ha ofrecido UN RENDIMIENTO inferioR A MASSA

¿Hay alguien al que no haya decepcionado Kimi Raikkonen, por ahora?

"En la carrera simplemente iba muy lento, pero no hay un problema que hayamos encontrado. Quizás tenga algo que ver con mi estilo de conducción"

Foto: Kimi Raikkonen no ha comenzado con buen pie este 2014.
Kimi Raikkonen no ha comenzado con buen pie este 2014.

"En la carrera simplemente iba muy lento, pero no hay un gran problema que hayamos encontrado. Probablemente tenga algo que ver con mi estilo de conducción, la pista y las temperaturas". Kimi Raikkonen está incómodo. No encuentra y no se gusta en su F14-T. Después de cuatro carreras ha sumado sólo 11 puntos teniendo el en séptimo puesto de Australia como su mejor posición. Para dar con él en la clasificación de Pilotos hay que bajar al puesto número 12. Apenas se ha superado una quinta parte de la temporada y el sabor de boca que está dejando en su regreso a la Scuderia es amargo. Para algún aficionado decepcionante porque pocos se podían imaginar un inicio tan duro en su nueva etapa de rojo.

Es una nueva Fórmula 1, un 'nuevo' equipo, son cuatro carreras aún, su conducción innata es particular, su compañero es fuerte... se pueden buscar argumentos para solicitar el comodín del 'periodo de adaptación', pero tratándose de un piloto con el curriculum de Raikkonen, cualquier excusa tiende a perder peso a medida que se observa una foto global de su 2014. Su reacción se espera que llegue pronto pero, hasta entonces, más de uno se estará llevando un chasco con sus cuatro primeros meses de esta segunda aventura en Maranello.

"No me gusta hablar de número 1 ni de número 2. Eso es algo que depende del tiempo que marque cada piloto en la pista. Creo que juega en el interés de Alonso tener a un compañero fuerte y preparado para competir contra sus propios rivales. Necesitamos a un piloto capaz de ganar carreras o, por lo menos, capaz de restarles puntos a nuestros principales competidores". Luca Montezemolo, durante este invierno, realizaba unas declaraciones que encajaban a la perfección con la visión que cada ‘ferrarista’ podía tener sobre la contratación de Raikkonen: un piloto capaz de apretar a Alonso y, sobre todo, restar puntos a rivales, labor que se echó de menos en Felipe Massa. El título de 2010 y de 2012 se resolvió en la última carrera y, en ambos casos, Mark Webber contribuyó en ‘restar’ más puntos a Alonso que Massa a Vettel.

"El número 1 de Ferrari", cada vez más claro

En preteporada, una de las comidillas del paddock fue esta rivalidad entre Alonso y Raikkonen, ¿quién ganaría a quién? La mayoría apostó por el español por cuestiones de tesón, trabajo fuera de la pista y mentalidad. Pero el 3-1 de los sábados favorable a Alonso y los 30 puntos que éste lleva sobre Kimi, provocan que existan más factores para esta ‘goleada’ momentánea. Si esta tendencia continúa, pocos días necesitará Montezemolo para decidir tanto el "número 1" como el "número 2".

Atendiendo a los resultados, sólo el Felipe Massa de 2012 había sumado hasta ahora menos puntos que el actual Kimi Raikkonen, aunque esta comparación es engañosa ya que el Ferrari de 2010 y 2013 aparentaban ser mejores que el actual F14-T. También es cierto que a Fernando Alonso, actual tercer clasificado, no le han afectado tanto estas diferencias en su rendimiento…

Stefano Domenicali explicó a finales de 2013 la postura de Ferrari para contratar a Raikkonen: "Este es el equipo más fuerte que podíamos formar. Creemos que la pareja Fernando-Kimi no tiene rival en el campeonato en términos de talento y experiencia, de espíritu de competición y de capacidad de desarrollo del coche". Pero, ¿dónde está el talento natural, revulsivo de Ferrari en 2014, que debía acompañar a los resultados de Alonso teóricamente bajo cualquier circunstancia?

Aquel Massa, este Raikkonen… el mismo Alonso

"Me siento mucho más cómodo conduciendo el coche, que ha evolucionado hacia la dirección que me gusta", aseguraba Felipe Massa en verano de 2012. El brasileño, durante su etapa como compañero de Alonso, se ha caracterizado por tener más problemas a la hora de adaptarse al coche durante estos años que el piloto asturiano, y las anteriores declaraciones son un ejemplo… "evolucionar el coche hacia la dirección que me gusta". De momento, es un argumento idéntico al de Raikkonen para explicar su discreto rendimiento en estas cuatro pruebas.

"Fernando se adaptó mucho mejor al coche que Kimi. Lo hizo todo perfecto, pero Raikkonen sufrió más. Ambos llevaban más o menos la misma configuración y Kimi ha debido hacer más cambios en el coche". Antes de que empezara el Mundial, en el GP de Australia, Marc Gené indicó en Antena 3 los problemas que sufría el finés, algo que se ha venido repitiendo.

"Creo que en términos de velocidad, Felipe no es más lento. Cuando ellos corrían juntos, Felipe fue tan rápido como él", exclamó Alonso hace unos meses cuando se le preguntó por el fichaje de Raikkonen. Y es que, efectivamente, el brasileño llegó a ser incluso el ‘jefe’ de Kimi en 2008 y en su ‘fatídico’ 2009.

"No sé por qué siempre estáis jodiendo con la motivación"

Su caché, tanto económicamente como de rendimiento, presuponían otro panorama a estas alturas. No debe ser sencilla de resolver esta ecuación que afecta a la relación entre uno de los coches aspirantes al título y un piloto que supera los 16 millones de euros de salario. Porque el problema radica en dicha relación: ni es culpa 100% del coche (atendiendo los resultados de Alonso) ni tampoco del protagonista, quien, a su modo, asegura estar a pleno rendimiento: "No sé por qué siempre estáis jodiendo con la motivación. Si no estuviera motivado, no estaría aquí respondiendo a este tipo de preguntas". Aquí viene a colación su famosa reflexión… "la Fórmula 1 sería un paraíso sin la prensa".

A perro flaco todo son pulgas porque además de existir cierta ‘desconexión’ entre Kimi y F14-T, el finés está sufriendo también contratiempos ajenos a su pilotaje. En pretemporada, su compañero asturiano dio unas 160 vueltas más, distancia similar a tres grandes premios que, seguro, le hubieran ayudado a pulir y comprender algo más su monoplaza.

Ni un fin de semana tranquilo con su F14-T

Ya durante la temporada, con puntos en juego, sigue lidiando con imprevistos. En Australia sufrió un fallo eléctrico que, según el propio finlandés, tuvieron que ver "con el sistema de frenada por cable. Tenemos que lograr que ese dispositivo pueda funcionar correctamente, para mejorar la sensación con el coche". Llegó Malasia y un "toque con Magnussen dañó mi neumático trasero derecho, con lo que tuve que hacer una parada extra. Esto acabó con cualquier posibilidad de pelear por una buena posición. Tras el accidente, el comportamiento del coche no volvió a ser el mismo". El viernes de Bahrein, "a causa de un problema con los frenos, no he podido completar el programa". Y en China, Raikkonen también se perdió gran parte del viernes debido a unos "problemas" durante la vuelta de instalación que "aún no hemos conseguido resolver completamente en la carrera". Además, en clasificación tuvo también un fallo en su sistema de cambios para bajar de marchas.

Hace casi un mes, Kimi Raikkonen señaló al diario As que "no ganar a Alonso sería una decepción". A día de hoy, esa preocupación está en un segundo plano. Y es que supone una "decepción" mayor el comprobar cómo los aficionados aún no han podido disfrutar del espectáculo de un campeón del Mundo de Fórmula 1 -con agallas y talento suficiente para disputar el mundial de rallyes-, por culpa del "estilo de conducción, la pista y las temperaturas…" las averías en su sistema de freno, en el cambio de marchas, el F14-T, la Prensa o lo que sea.

Quizás en unas semanas, en el GP de España, Kimi mande al garete el titular de este artículo... pero en la pista.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios