargo, el españolera tercero en el Mundial.

Demos un salto adelante.Austin: segundo y medio de Alonso frente a la pole, a minuto y medio de Hamilton en la meta.Interlagos,a un segundo de Rosberg el sábado y a un minuto del ganador el domingo con cuatro monoplazas distintos por delante (Mercedes, Williams, McLaren y Red Bull)de los dos pilotos de Ferrari, que ni con estrategias diferentes podían bajar del sexto puesto. En la general deConstructores, tres equipos superan a los italianos. Alonso puede acabar quinto en la clasificación final, su peor resultado con la Scuderia. En definitiva, podría concluirseque 2014 ha sido una temporada de involución para Ferrari…

Ferrari acertó con Raikkonen

La imagen de Alonso y Raikkonen luchando en solitario al final de la prueba era la mejor –o la peor– instantánea deesta temporada.“Sin ritmo” y ahorrando combustible como para no poder atacar a Vettel y Button, nos contaba el español al final. Los gráficos en la primera parte de carrera ya indicaban que elF14Tera uno de los monoplazas de mayor consumo en Interlagos…

En este sentido, Ferrari sí que acertó en algo:no dar órdenes de pasoa Kimi Raikkonen al final de la prueba. Posiblemente, se hubieran vuelto contra el propio equipo porque era más que probable que el finlandés las hubiera ignorado, como hizo Hamilton con Rosberg en Hungría (“si es más rápido, que me pase”),y de rebote la dirección del equipo hubiera quedado en evidencia.

No se justificaba tampoco humillar al piloto que seguirá la próxima temporada frentea quien se va. Bastantevapuleole han propinado ya. Y la bofetada pública tampocogarantizaba ganar un par de puntos más para la clasificación de Constructores si creemos a Alonso a final de carrera: “Creo que Seb ha ido mejor que nosotros toda la carrera. Yaen la segunda parte se nos fue y al final hubiera ido más rápido también. Además teníamos que guardar mucha gasolina tanto Kimi como yo”. En todo caso, un acierto menor.

El panorama se ha repetido

“Desde hace cuatro años estamos un segundo por detrás deRed Bull”, se lamentaba un descorazonadoAlonso a estas alturas de la temporada pasada tras el Gran Premio de Japón. Un año después, la situación se repite. Ahora con Mercedes en otra dimensión y un retraso de enorme envergadura.

Con los peores resultados desde que Alonso llegó aFerrari y con un equipo detrescientos millones de presupuesto, pero en involución, en el futuro hará falta algo más que "la garra en los ojos" desusmiembrospara enderezar este presente. Con 157 puntos por los 55 de Raikkonen, aFernando Alonso, sin embargo, sólo le falta una carrera. El equipo de su infancia le espera. Quién sabe... Quizás ahora, sí.

“He venido aquí a saludar a los mecánicos y a todos los hombres de Ferrari, emocionado de la pasión por esta escuadra, he visto en sus ojosel ímpetu necesario para volver a ser grandes”.Lapo Elkann,miembro de la familia Agnelli, el viernes en Interlagos, fuera de la pista. “¡Ay ay ay ay! ¿Por qué? ¿Por qué no puedo empezar una clasificación con toda la batería? ¿Cómo es posible? ¿Cómo?”.Fernando Alonso, el sábado en los entrenamientos oficiales, sobre el asfalto…

McLaren Kimi Raikkonen Fernando Alonso Marco Mattiacci