una fórmula 1 de dos velocidades

Los Cuatro Magníficos, o de quién será la Fórmula 1 del futuro

Un Plan ha diseñado una Fórmula 1 donde Ferrari, Red Bull, McLaren y Mercedes tendrán mayores privilegios y construirán monoplazas para todos

Foto: Imagen del último Gran Premio de Monza.
Imagen del último Gran Premio de Monza.

El nuevo reglamento 2014 ha dejado en segundo plano el auténtico problema de fondo de la Fórmula 1: el actual modelo de equipo es insostenible, y muchos de ellos parecen zombies arrastrándose por el paddock. La Fórmula 1 actual es un negocio ruinoso para ellos, ya que exige contar con unos accionistas dispuestos enterrar unos 50 millones de dólares anualmente, o bien contar con una actividad comercial que se beneficie de la exposición a la Fórmula 1. Este último es el caso de los Cuatro Magníficos: Ferrari, McLaren, Mercedes y Red Bull.

Pero estos además son Magníficos por un acuerdo secreto firmado hace dos años con los gestores del Campeonato, que transformará radicalmente la Formula 1 que hemos conocido durante las pasadas seis  décadas. Y aunque se haya votado recientemente en contra de su aplicación, todo está listo entre bastidores para sacarlo del cajón si fuera necesario ante las probables bajas de algunos de los equipos moribundos.

¿Y por qué es tan importante este pacto secreto, el 'Plan', entre la FOM y los Cuatro Magníficos? Agárrense, que vienen curvas.

El Bernie Money, o las rentas de los derechos comerciales

De forma simplificada, los equipos disponen únicamente de tres fuentes de ingresos: patrocinadores propios, patrocinadores aportados por los pilotos y el ‘Bernie Money’, la parte que les correspondiente a cada equipo por los derechos comerciales generados por la Fórmula 1. Un pastel este último nada desdeñable, de mas de 700 millones de dólares.

Su compleja fórmula se basa en el puesto logrado por cada equipo en los ultimos años. El grueso es para los primeros clasificados, reduciéndose drásticamente para los equipos de la zona media. A los de cola les caen migajas (10 millones de dólares al décimo), y al farolillo rojo de los once equipos, nada de nada. Cero.

A pesar de haber sido incrementados significativamente durante los últimos años, los fondos  no cubren el presupuesto mínimo necesario para participar en el Campeonato.  Es por ello que muchos equipos venden los dos volantes al mejor postor. Hoy, hasta el tercer asiento tiene precio superior incluso al coste de una temporada completa en la GP2 o World Series, el escalón inferior del automovilismo. De locos, ¿no?

El 'Plan': limitar el reparto del pastel...

Y aquí entra en juego el 'Plan'. En su día, Bernie liquidó la principal voz discordante entre los equipos cuando exigió a Frank Williams deshacerse de su flamante CEO, Adam Parr, que se había opuesto de forma vehemente a aquel. En marzo de 2012 este abandonó su puesto, dejando vía libre a Bernie para cerrarlo con los principales equipos.

Su objetivo final persigue limitar el reparto del pastel entre los de la zona media y de cola para mantenerles a flote, ya que reduciría la parte destinada al fondo CVC Capital Partners principal socio financiero de Ecclestone, y que  controla  el grueso del accionariado de FOM, la vaca lechera de la que el fondo se viene alimentando desde hace casi diez años.

...Y que los Cuatro Magníficos diseñen y construyan los monoplazas para todos

La clave de este 'Plan' forjado con los Cuatro Magníficos persigue convertir a estos en suministradores tecnológicos del resto de la parrilla. Para ello, solo será necesario abolir la norma que obliga a cada equipo a construir su propio chasis, y que ha sido la esencia de la Fórmula 1 desde sus inicios.

Con ello, el resto de los equipos evitaría tener que contratar cientos de ingenieros de desarrollo e invertir ingentes cantidades de dinero en túneles de viento y simuladores. Así, podrán mantenerse con los ingresos generados por sus propios patrocinadores y pilotos, y ya no será necesario seguir pagándoles una parte tan generosa del ‘Bernie Money’.... Al fin y al cabo, es de lo que se trata, ¿verdad?

Una variación a este plan, defendida en el pasado por Luca di Montezemolo en las reuniones, consiste en permitir alinear a los equipos punteros un tercer coche para compensar las esperadas bajas de alguno de los que están en delicada situación financiera.

Parches en caso de emergencia

Tras la carrera de Monza han circulado insistentes rumores acerca de esta última posibilidad. Sin embargo, esta opción parece más apropiada como parche de emergencia que como una solución a largo plazo para alcanzar el mínimo de dieciocho coches en parrilla estipulado en el reglamento.

Por tanto, si no lo remedia una mejora drástica de las finanzas de muchos equipos, vamos hacia un modelo en el que Red Bull, Mercedes, Ferrari y McLaren  serán responsables del desarrollo técnico de los monoplazas, los venderán a sus equipos-cliente y gozarán de mayores privilegios económicos. En definitiva, una Fórmula 1 de dos velocidades. 

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios