"SORPRENDIDO POR HABER GANADO TAN FÁCIL"

Del "momento mágico" de Nico Rosberg al "vaso medio lleno" de Lewis Hamilton

Rosberg prolongó en Hockenheim la luna de miel permanente en la que vive instalado esta temporada salvo por el borrón de su abandono en Silverstone

Foto: Nico Rosberg celebra la victoria en el Gran Premio de Alemania. (EFE)
Nico Rosberg celebra la victoria en el Gran Premio de Alemania. (EFE)

Tanto monta, monta tanto. Nico Rosberg y Lewis Hamilton fueron los protagonistas -junto a un sorprendente Valtteri Bottas- del Gran Premio de Alemania de Fórmula 1. El alemán por sumar en casa su cuarta victoria de la temporada -y primera en la historia de Mercedes en Hockenheim-, y el inglés por protagonizar una épica remontada desde la vigésima a la tercera plaza.

"Siempre es especial ganar en casa", confesó Rosberg, que prolongó en Hockenheim la luna de miel permanente en la que vive instalado esta temporada salvo por el borrón de su abandono en el Gran Premio de Gran Bretaña hace quince días. "Continúa el momento mágico, el coche es perfecto, es un placer conducirlo", señaló.

El alemán, que volvió a disfrutar de una carrera sin sobresaltos, confesó que no esperaba "haber ganado tan fácilmente y más habiendo rodado con un ritmo similar al de los Williams", aunque admitió que tuvo "miedo cuando vio el Sauber de Sutil parado en mitad de la pista" porque temió la salida del coche de seguridad porque hubiera apretado las cosas". No fue así, y Rosberg volvió a disfrutar del sabor de la victoria, poniendo el broche de oro a una semana perfecta: victoria de Alemania en el Mundial, boda y renovación del contrato con Mercedes.

Con su victoria en Hockenheim, Rosberg ha afianzado su liderato y aventaja ahora en 14 puntos a su máximo perseguidor, Lewis Hamilton. "¿El Mundial? Voy carrera a carrera", apuntó el piloto alemán, que no olvida que hace quince días en Silverstone se vio obligado a abandonar cuando era líder con muchas opciones de victoria, perdiendo de golpe y porrazo 25 puntos en favor de su compañero.

Hamilton: "Espero no tener más problemas"

De la plácida carrera de Rosberg a los "problemas" de Hamilton, que acumula ya dos abandonos esta temporada -Australia y Canadá- y el sábado vio cómo un accidente en la calificación le impedía tomar parte en la Q2. Condenado a salir desde la decimoquinta plaza de la parrilla, el inglés se vio además penalizado con la pérdida de cinco puestos por cambiar la caja de cambios.

No se vino abajo el piloto británico, que firmó la gran remontada de la carrera para acabar tercero. "Salir desde atrás del todo y llegar al podio ha sido un gran logro. Estoy feliz, doy las gracias a los fans", apuntó.

En su escalada al podio, Hamilton libró un vibrante duelo en la zona media del grupo. "He asumido riesgos y he tenido un toque con Button en el que he dañado el alerón. Creía que me iba a dejar pasar, he medido mal yo", no dudó en reconocer. Por suerte el toque en el alerón delantero no le causó "muchos problemas" y pudo entrar en los puntos para  limitar los daños en la lucha por el Mundial. "He hecho lo mejor que podía partiendo vigésimo, al final el vaso está medio lleno".

"Estoy muy satisfecho con el rendimiento que ha dado el coche y por haber podido sumar más puntos para el equipo. Sólo puedo darle la enhorabuena a Nico por ganar la carrera", indicó Hamilton, que confía en haber tenido ya bastante mala suerte para el resto de la temporada. "¿El Mundial? He tenido varios problemas, espero no tener más que me pongan nervioso".

Rosberg-Hamilton, Hamilton-Rosberg. Una vez superado el ecuador del campeonato, todo parece indicar que la victoria final saldrá del duelo entre los dos pilotos de las 'Flechas Plateadas'. El próximo asalto, dentro de siete días en Hungría, donde el año pasado el triunfo fue para el piloto británico. Un circuito donde Hamilton es especialmente brillante. Ojalá se mantenga el toma y daca entre ambos.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios