SEIS COMPAÑÍAS TRABAJAN A TODO TREN

El 'milagro' que convierte una ciudad de lujo en circuito permanente en seis semanas

Toneladas de material que 250 operarios utilizan para crear el circuito de gran premio, y que la mayoría se ha retirado al día después de la carrera

Foto: Varios turistas caminan por el circuito del Gran Premio de Mónaco. (EFE)
Varios turistas caminan por el circuito del Gran Premio de Mónaco. (EFE)

“Seis semanas antes del Gran Premio de Mónaco no hay nada. Tres semanas después no hay nada”. Así describe Michel Ferry, responsable general de organización del Auto Club de Mónaco, el paisaje en el Principado. Entre medias, se ha organizado y desmontado un circuito con más de 21 kilómetros de raíles y protecciones y veinte mil metros cuadrados de vallas metálicas. ¿Cómo es la logística que permite levantar la carrera más singular y carismática de la Fórmula 1 en sus calles?

Ferry explica en Fórmula 1.com, la página oficial, cómo es la monumental maquinaria que se pone en marcha con seis semanas de antelación para poder rodear el perímetro del circuito con las barreras de protección, el cableado de las vallas, las tribunas, edificios y demás parafernalia.

Kilómetros de material y dos personas en carrera

“¿Y dónde se almacenará la fenomenal cantidad de material necesario para toda la infraestructura del circuito?” Es la primera pregunta que cualquiera se haría mirando alrededor del trazado. Pues bien, para guardar todo de un año para otro, los organizadores cuentan con naves tanto en Niza como en Italia, e incluso este año se han debido alquilar nuevos almacenes en la frontera con el país transalpino. Además del ‘kilometraje’ de raíles antes comentado, también se utiliza un kilómetro de barreras Tecpro (protecciones especiales de amortiguación de impactos), tonelada y media de material para las tribunas, 3000 neumáticos de protección, 800 extintores para cada quince metros de pista, y nueve gruas ‘pluma’ para extraer rápidamente los monoplazas de la pista. Casi nada..

Colas de coches en el complicado tráfico que existe en el trayecto del Gran Premio de Mónaco. (EFE)
Colas de coches en el complicado tráfico que existe en el trayecto del Gran Premio de Mónaco. (EFE)

El Auto Club de Mónaco utiliza compañías privadas para la construcción del trazado. “Cada año discutimos los planes con ellas”, explica Ferry. “Este año tenemos seis”, que emplearán unas 250 personas, “pagadas por las compañías con las que trabajamos”. Pero el personal se eleva a casi dos mil personas durante los días de carrera, la mayor parte voluntarios como comisarios y asistentes de pista, policías y doctores.

Cerrados de día abiertos hasta las siete

Según Ferry, de toda la construcción del circuito “lo más difícil es la torre de control de carrera, debido a la gran cantidad de infraestructura requerida”. El resto, -boxes, paddock- “es fácil, sabemos cómo hacerlo, pero en la torre de control está la televisión, la FOM, la FIA, el Auto Club, los servicios de emergencia, hay mucha gente con necesidades tecnológicas muy elevadas.

Obviamente, toda la transformación que sufre el Principado tiene sus peajes y servidumbres para sus habitantes. “La gente que no está de acuerdo o no acepta las obras, deja Montecarlo durante algunas semanas, empezamos en 1929, así que están acostumbrados”. Pero, en general, es posible moverse normalmente por el núcleo urbano incluso con las obras en marcha. Hasta las 6 de la mañana del martes previo a los primeros entrenamientos, cuando se cierran las calles y se instalan las últimas barreras y guardarraíles. Sin embargo, a partir de las siete de la tarde se vuelve a abrir las calles, y el resto de los días se repite el mismo esquema, al que se adaptan los comercios y restaurantes implicados. Durante el día se cierra, y a partir de esa hora se abre el negocio.

¿Y qué ocurre cuando cae la bandera a cuadros? Empieza otro frenesí, esta vez para desmontar el circuito. Las calles se abren a la seis de la tarde del domingo, cuando empiezan a retirarse los raíles, barreras y cableado de vallas. No se para durante la noche, y el lunes la gran mayoría de la ciudad está nuevamente abierta. A las tres semanas, nadie diría que hubo un gran premio en Mónaco, salvo por las marcas de las frenadas en el asfalto.

Calles cerradas para buscar espacio extra

¿Y cómo encajan los equipos y su material en el abigarrado y claustrofóbico entorno de Mónaco que rodea a la pista? Porque la falta de espacio es el factor crucial. Y a ello hay que amoldarse. También en Fórmula 1.com, el responsable de logística de Force India, Felipe Massaro, explica las exigencias, limitaciones y dificultades que supone el instalarse para competir en el Principado. Habrá glamour, pero también muchos aprietos e incomodidades.

“Hace diez años había menos espacio incluso, así que hemos mejorado”, explica Massaro, “pero tampoco tanto, porque la ciudad no puede expandirse más”. Para empezar a asentarse, los organizadores establecen unas líneas maestras respecto al tráfico y uso de calles cerradas al tráfico para poder disponer de espacio extra. El trabajo se coordina, lógicamente, con la policía local.

¿Dónde se meten los camiones?

¿Y dónde mete un equipo sus camiones, considerando que también compiten GP2, World Series y Copa Porsche en el mismo fin de semana? “Normalmente llevamos cinco camiones a una carrera”, explica Massaro, “más uno adicional de DHL (compañía de transporte) para nosotros, pero para Mónaco mandamos dos a Gran Bretaña, y tenemos otro donde cargamos todo lo de ambos”.

Obviamente, los camiones no pueden situarse inmediatamente detrás de los boxes, como en otros circuitos. Aquí está la pista y el agua del puerto. “Podemos llevar uno a la bahía”, y cada equipo decide cómo utilizar y llenarlo. “Los otros vehículos de apoyo están desperdigados por Mónaco, aparcados en varios sitios, alguno hasta quince kilómetros del circuito, así que no son muy accesibles durante el fin de semana, solo utilizamos uno en la carrera”.

Salida hacia Mónaco la semana anterior

Las dificultades y singularidad de Mónaco obligan a los equipos a modificar sus planes de viaje y asentamiento frente a otras carreras europeas. “Salimos el jueves por la mañana de la semana anterior, se llega el viernes por la noche con un pequeño vehículo de apoyo y se empieza a trabajar el sábado antes de que llegue el convoy principal, que lo hace el domingo, y se empieza a montar todo el lunes, hacemos cosas de antemano para no perder espacio y el tiempo de otra gente”. En otros circuitos se empieza todo el procedimiento el martes por la mañana.

¿Y cómo se recoge todo el ‘campamento’? “Puede ser más complicado”, explica Massaro, “hay que hacerlo en etapas”. En definitiva, este es el escenario más complicado para trabajar en la Fórmula 1, “puede ser frustrante, pero no hay otro sitio que tenga la atmósfera de Mónaco, por lo menos una vez que está todo instalado y todos trabajando”.

“Es un milagro”, explica Michel Ferry, el de convertir una “ciudad normal” en un “circuito permanente”. Eso sí, si es por el sonido, este año lo de circuito de carreras no se notará tanto….

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios