Es noticia
Menú
Daniel Ricciardo, el primer piloto que trae verdaderamente 'frito' a Sebastian Vettel
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
BATE REGULARMENTE Al aleman EN SU PRIMER AÑO

Daniel Ricciardo, el primer piloto que trae verdaderamente 'frito' a Sebastian Vettel

Su victoria en el Gran Premio de Australia, que le arrebató también a Sebastian Vettel, confirma a un talento con potencial de campeón del mundo

Foto: Ricciardo en el podio de Montreal.
Ricciardo en el podio de Montreal.

“¡Qué cabeza, haha yeewwwww, ok, oficialmente, no puedo sonreir más, así que lo habéis visto todo ahora…”. Tras su primer triunfo en la Fórmula 1. Daniel Ricciardo utilizó un selfie con su inconfundible imagen de marca. Pero, como el propio Sebastian Vettel está comprobando en sus propias carnes, su personalidad abierta y expansiva es compatible con untalento extraordinario einstinto competitivo de acero.

"No te equivoques conmigo con este exterior tan luminoso, toca los botones equivocados y puedo ser alguien muy oscuro", explica de sí mismo el australiano. En pocas palabras,Ricciardo aporta un carisma único, del que este deporte puede beneficiarse enormemente en el futuro. Y con el potencial de un futuro campeón del mundo.

En Canadá le robó la cartera a Vettel

“Tengo que tratarle como cualquier otro compañero”, explicaba el australianosobre SebastianVettel antes de comenzar la temporada, “siempre he entrado en los equipos con la creenciade ser el más rápido, tengo que tener confianza, no arrogancia, porque eso no me llevaría muy lejos”. A tenor de suarquitectura mental y psicológica,el enfoque leestá funcionando con el piloto alemán.

Aunque enCanadáVettel superó aRicciardo en los entrenamientos, erasolo lasegunda vez en 2014. El australiano reconoció haber realizado unavuelta "asquerosa" quele costótresdécimas según sus cálculos.Aún así, Vettel solo le batiópor solo 41 milésimas. Es consenso generalizadoque Ricciardo está sacando más partido al RB10, aceptando incluso la gran cantidad de averías mecánicas del campeón del mundo.

Pero el domingoRicciardo le robó la cartera y el triunfoa Vettel. "Llamámos a boxes a Dan una vuelta más tarde (que su compañero)”, explicó después Christian Horner, “y su primer giro al volver a la pista fue increíblemente impresionante, ya que las paradas estuvieron a dos décimas una de otra”. Al adelantar a Vettel, fue Ricciardo quienpudo capitalizar los problemas de un mermadoRosberg.

Fichado por batir a los cachorros del Red Bull Junior Team

“Daniel es un increíble joven”, explicaba Adrian Newey tras la carrera, “lo que más me impresiona de él essu calma cuando habla al equipo por la radio”. Horner quedóasombrado en la misma línea tras su debut en Australia. “Ha sido impresionante este fin de semana, la presión de su carrera en casa, ante tanta gente que exigía su atención, en la primera carrera”.Y también, ese mismo rasgo que destacaba Newey, “lo que más me impresionó fue lo calmado y relajado que estaba”, recordaba Horner tras aquella prueba, “luchaba por la segunda posicióny ni siquiera parecía que estaba sudando, recordaba exactamente cómo Sebastian es”.

Cualquiera que compartierajunto a Ricciardosu carrera deportiva anticipaba esta explosión. Tras ganar todo en Australia en el karting,saltó a Europa yla Fórmula Renault 2.0 con el equipo RP Motorsport, que contaba con peor material que el utilizado por los jóvenes pilotos de Red Bull.Marko se fijó en él y le enfrento asus cachorros de entonces. Fue ocho décimas más rápido que ellos y al año siguiente, en 2008, ya formaba parte del Red Bull Junior Team.

"Un piloto verdaderamente excepcional"

Ricciardo pronto justificó la confianza. Logró el título de la Fórmula 3 británica en 2009 y fue subcampeón de las World Series. Durante cinco años ha sido piloto ‘demo’ para las exhibiciones de Red Bull, ha derrochado innumerables horas en el simulador, cientos de visitas a Milton Keynes y, por el camino, se dejó esa melena ‘afro’ que tanto le distinguía en su juventud.

Red Bull le quiso probar para la Fórmula 1, y le sentó en el equipo español Hispania en 2011. “Conozco a los dos pilotosy Daniel es, por lo menos, el equivalente a Vettel a un muy alto nivel, lo que ha ocurrido (en 2014) no me ha sorprendido”, declaraba recientemente Collin Kolles, el responsable del equipo por entonces, y para quien Ricciardo es un piloto “verdaderamente excepcional”.

La prueba del algodón conVettel como 'sparring' directo

Pero quedaba la prueba de fuego. Ya en 2010 tuvo la oportunidad de rodar con el RB6 en los entrenamientos invernales de Abu Dabi, y mejoró el tiempo de Vettel una semana después de que el alemán lograr el título.Doce meses después repitió en Jerez. Mientras tanto, se fogueó dos años en Toro Rosso después de Hispania. “Metió el coche entre los diez primeros muchas vecescuando el coche no debería estar ahí”, llegó a reconocer Horner.Pero antes tenía que pasar la prueba definitiva.

Fue en Silverstone, en julio del pasado año.Red Bull le emparejó conVettel, “el mismo día, con el mismo chasis, mismos neumáticos, misma carga de combustible y similares condiciones de pista”, reconoció Horner. A pesar de una salida, aquel día vieron en Ricciardo lo suficiente “paradecantarel péndulo hacia su lado, con un rendimiento impresionante”, admitió el máximo responsable de Red Bull. A juzgar por los resultados de 2014, dieron en el clavo.

"Si realmente crees en algo, entonces sueles hacerlo realidad

“Cuanto más tiempo paso aquí, más cómodo me siento”, confesaba al terminar el Gran Premio de Canadá, “en cualquier deporte, al final, es cuestión de creer en ti mismo, si realmente crees en algo, entonces sueles hacerlo realidad”. Con su primera victoria en el bolsilla, son palabras que delatan esaconfianzay la medida del verdadero potencial que Ricciardo atesora.

“Tiene una fantástica personalidad, esa sonrisa permanente es auténtica”, decía de él Trevor Carlin, con quien ganó la Fórmula 3 británica. Perotambién asesina, en el sentido más competitivo de la palabra, como hoyexperimentaSebastian Vette en sus propias carnes.

“¡Qué cabeza, haha yeewwwww, ok, oficialmente, no puedo sonreir más, así que lo habéis visto todo ahora…”. Tras su primer triunfo en la Fórmula 1. Daniel Ricciardo utilizó un selfie con su inconfundible imagen de marca. Pero, como el propio Sebastian Vettel está comprobando en sus propias carnes, su personalidad abierta y expansiva es compatible con untalento extraordinario einstinto competitivo de acero.

Fórmula 1 Sebastian Vettel
El redactor recomienda