a corto plazo tiene difícil volver a ganar

Las razones por las que Vettel va a Ferrari y los números que deja Alonso en el horizonte

Haciendo encaje de bolillos, a finales de septiembre, Bernie Ecclestone aseguró que “Sebastian Vettel sería el hombre adecuado para Ferrari”. Y este sábado, 'voilà'

Foto: Sebastian Vettel montado en su RB10.
Sebastian Vettel montado en su RB10.

Haciendo encaje de bolillos, a finales de septiembre, Bernie Ecclestone aseguró que “Vettel sería el hombre adecuado para Ferrari”. Voilà. Poco antes, en una entrevista en la Gazzetta, el patrón de la Fórmula 1 afirmó que “cuando Ferrari tenga un coche veloz será una buena opción para Sebastian. Él tiene que ir donde esté el mejor coche”. Al mismo tiempo, cuestionado por las audiencias bajas de este 2015, el inglés también dio su opinión: “Si Ferrari comenzase a hacer primero y segundo en las calificaciones y las carreras las audiencias subirían, porque Ferrari es una pasión mundial”. Sobra decir que este fin de semana en Japón, además de Ferrari y Vettel, alguien más está contento de que el germano haya decidido abandonar oficialmente Red Bull a final de este año para poner rumbo a Maranello.

Sebastian Vettel deja un barco con el que ha logrado cuatro títulos de Pilotos, otros tantos de Constructores, 39 victorias –una de ellas en Toro Rosso-, 65 podios –uno de ellas en Toro Rosso- y 45 ‘poles’ –una de ellas en Toro Rosso-. El equipo austriaco no ha decepcionado al alemán, ni viceversa. La estructura de cantera montada por Helmut Marko ha proporcionado a Sebastian todos los mimbres necesarios para crecer como piloto hasta colarle por la puerta grande en la historia de la Fórmula 1.

Sebastian Vettel bajándose de su coche este sábado.
Sebastian Vettel bajándose de su coche este sábado.

“Después de 15 satisfactorios y exitosos años con Red Bull, he decidido dejarlo al final de este año”, explicaba el joven de 27. ¿Qué es lo que ha podido provocar esta emancipación de Vettel, tras más de media vida unido a la compañía de Dietrich Mateschitz? “Si el corazón de alguien que no está ahí, da igual lo que tengas (firmado) en un pedazo de papel. Su carrera ha llegado a una etapa en la que se le antojaba un nuevo reto y, como en cualquier relación, si el corazón de alguien no está aquí, entonces debe seguir adelante”. El razonamiento de Christian Horner, su jefe hasta diciembre, evoca motivación y desafíos que ya no veía vestido de azul. Desde este prisma, ¿qué más podía conseguir Vettel? ¿Un quinto? Quizás, en este punto, se hace más atractivo un primero con Ferrari, equipo con el que tenía ya un vínculo personal a través de su relación amistosa con Stefano Domenicali.

La ‘pasta’ de Ferrari

Los anteriores argumentos profesionales están acompañados de otra motivación, la económica. Vettel, siempre bajo el ala de Red Bull, no tuvo que realizar una inversión tan grande como la de la mayoría de pilotos para llegar a la Fórmula 1. La firma energética financió e invirtió en su carrera. Esto provoca que durante estas temporadas pasadas el germano tuviera pactado con el equipo un salario variable en función a sus resultados, al menos hasta este año, en el que, según Autosprint, el alemán va a cobrar 22 millones de euros… En Ferrari, cualquier cifra que esté percibiendo, será superada.

En el aspecto sentimental, “Schumi fue mi ídolo en la infancia”, reconoce Vettel. A partir del año próximo y aunque se antoja muy complicado, el de Heppenheim tendrá la oportunidad de emular a su “ídolo” vestido de rojo. El Kaiser, hace poco más de un año, fue preguntado sobre la posibilidad de que también fuera heptacampeón y esta fue su respuesta: “Creedme, si Sebastian fuera capaz de superar lo que yo hice, me alegraría por él. En un tiempo muy corto ha ganado tres títulos (ya cuatro) así que, ¿por qué no debería ganar siete?”. Tal vez Schumacher ya se haya “alegrado” de que su compatriota siga sus pasos desde 2015.

Fernando Alonso observando a Vettel en el pasado GP de Italia.
Fernando Alonso observando a Vettel en el pasado GP de Italia.

Los números de Alonso con un coche ‘no ganador’

Por último, tiene en su mano poner los puntos sobre las íes. A pesar de haber destrozado récords y conquistado cuatro campeonatos en sendos años, su reputación como piloto no está a la altura de la del hombre que le deja el asiento. Mientras Vettel ganaba títulos, la revalorización de Fernando Alonso ha ido en aumento acabando cada año el piloto por encima del coche. De nada menos que de Ferrari. Hasta este domingo y en sus casi cinco años, ha sumado 1.162 puntos, por 541 entre Felipe Massa y Kimi Raikkonen. Con estas cifras y un listón tan alto, irónicamente Vettel puede aumentar su valor igualándolas si el rendimiento del próximo Ferrari es similar al de estos años, sin la obligación de ganar un título. Porque, a pesar de los deseos por su parte -y por la de Ecclestone- de que Ferrari vuelva a lograr victorias y “dobletes”, es una tarea complicada a corto plazo. Así lo ha visto Alonso que ha tirado la toalla roja, sin confianza de que allí vaya a sumar su tercer título.

“Puedes comparar este movimiento con el punto en tu vida en el que decides crecer y marcharte de casa. Es un gran paso. Pero hay un deseo y un hambre de crear algo nuevo y, al final, es lo que me decidió a abrir otra puerta”.

Mientras Ferrari termina su reestructuración y pelea ‘políticamente’ en busca de una ampliación en el porcentaje de evolución del motor, algo que podría acercarle más a Mercedes, Vettel, sobre el asfalto, luchará por colocar el coche donde no debería estar. Como ha hecho Alonso durante estos cinco años. Ahí estará su desafío a corto plazo.

opta
Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios